23.8°SAN LUIS - Sabado 24 de Octubre de 2020

23.8°SAN LUIS - Sabado 24 de Octubre de 2020

EN VIVO

Rossi: "La UCR se ha vaciado de sus principios y doctrinas"

Dijo que hay militantes "más obedientes a Peña y Frigerio" que a las banderas del partido. 

Por redacción
| 26 de octubre de 2018
Rossi aseguró que el radicalismo ha perdido su "espíritu revolucionario" y llamó a "dinamizar" al centenario partido. Foto: Héctor Portella.

En sus espaldas carga con más de treinta años de militancia en la Unión Cívica Radical (UCR). Arrancó en el '82, tras la Guerra de Malvinas, en la ex Fices, hoy Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales, y fue el primer presidente del Centro de Estudiantes. Así llegó su afiliación al partido. Hugo Rodolfo Rossi, más conocido como "Pipo", es candidato a la presidencia por la lista 333, "Radicales Unidos". En diálogo con El Diario disparó contra un grupo sumiso a las órdenes del gobierno nacional y que, según él, ha dejado de lado los principios y doctrinas de aquella bandera democrática que renació con Raúl Alfonsín.

 

—¿Por qué quiere ser presidente de la UCR?
—El desafío es recuperar la UCR, volver a llenarla de contenido; creemos que el radicalismo es un partido de principios y doctrinas y que en el último tiempo se ha ido vaciando de ese contenido tan fuerte, arraigado e histórico. Muchos ven este modelo como muy apocado, quieto, sumiso, ha ido perdiendo el espíritu revolucionario que marcó una impronta en la República Argentina. Primero, hay que volver a dinamizar y movilizar, no someternos a nadie, recuperar el protagonismo político que nunca debió perder. No queremos marchar por delante de nadie pero tampoco por detrás, ni acatar las órdenes de nadie. En todo caso, queremos discutir en un terreno de igualdad la construcción política futura de la UCR y de la oposición en San Luis.  

 

—¿Por qué no se llegó a un consenso para armar una lista unidad?
—Por las miradas absolutamente distintas, los matices, el rol dentro de los frentes y hacia el futuro. Si bien hablan de que es exitoso porque ha obtenido muchos cargos,  por otro lado tenemos un padrón decreciente: hemos perdido más de 6 mil afiliados en los últimos años. Ha habido un abandono de parte del afiliado, no se lo visitó más, ni se movilizó, ni se lo convocó. Esta es una buena oportunidad para hacerlo porque la elección interna nos ha hecho movilizar. Estamos visitándolos, golpeándoles las puertas, reencontrándonos, algunos enojados, otros contentos; pero, fundamentalmente, recuperando la presencia. 

 

—¿Cómo ve la situación del partido que forma parte de la alianza con Avanzar y Cambiemos, donde aparece relegado en la toma de decisiones?
—Fue por culpa del propio radicalismo que no marcó las diferencias donde existían. Dentro del gobierno nacional hay una serie de medidas que no nos han gustado y debimos haber tenido más energía y ser más contundentes en plantear las diferencias. Hoy estamos un poco tarde. No puede ser que la Nación el único idioma que conjugue es el del ajuste, que recae sobre los sectores más desprotegidos. Cambiemos vino, como decía el slogan, a bajar la pobreza, controlar la inflación y mejorar lo que se había hecho mal y hoy tenemos una deuda pendiente con la sociedad.

 

—¿Cómo evalúa la situación del país, en adelante, a partir de esos índices sociales deteriorados?
—Esperemos que el camino que haya elegido el Gobierno sea el que acierte, esa es la esperanza que tenemos, pero debemos ser muy cuidadosos. Respecto a las tarifas, no le podemos seguir exigiendo a la gente que pague más, tiene que recuperar el poder adquisitivo, bajar sí o sí los índices de pobreza. Estamos en una situación difícil pero hay que dar señales muy claras para salir. El Poder Ejecutivo tuvo una visión demasiado optimista al principio de la gestión, creían que por el solo hecho de cambiar el signo político y tener mayor arraigo dentro de los sectores de inversión o capital, iban a llover inversiones, que la inflación solo se iba a contener por voluntad, que la pobreza se iba a reducir en forma mágica y nada ha ocurrido, es mucho más difícil. Y esto sucedió a la vez que se subestimaba a la UCR porque muchos de estos funcionarios nos miraban con desdén porque éramos los del fracaso, los que dejamos antes el Gobierno, los del helicóptero; y hoy vemos que la realidad los está abofeteando. 

 

—En el plano provincial, ¿cómo cree que debería elegirse el candidato a Gobernador 2019, por consenso o por interna?
—Vamos a aceptar las reglas de juego que se impongan, porque no tenemos posibilidad de manejarlas. Supuestamente, iremos a una elección PASO pero, dentro de ellas, queremos claridad para constituir frentes políticos. En segundo lugar, que exista una mesa de diálogo horizontal entre las distintas fuerzas políticas. No vamos a aceptar caprichos ni imposiciones de ningún candidato. Dentro del radicalismo, aspiramos a ofrecer candidaturas en todos los cargos electivos. Aspiramos a tener candidatos a intendente en cada uno de los pueblos y a gobernador y vice. Las reglas democráticas deben someternos a la selección de las candidaturas a través de los ciudadanos y evitar los problemas y tironeos judiciales de la elección pasada. Somos frentistas, creemos que tenemos un inmenso adversario enfrente y el radicalismo solo no puede ganar la elección provincial, pero tampoco ningún otro partido sin el radicalismo podrá. La defensa histórica de la democracia participativa está en nuestro ADN. 

 

Comentá vos tambien...