17.2°SAN LUIS - Martes 04 de Agosto de 2020

17.2°SAN LUIS - Martes 04 de Agosto de 2020

EN VIVO

Un grupo de alumnas de La Toma, ejemplo de voluntad y sacrificio

Por redacción
| 21 de abril de 2015
El equipo. El grupo de chicas de la toma llega todos los días a San Luis a estudiar en el Instituto de Formación Docente Continua.

Mi hija al principio lloraba, no quería que me fuera. Yo le decía que lo hacía para ser alguien en la vida, para darle un mejor futuro; pero ella me contestaba que no le importaba, que quería que siguiera siendo su mamá”, contó Gabriela García González, sentada en la trafic que la llevará de vuelta a La Toma, el pueblo donde vive junto a sus hijos de tres y ocho años; y desde donde todas las mañanas se viene a la capital, a estudiar el Profesorado en Nivel Primario. Ella, junto con otras catorce chicas de la localidad, contrata el servicio de transporte que las trae a cursar al Instituto de Formación Docente Continua (IFDC) de lunes a viernes a las 7:30 de la mañana. Detrás de una profunda vocación, se esconden largos días de sacrifico y esfuerzo.

 


Gabriela es una de las más antiguas del grupo. Ya está en tercer año, junto con otras cinco chicas. “Éramos treinta y seis apenas empezamos a viajar. Hoy sólo quedamos cinco de esa camada, la mayoría dejó por el tema económico. Tenemos que tener $80 diarios sólo para el traslado. Uno tiene ganas de estudiar, de salir adelante, pero la falta de recursos hace que muchas veces haya que pensarlo dos veces. Hay que venir de lunes a viernes para llevar al día la carrera. Muchas eligen, y de los cinco días, vienen tres o cuatro. Y otras llegamos al pueblo y trabajamos. Encima varias somos mamás”, contó la joven. Muchas de ellas trabajan por la tarde, después de las 15:30, hora en que la trafic las deja a cada una en su casa. Gabriela da clases de baile, hasta las once de la noche. Otras atienden en tiendas de ropa, farmacias o regalerías. Todas en busca de ese sueño, que parece lejano, pero tarde o temprano llegará: pararse frente al pizarrón y enseñar. 

 


En el grupo también hay chicas que estudian el Profesorado de Lengua y Literatura. Como son dos carreras diferentes y además todas están en distintos años, muchas veces tiene que amoldarse a los horarios y esperarse unas a otras. “Salimos a las 12 o a las 13, las que salen antes esperan en la trafic”, dijo. El horario de llegada es el mismo para todas, a las 7:30 deben ingresar al aula. Para eso se despiertan a las 5 de la mañana todos los días, y a las 5:15 el transporte comienza el recorrido por cada domicilio. “Hay que tener muchísima voluntad. Contamos con el apoyo familiar, porque esto no es sólo un año, son cuatro años de tu vida que tenés que organizarte para levantarte a las 5 y venir. Las chicas del interior somos las que más esfuerzo le ponemos, incluso los profesores lo dicen. Somos las que más voluntad tenemos, a la hora de cumplir con los trabajos, a pesar de tener el cansancio físico de más de tres horas de viaje”, contó. 

 


Mientras Gabriela habla, en representación de todas, sus compañeras (Karina Sánchez, Mayra Ojeda, Vanesa Inzirrillo, Sonia Flores, Belén Albornoz, Soledad Legman, Débora Correa, Mercedes Mendoza, Sofía Ricca, Melina Villegas, Oriana Tapia, Melisa Baracco, Cintia Funes y Karem Zavala) la escuchan y asienten. “El año pasado una de las chicas se egresó y para nosotros eso es una luz de esperanza, nos hace seguir, se puede. Esta chica viajaba a dedo y lo logró. Hay mucha otra gente del interior, pero varios pueden vivir acá en la capital, junto con algún pariente. Para nosotras sería genial, poder almorzar con nuestros hijos, pero no se puede”, explicó.  Una de sus compañeras, desde el fondo de la trafic, aseguró que da mucha bronca cuando ven que algún estudiante no cumple con las clases, cuando vive a tan pocas cuadras del instituto. “Muchas veces me despierto pensando en que no quiero seguir más, no me da el cuerpo, la cabeza, y el bolsillo. Porque es todos los días el mismo sacrificio, no tenemos respiro. Es pensar en cuándo arreglamos una fecha para llevar los nenes al médico, que no me frene un parcial o un trabajo práctico”, contó Gabriela, emocionada.

 


Comentá vos tambien...