24°SAN LUIS - Domingo 02 de Octubre de 2022

24°SAN LUIS - Domingo 02 de Octubre de 2022

EN VIVO

En menos de dos meses, el centro de monitoreo emitió 1.100 alertas

Por redacción
| 13 de diciembre de 2016
Más control. Durante la actual gestión, se recuperó el equipamiento abandonado, y se optimizó el sistema de videovigilancia.

Con el flamante CCC (Centro de Control de Cámaras) instalado hace casi dos meses en Terrazas del Portezuelo, el Ministerio de Ciencia y Tecnología logró el funcionamiento y gestión total de un equipamiento, que tenía un avanzado grado de abandono de años anteriores. De esta forma,  el sistema de videovigilancia aportó mucho en la prevención de ilícitos, porque en total dieron 1.100 alertas a la policía por actitudes sospechosas en apenas 54 días.

 


“En estos casi dos meses logramos una de las metas principales que nos habíamos propuesto, que era tomar la gestión de la totalidad de las 452 cámaras, dejándolas operativas y funcionales. Luego pudimos migrar a un único sistema integral que nos permitiese poder administrar desde un mismo puesto a todas las cámaras, cosa que antes no podíamos. Pudimos realizar toda la implementación a nivel técnica, y optimizamos el sistema”, analizó Ariel Hauría, responsable del CCC.

 


El centro de monitoreo funciona únicamente como prevención. La policía entra en juego a partir de que uno de los operadores detectó algo que puede ser o no un hecho ilícito. “El personal civil tiene la potestad sobre la observación de las cámaras. Cuando un operador detecta alguna situación sospechosa, que para él amerita alguna atención especial, de manera inmediata le da aviso al personal policial de guardia, que está permanente las 24 horas de los 365 días del año. Después desde la óptica de policía analizan la situación, y puede actuar en consecuencia, o desestimarla. De todas formas, nosotros desde la parte civil dejamos asentado el hecho en un libro de acta.”

 


Al arrancar su funcionamiento el 20 de octubre, el sistema contaba con 450 cámaras, y no estaba previsto agregar más en lo que restaba del año, por una cuestión presupuestaria. Sin embargo, un incremento en los delitos en La Toma obligó a tomar medidas. “Las dos cámaras que se instalaron en La Toma hace pocos días, forman parte del centro de videovigilancia. No estaba presupuestado, pero al haber podido reparar dos cámaras más, nos brindó la posibilidad de instalarlas en esa localidad, que no tenía cobertura tampoco”, manifestó el funcionario.

 


Lejos de conformarse con dos cámaras, Hauría prometió para 2017 fortalecer mucho más la videovigilancia en esa localidad del Departamento Coronel Pringles. Sobre la cobertura del territorio puntano, opinó: “Creo que las ciudades más importantes están cubiertas, a excepción de Villa de la Quebrada, y el sur que los incluiremos en el sistema”.

 


También adelantó otros avances para el año que viene: “Está prevista la ampliación en cantidad de cámaras y sumar localidades que no tienen. Queremos reforzar parques, y centros deportivos. También buscaremos poner en funcionamiento los puestos limítrofes. Implementaremos la lectura de patentes para detectar autos con pedidos de captura por ejemplo. Otro proyecto es que los privados puedan sumar al sistema sus cámaras propias que estén tomando la vía pública. A través de un protocolo de seguridad podemos actuar en caso de una emergencia”.

 


Si bien todavía no está confirmado de cuánto será esa ampliación de cobertura, el responsable del CCC develó: “Todavía no me lo habilitaron, pero pedí alrededor de 250 cámaras más”, y dio detalles de cómo debe ser el adecuado control: “San Luis tuvo un error conceptual porque ampliaba la cobertura, pero lo hacía con cámaras ‘Domo’, que son aquellas que giran. Pero quizás si está mirando una calle, en la de atrás está sucediendo algo que no vio. Entonces la idea es sumar estas cámaras, pero también agregar fijas. Los sistemas de seguridad de las grandes ciudades tienen ambos tipos de cámaras”.

 


Mejores condiciones laborales

 


Hauría destacó como uno de los puntos más positivos del flamante CCC, la mejor calidad laboral con la cual cuenta el personal, gracias a la mudanza a Terrazas. "Teníamos la necesidad de contar con un espacio físico acorde a un centro de monitoreo, ya que puntualmente en el caso de San Luis, estábamos en el Faro de la Sabiduría, un lugar que no tenía las condiciones necesarias para trabajar, con muchos problemas edilicios. Pasamos de estar en un lugar olvidado, al edificio más importante del Gobierno".

 


Comentá vos tambien...