eldiariodelarepublica.com
Le escribió una carta a un juez pidiendo Justicia por su mamá

Escuchanos EN VIVO!
X

Le escribió una carta a un juez pidiendo Justicia por su mamá


La familia de Lorena Vanesa Gatica de Lagos, atropellada por un conductor ebrio en la zona sur de la ciudad, no halla consuelo. A cuatro días de la muerte de la auxiliar de Policía, se hizo viral en las redes sociales la carta que su hija le escribió a Sebastián Cadelago Filippi, el juez de la causa. “Le pido desde el fondo de mi alma que se haga Justicia. Este caso no puede quedar así”, escribió la adolescente en un papel, que guardó celosamente en un sobre turquesa y que planea entregar en los próximos días en la mesa de entrada del Juzgado Penal Nº 1.


“Luján me pasó el texto para ver si yo podía corregirle o agregarle algo, pero le dije que ésas eran sus palabras sentidas, así como estaban, y que eso valía más que cualquier otra cosa”, contó ayer Silvana, una de las mejores amigas de la víctima, que tenía 31 años.


Silvana también es policía, y según los propios hijos de Lorena, ella es “como su segunda mamá”. “Una mitad mía se murió junto con mi amiga. Más no puedo decir. Ahora acompaño lo más que puedo a los chicos, que están con su papá”, contó la mujer en diálogo con El Diario.


Esa cercanía llevó a Luján a confesarle su intención de hablar con el juez. “Ella sabe que lo más probable es que no pueda reunirse con él, pero dice que se conforma con, al menos, dejarle la carta a una de sus secretarias”.


La semana que viene Luján va a cumplir 14 años, pero lo más probable es que no haya nada que festejar. “Si esta carta llega a usted, espero, señor juez, que sienta el dolor que yo siento. Perder a una madre, una esposa o una hija es muy difícil. Esto es un dolor que jamás va a acabar”, cuenta en el texto, que también fue publicado en la página web de Radio Popular.


“Quería aprovechar el momento para pedirle, señor juez, que ese hombre tenga los años que merece. Me quitó la vida de mi mamá, no tiene perdón... No lo pueden dejar libre”, pide la adolescente. Y habla de Esteban Aníbal Rojos, un vecino de Potrero de los Funes que sigue detenido en una comisaría de San Luis.


El domingo, el hombre conducía un Volkswagen Gol Trend gris por el bulevar del barrio 500 Viviendas Sur, a donde había ido a dejar a unos amigos tras una salida nocturna. Delante suyo, en una moto Honda Wave 110, iba Gatica, que había salido de hacer un servicio adicional en un boliche y estaba a apenas una cuadra de su casa, en la manzana 135.


Rojos, de 31 años, la chocó desde atrás y la empujó con el auto “una cuadra. La embistió frente a la casa número 14 de la manzana 136 y quedó frente a la número 15 de la manzana 135, donde la motociclista salió despedida”, detalló la jefa de Accidentología Vial, oficial principal Geraldine Cornejo.


Lorena estaba uniformada y llevaba el casco protector puesto, pero las graves heridas que sufrió en el tórax y el abdomen le provocaron una fuerte hemorragia interna que se llevó su vida cinco horas después, minutos antes de las doce del mediodía.


El test que le practicaron al automovilista acusó que manejaba con 0,89 gramos de alcohol en sangre, el doble de lo permitido.


“Le quitó la vida a mi mamá, y eso es algo que nunca nadie, ni mi familia ni la gente que la quería, le va a perdonar. Ojalá que se haga Justicia y que ese hombre nunca más salga de la cárcel. No me importa la plata, la moto, ni nada por el estilo. Lo único que me importa y pido en nombre de mi familia, amigos y de toda la demás gente, es Justicia”, escribió Luján en un papel carta con motivos propios de una chica de su edad. “Tiene dibujos de Kitty y otros personajes”, contó Silvana.


En un primer momento, a Rojos le imputaron el delito de homicidio culposo, pero el juez consideró que existen elementos que configuran al hecho como un “homicidio con dolo eventual”, una figura penal mucho más grave y que podrían valerle hasta quince años de cárcel.


Puntualmente, Cadelago Filippi consideró que el conductor incurrió en una acción que sabía podía terminar mal, sobre todo porque manejaba ebrio y al parecer a alta velocidad. Pero eso no es todo, porque habría indicios de que, además, Rojos habría tratado de escapar tras el choque.


“Tengo fe de que usted y la Justicia van a hacer lo correcto con ese hombre… No tengo nada más que decir”, concluye la misiva de Luján, que ayer regresó al colegio luego de la tragedia. Lautaro, su hermano menor, aún no puede. “No quiere que le pregunten nada. Teme tener que revivir todo lo que pasó”, explicó Silvana.                 



Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Le escribió una carta a un juez pidiendo Justicia por su mamá

Honda Wave. La policía estima que el auto la arrastró cerca de una cuadra y a Lorena con ella.

La familia de Lorena Vanesa Gatica de Lagos, atropellada por un conductor ebrio en la zona sur de la ciudad, no halla consuelo. A cuatro días de la muerte de la auxiliar de Policía, se hizo viral en las redes sociales la carta que su hija le escribió a Sebastián Cadelago Filippi, el juez de la causa. “Le pido desde el fondo de mi alma que se haga Justicia. Este caso no puede quedar así”, escribió la adolescente en un papel, que guardó celosamente en un sobre turquesa y que planea entregar en los próximos días en la mesa de entrada del Juzgado Penal Nº 1.


“Luján me pasó el texto para ver si yo podía corregirle o agregarle algo, pero le dije que ésas eran sus palabras sentidas, así como estaban, y que eso valía más que cualquier otra cosa”, contó ayer Silvana, una de las mejores amigas de la víctima, que tenía 31 años.


Silvana también es policía, y según los propios hijos de Lorena, ella es “como su segunda mamá”. “Una mitad mía se murió junto con mi amiga. Más no puedo decir. Ahora acompaño lo más que puedo a los chicos, que están con su papá”, contó la mujer en diálogo con El Diario.


Esa cercanía llevó a Luján a confesarle su intención de hablar con el juez. “Ella sabe que lo más probable es que no pueda reunirse con él, pero dice que se conforma con, al menos, dejarle la carta a una de sus secretarias”.


La semana que viene Luján va a cumplir 14 años, pero lo más probable es que no haya nada que festejar. “Si esta carta llega a usted, espero, señor juez, que sienta el dolor que yo siento. Perder a una madre, una esposa o una hija es muy difícil. Esto es un dolor que jamás va a acabar”, cuenta en el texto, que también fue publicado en la página web de Radio Popular.


“Quería aprovechar el momento para pedirle, señor juez, que ese hombre tenga los años que merece. Me quitó la vida de mi mamá, no tiene perdón... No lo pueden dejar libre”, pide la adolescente. Y habla de Esteban Aníbal Rojos, un vecino de Potrero de los Funes que sigue detenido en una comisaría de San Luis.


El domingo, el hombre conducía un Volkswagen Gol Trend gris por el bulevar del barrio 500 Viviendas Sur, a donde había ido a dejar a unos amigos tras una salida nocturna. Delante suyo, en una moto Honda Wave 110, iba Gatica, que había salido de hacer un servicio adicional en un boliche y estaba a apenas una cuadra de su casa, en la manzana 135.


Rojos, de 31 años, la chocó desde atrás y la empujó con el auto “una cuadra. La embistió frente a la casa número 14 de la manzana 136 y quedó frente a la número 15 de la manzana 135, donde la motociclista salió despedida”, detalló la jefa de Accidentología Vial, oficial principal Geraldine Cornejo.


Lorena estaba uniformada y llevaba el casco protector puesto, pero las graves heridas que sufrió en el tórax y el abdomen le provocaron una fuerte hemorragia interna que se llevó su vida cinco horas después, minutos antes de las doce del mediodía.


El test que le practicaron al automovilista acusó que manejaba con 0,89 gramos de alcohol en sangre, el doble de lo permitido.


“Le quitó la vida a mi mamá, y eso es algo que nunca nadie, ni mi familia ni la gente que la quería, le va a perdonar. Ojalá que se haga Justicia y que ese hombre nunca más salga de la cárcel. No me importa la plata, la moto, ni nada por el estilo. Lo único que me importa y pido en nombre de mi familia, amigos y de toda la demás gente, es Justicia”, escribió Luján en un papel carta con motivos propios de una chica de su edad. “Tiene dibujos de Kitty y otros personajes”, contó Silvana.


En un primer momento, a Rojos le imputaron el delito de homicidio culposo, pero el juez consideró que existen elementos que configuran al hecho como un “homicidio con dolo eventual”, una figura penal mucho más grave y que podrían valerle hasta quince años de cárcel.


Puntualmente, Cadelago Filippi consideró que el conductor incurrió en una acción que sabía podía terminar mal, sobre todo porque manejaba ebrio y al parecer a alta velocidad. Pero eso no es todo, porque habría indicios de que, además, Rojos habría tratado de escapar tras el choque.


“Tengo fe de que usted y la Justicia van a hacer lo correcto con ese hombre… No tengo nada más que decir”, concluye la misiva de Luján, que ayer regresó al colegio luego de la tragedia. Lautaro, su hermano menor, aún no puede. “No quiere que le pregunten nada. Teme tener que revivir todo lo que pasó”, explicó Silvana.                 



Logín