21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

EN VIVO

Judith Portela: “Pedir ayuda constituye el primer gran paso”

Por redacción
| 05 de marzo de 2017
Aprender para poder curar. Portela se reúne tres veces al mes con pacientes con ansiedad .

En mayo se cumplirán 18 años del grupo de psicoeducación que funciona en el Hospital de Salud Mental, en el que tres veces al mes, de 10 a 11:30, se realizan charlas y debates entre pacientes, familiares y especialistas sobre los trastornos de ansiedad, entre los que se incluyen las fobias. “Fundé el grupo porque cada vez veía más gente con trastornos de ansiedad y observaba que tomaban  medicación y no hacían técnicas para afrontar la ansiedad”, explicó la doctora Judith Portela, jefa del servicio de psiquiatría del hospital .

 



—¿Por qué se llama a los encuentros “psicoeducativos”?

 


—Porque lo que tratamos de hacer es que la persona sepa cómo se llama lo que tiene, por qué se produce, cómo se cura y cómo se sostiene la recuperación. Le damos mucha información porque así baja sus niveles de incertidumbre. El paciente muchas veces no sabe si lo que tiene es ansiedad, si le va dar un infarto o tiene algo en el cerebro.

 



—¿Cuántos pacientes tienen al año?

 


—Más o menos 15 o 20 pacientes. Muchos van con familiares. Esto sirve también para explicarles por qué su ser querido actúa así y cómo ayudarlo a que mejore. En general, prevalecen personas jóvenes, de 18 a 25 años, y después hay un polo en los 50, 60 años. Las mujeres tienen un porcentaje mayor, pero puede ser porque son más proclives a pedir ayuda que los hombres.

 



—¿En qué consisten las reuniones?

 


—Tratamos de que en el grupo se relaten sus experiencias sobre la ansiedad de manera más general. Para cuestiones más intimas, preferimos el consultorio. Al paciente ansioso le cuesta interactuar en el grupo, entonces tratamos de que el clima del grupo sea neutro, tranquilo. Ahí el paciente relata su sufrimiento o su recuperación.

 


Esta interacción es muy terapéutica. Ahí le enseñamos técnicas de relajación, de respiración, de afrontamiento, porque queremos que el paciente tenga sus propias herramientas y que no sea sólo el psicofármaco que lo ayude a enfrentar la ansiedad.

 



—También tratan las fobias ¿no?

 


—Lo que es interesante es que hay una superposición de síntomas de ansiedad. Pueden tener crisis de pánico, o fobias a espacios cerrados o ansiedad generalizada y fobia a las alturas. Tienen una estructura de personalidad evitativa, dependiente, que predispone a todo el espectro ansioso.

 


No hay cuadros puros. De todos modos cuando una persona tiene sólo una fobia y el objeto fobígeno no está permanentemente en contacto con eso, no es tan invalidante. Si una persona vive en Capital Federal y le tiene fobia a las gallinas, no va tener problemas. El tema es cuando el objeto fobígeno está dentro de la vida cotidiana de la persona.

 


Lo que sí es muy común es la agorafobia que se la suele entender como la fobia a los espacios abiertos, pero en realidad es el temor de la persona de que si le da un ataque de pánico, no va ser auxiliado. Esas personas evitan salir solas, evitan quedarse solas en sus casas. Esto es muy invalidante, porque están dependiendo permanentemente de otros. Suele darse con gente que ha sufrido ataques de pánico. Teme volver a tener otra crisis y no poder ser auxiliado.

 


Está también la ansiedad social. Son personas que tienen mucho miedo a la evaluación y a la interacción. Son personas que están años en la facultad, quieren recibirse y no pueden por los exámenes orales. O son personas que quisieran formar una familia, pero la fobia y el miedo a la interacción hacen que no se relacionen a la persona del sexo opuesto o desconocida y renuncian a proyectos vitales, por una situación de miedo.

 



—¿Que le diría a una persona que lidia con estos miedos?

 


—Que pedir ayuda es el primer gran paso para mejorar la calidad de vida. Tratamos de hacer una red de técnicas e información para que el paciente sepa qué cosas puede aprender a hacer por sí mismo frente a los síntomas de ansiedad.

 



—Pareciera que cada vez hay más casos de ansiedad. Que estamos en una sociedad que crea gente nerviosa..

 


—Vivimos en una sociedad consumista, exitista, competitiva, con mucho estrés. Y la sobre estimulación tecnológica contribuye.

 


Comentá vos tambien...