eldiariodelarepublica.com
Dos hermanos que comparten el amor por la programación

Escuchá acá la 90.9
X

Dos hermanos que comparten el amor por la programación

foto
video

Participaron en el concurso de Miniprogramadores y ganaron un viaje a Disney.

Francisco (11) y Ángel Schlottke (10) son hermanos y cursan la primaria en el Instituto "San Luis Gonzaga". Los dos comparten la pasión por la programación, tal es así que fueron ganadores en el concurso de "Miniprogramadores" que impulsa la Universidad de La Punta (ULP) y quienes junto a otros cuatro chicos viajarán el mes que viene a Disney.

Sentado en una silla y frente a una larga mesa estaba ayer en su casa Ángel, quien en ese momento vestía el equipo de fútbol de la Selección Argentina. De fondo se sentía el ruido de las teclas de su computadora, y es que todavía no podía creer que junto a su hermano ganaron el premio mayor. A su lado y con una tímida sonrisa Francisco, también se sumó y juntos ingresaron a la plataforma Mumuki, en donde en marzo comenzó la aventura.

Su mamá Elizabeth Rastrilla, quien estaba a su lado se emocionó y no podía creer lo que sus hijos habían conseguido. "Cuando decidieron participar intenté ayudarlos, pero después resultó que ellos fueron los que terminaron enseñándome a mí", recordó alegre, mientras los abrazaba y destacó que durante todos estos meses los acompañó y apoyó en cada uno de los encuentros que tenían con sus compañeros.

"Un sábado por mes se juntaban, no tan solo a programar, sino que también aprendieron sobre cultura e historia de nuestra provincia, fue espectacular. Además cada vez que tuvieron un problema con la compu los mismos chicos de la plataforma se lo solucionaron. Más no se puede pedir", manifestó.

Con soltura, Ángel detalló que todos los meses se enfrentaban a nuevos desafíos que debían ir cumpliendo para pasar de ronda y así poder llegar al examen final.  "Eran fáciles", dijo en tono jocoso y precisó que cada uno de los capítulos tenía una temática distinta. Además señaló que en el penúltimo les enseñaron a programar contándoles la historia de cómo tejían las mujeres Wichís.

Entre carcajadas aseguraron que los dos hacían las pruebas por separado, pero que de vez en cuando Francisco ayudó a su hermano con algunas tareas. Además dijeron que antes de entrar a la final estaban un poco nerviosos, pero que gracias a sus papás se sintieron más tranquilos.

"Teníamos que responder la mayor cantidad de respuestas en el menor tiempo posible. Yo fui el primero de sexto grado en salir", dijo Francisco y aclaró que Ángel va a cuarto grado y también lo hizo antes que sus compañeros.

Mientras los chicos rendían dentro del aula, Elizabeth junto a su marido Aníbal Schlottke, los esperaban ansiosos. "Camino a la ULP les dijimos que tenían que estar tranquilos y que estábamos orgullosos de ellos sea cual sea el resultado. También les explicamos que íbamos a estar en la puerta de cada aula para recibirlos", comentó la mamá, quien al recordar ese momento se le llenaron los ojos de lágrimas.

"Apenas salió mi hijo más grande corrí hasta donde estaba el y nos dimos un gran abrazo, el corazón me latió muy fuerte. Mi esposo estaba en el aula del más chico y cuando me avisó también salí a su encuentro, fue emocionante", reconoció la mujer.

La horas pasaban y los hermanos Schlottke no recibían ninguna respuesta, hasta que el martes a la salida de la escuela llegó la noticia que tanto ansiaban. "Como todas las tardes mi mamá nos pasó a buscar, en ese momento sonó el celular, ella se estacionó y le dijeron que éramos finalistas y que ganamos el viaje. Todos empezamos a gritar y nos abrazamos", expresó risueño Ángel y resaltó que ahora solo resta elegir quien de la familia los acompañará.

Emocionada, su mamá aclaró que de vez en cuando se pelean, pero que así y todo ninguno puede estar sin el otro. "Ir a Disney era una ilusión que teníamos como familia y nunca la pudimos cumplir. Ahora ellos nos van a llevar a nosotros, es maravilloso. Hay que preparar las valijas", expresó y abrazó a sus dos pequeños.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Dos hermanos que comparten el amor por la programación

Participaron en el concurso de Miniprogramadores y ganaron un viaje a Disney.

Compañeros. Francisco y Ángel comparten el entusiasmo de aprender sobre programación. Fotos: Marianela Sánchez.

Francisco (11) y Ángel Schlottke (10) son hermanos y cursan la primaria en el Instituto "San Luis Gonzaga". Los dos comparten la pasión por la programación, tal es así que fueron ganadores en el concurso de "Miniprogramadores" que impulsa la Universidad de La Punta (ULP) y quienes junto a otros cuatro chicos viajarán el mes que viene a Disney.

Sentado en una silla y frente a una larga mesa estaba ayer en su casa Ángel, quien en ese momento vestía el equipo de fútbol de la Selección Argentina. De fondo se sentía el ruido de las teclas de su computadora, y es que todavía no podía creer que junto a su hermano ganaron el premio mayor. A su lado y con una tímida sonrisa Francisco, también se sumó y juntos ingresaron a la plataforma Mumuki, en donde en marzo comenzó la aventura.

Su mamá Elizabeth Rastrilla, quien estaba a su lado se emocionó y no podía creer lo que sus hijos habían conseguido. "Cuando decidieron participar intenté ayudarlos, pero después resultó que ellos fueron los que terminaron enseñándome a mí", recordó alegre, mientras los abrazaba y destacó que durante todos estos meses los acompañó y apoyó en cada uno de los encuentros que tenían con sus compañeros.

"Un sábado por mes se juntaban, no tan solo a programar, sino que también aprendieron sobre cultura e historia de nuestra provincia, fue espectacular. Además cada vez que tuvieron un problema con la compu los mismos chicos de la plataforma se lo solucionaron. Más no se puede pedir", manifestó.

Con soltura, Ángel detalló que todos los meses se enfrentaban a nuevos desafíos que debían ir cumpliendo para pasar de ronda y así poder llegar al examen final.  "Eran fáciles", dijo en tono jocoso y precisó que cada uno de los capítulos tenía una temática distinta. Además señaló que en el penúltimo les enseñaron a programar contándoles la historia de cómo tejían las mujeres Wichís.

Entre carcajadas aseguraron que los dos hacían las pruebas por separado, pero que de vez en cuando Francisco ayudó a su hermano con algunas tareas. Además dijeron que antes de entrar a la final estaban un poco nerviosos, pero que gracias a sus papás se sintieron más tranquilos.

"Teníamos que responder la mayor cantidad de respuestas en el menor tiempo posible. Yo fui el primero de sexto grado en salir", dijo Francisco y aclaró que Ángel va a cuarto grado y también lo hizo antes que sus compañeros.

Mientras los chicos rendían dentro del aula, Elizabeth junto a su marido Aníbal Schlottke, los esperaban ansiosos. "Camino a la ULP les dijimos que tenían que estar tranquilos y que estábamos orgullosos de ellos sea cual sea el resultado. También les explicamos que íbamos a estar en la puerta de cada aula para recibirlos", comentó la mamá, quien al recordar ese momento se le llenaron los ojos de lágrimas.

"Apenas salió mi hijo más grande corrí hasta donde estaba el y nos dimos un gran abrazo, el corazón me latió muy fuerte. Mi esposo estaba en el aula del más chico y cuando me avisó también salí a su encuentro, fue emocionante", reconoció la mujer.

La horas pasaban y los hermanos Schlottke no recibían ninguna respuesta, hasta que el martes a la salida de la escuela llegó la noticia que tanto ansiaban. "Como todas las tardes mi mamá nos pasó a buscar, en ese momento sonó el celular, ella se estacionó y le dijeron que éramos finalistas y que ganamos el viaje. Todos empezamos a gritar y nos abrazamos", expresó risueño Ángel y resaltó que ahora solo resta elegir quien de la familia los acompañará.

Emocionada, su mamá aclaró que de vez en cuando se pelean, pero que así y todo ninguno puede estar sin el otro. "Ir a Disney era una ilusión que teníamos como familia y nunca la pudimos cumplir. Ahora ellos nos van a llevar a nosotros, es maravilloso. Hay que preparar las valijas", expresó y abrazó a sus dos pequeños.  

Logín