23°SAN LUIS - Viernes 21 de Enero de 2022

23°SAN LUIS - Viernes 21 de Enero de 2022

EN VIVO

Calentamiento global: el peligro de llegar a un punto de no retorno

Un nuevo informe de expertos advirtió que de no mediar una reducción fuerte y a gran escala en las emisiones de dióxido de carbono (CO2), no será posible cumplir los objetivos del Acuerdo de París de mantener la temperatura por debajo de los 2°.

Por redacción
| 24 de octubre de 2021
Los científicos advierten que el planeta se recalienta a un ritmo acelerado y que la ventana para evitar efectos catastróficos se está cerrando. Foto: agencias.

El derretimiento del hielo de los polos y su consecuente incremento del nivel del mar. Inundaciones colosales y sequías extremas que provocan inmensos incendios forestales y la pérdida de biodiversidad. Todos estos desastres naturales ocurren por el cambio climático, un fenómeno que causa el aumento de la temperatura del planeta por los gases de efecto invernadero (entre los que se encuentran el dióxido de carbono, el óxido nitroso y el metano) que el desarrollo de las industrias y la actividad humana envían a la atmósfera.

 

Según explica un informe sobre cambio climático que realizó el Senado de la Nación en septiembre de este año, “para entender por qué el planeta se calienta tenemos que saber que la Tierra tiene una atmósfera con una determinada composición química que nos mantuvo en un rango de temperatura que permitió el surgimiento de la vida. Pero cuando los humanos empezamos a usar combustibles fósiles, aumentamos la cantidad de unos gases que tienen un efecto invernadero y destruimos el equilibrio de temperatura que veníamos teniendo”.

 

Para redoblar los esfuerzos por mitigar el calentamiento global, varios países del mundo firmaron en 2015 el Acuerdo de París, entre ellos Argentina, que en 2016 promulgó la Ley nacional 27.270 de adhesión a dicho acuerdo, que busca acelerar e intensificar las acciones e inversiones destinadas a construir un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

 

En San Luis, bajo la órbita de la Secretaría de Ambiente y Parques está el Programa Energía y Cambio Climático, cuya referente es Melina Martín. Explicó que la necesidad de incorporar a este Programa la denominación de “Cambio climático” surgió “por todo lo que se está viviendo en la provincia y también a nivel mundial”. En agosto salió el primero de una serie de tres informes, publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés, Intergovernmental Panel on Climate Change). “Allí se muestra que lo que se prometió desde Argentina y de todos los países del mundo de no sobrepasar la temperatura en 1,5 ºC o 2 ºC no iba a ser suficiente para tratar de contrarrestar el efecto del cambio climático”, expresó.

 

Martín manifestó que “el cambio climático se produce por el efecto invernadero, que es un fenómeno natural, pero que, por la mano del hombre, se ha ido acrecentando y eso se empezó a notar a partir del desarrollo industrial. Los especialistas comparan la temperatura actual con la de la época preindustrial que fue entre 1850 y 1900, y de esa parte a ahora hemos aumentado en 1,2 °C aproximadamente”.

 

 

 

“El Acuerdo de París lo que buscaba era limitar a 1,5 °C de acá al 2030, pero se está viendo que si seguimos actuando de la misma forma y no ponemos foco en nuestras acciones, para el 2030 va a ser mayor”, sostuvo.

 

Según el informe del Senado de la Nación, los expertos del IPCC afirman que el peligro de sobrepasar el 1,5 °C puede

 

desatar lo que se llama un escenario de “Tierra invernadero”, es decir, desequilibrar los puntos del sistema climático que hoy ayudan a enfriar y estabilizar el clima, y así llevarlo a un punto de no retorno, en el que el calentamiento se produciría por sí solo.

 

“Ya hay cosas que están sucediendo, como el aumento del nivel del mar por el descongelamiento de los polos y de los glaciares. Si bien sube pocos centímetros por año, eso implica, a lo largo del tiempo, que el agua dulce que está disponible en los glaciares se pierda. También hay más eventos extremos que tienen que ver con las lluvias y sequías intensas, lo que lleva a inundaciones e incendios forestales, respectivamente. Y después, todo lo que tiene que ver con la flora y la fauna que se van perjudicando, principalmente las especies del mar, porque junto con los bosques, es uno de los principales sumideros de dióxido de carbono y, al haber tanto, se produce una acidificación del agua, por lo tanto las especies que allí viven se ven afectadas”, describió Martín.

 

Las consecuencias en San Luis

 

Martín contó que en la provincia hay dos situaciones bastante marcadas que también se relacionan con el último informe del IPCC. “Para el este, si no bajamos estos grados de temperatura se estarían produciendo altas precipitaciones e inundaciones, y para el resto de la provincia, todo lo que es la zona de Cuyo tendríamos sequías extremas y aumentos de los incendios forestales. San Luis está en el medio, por lo tanto, posiblemente nos puedan suceder ambas cosas”, expresó.

 

“Dos cosas puntuales que se pueden ver en la provincia que son muy conocidas son el fenómeno de la cuenca del Morro, en el que se está trabajando principalmente con la forestación. Los bosques son los principales absorsores de dióxido de carbono y lo reservan en la madera de los árboles. Ellos actúan para retener el agua, que es lo que está pasando en la cuenca, que por un mal uso del suelo y por un aumento de las precipitaciones debido al fenómeno del cambio climático, se produce esa pérdida de suelo”, afirmó.

 

Hacía el oeste de la provincia, en la zona de Desaguadero, Martín manifestó que sucede lo contrario. “Allí se estuvo trabajando en la construcción de los azudes que justamente estaban faltando, además de que el río Desaguadero nace en la provincia de La Rioja, a la altura de la Cordillera de los Andes; al producirse menos nevadas, es decir, menos precipitaciones en forma de nieve, el caudal del río es menor y más aún si lo utilizan las provincias río arriba, llega menos caudal a San Luis. Por eso se decidió construir estos azudes o pequeñas represas artificiales que ayudan a retener no solo el agua del río, sino también de lluvia, entonces se pudo recomponer todo el ecosistema y la fauna”, dijo.

 

“Y por otro lado están los incendios forestales, que son una de las principales problemáticas de la provincia. Cuando tenemos grandes períodos de sequía, hace que el combustible que aviva el incendio, que es pasto y maderas finas, se acumule y no tenga humedad, sumado a la negligencia de las personas, accidental o no, se termina produciendo un incendio forestal y la frecuencia es alta: todos los años estamos teniendo incendios, aunque este año venimos un poco más calmados”, afirmó.

 

 

Adaptación y mitigación

 

La funcionaria explicó que “como países latinoamericanos y del hemisferio sur, no contribuimos tanto al cambio climático, porque nuestras emisiones son ínfimas con respecto a los países desarrollados, como Europa occidental, Estados Unidos y China. Lo que debemos hacer son acciones para adaptarnos y mitigar. El calentamiento es un fenómeno global que tiene incidencia local, pero que tenemos que tomar medidas, principalmente para adaptarnos. Entre esas acciones que debemos hacer está la de contener el agua, porque sabemos que es un limitante en la provincia, ya que estamos en una zona naturalmente árida o semiárida y eso se está evidenciando con el cambio climático”.

 

Indicó que para eso son fundamentales la construcción de diques y la generación de parques provinciales en medio de zonas urbanas, ya que los árboles absorben el dióxido de carbono y ayudan a retener el agua de lluvia, “porque a veces la ciudad se colapsa cuando hay muchas precipitaciones, entonces los parques actúan como superficies permeables”.

 

“Otras de las acciones que se realizan son el control de las plantas regionales de tratamiento de residuos sólidos y urbanos, que también maneja el ente y la secretaría, y también evitar la existencia de basurales a cielo abierto, que, además de ser focos de incendio, están emitiendo gases de efecto invernadero”, aseguró.

 

También se ocupan del cuidado de la biodiversidad que se ve afectada cuando hay un incendio y a veces los animales que se quedan sin su hábitat salen a la ruta y son atropellados. “Entonces los llevamos al centro de conservación hasta que se rehabilitan y se los vuelve a liberar”, contó y agregó: “Cada una de las acciones de la secretaría están relacionadas con el cambio climático”.

 

 

Un compromiso nacional

 

En su informe, el Senado de la Nación manifestó que en el año 2020 “Argentina planteó una estrategia de reconstrucción nacional pospandemia basada en el desarrollo sostenible e inclusivo. Se avanzó en fortalecer el marco institucional del Gabinete Nacional de Cambio Climático y particularmente la articulación con las provincias y la sociedad civil. Este proceso se realizó en el marco de la Ley 27.520 de Presupuestos Mínimos de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático Global. De acuerdo a lo que establece dicha ley, durante el 2021 se trabaja en la elaboración de la Estrategia a Largo Plazo a 2050 y del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático”.

 

Comentá vos tambien...