22° SAN LUIS - Viernes 03 de Diciembre de 2021

22° SAN LUIS - Viernes 03 de Diciembre de 2021

EN VIVO

"Me emocionó el anuncio; sé de ese dolor del cuerpo y el alma"

María José Scivetti, titular del Centro Oncológico y paciente recuperada, subrayó que los puntanos con cáncer podrán completar sus tratamientos en la provincia.

Por redacción
| 08 de julio de 2018
Ventaja. Scivetti dijo que el centro integral le brindará una mayor tranquilidad a los pacientes.

La directora del Centro Oncológico, María José Scivetti, es una paciente recuperada de cáncer y sabe por propia experiencia la intranquilidad y los trastornos que provocan esta enfermedad. Por eso dijo sentir una gran emoción cuando conoció el anuncio realizado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá para poner en marcha en pocos meses en la ciudad de San Luis un centro de última generación, que permitirá atender de manera integral a las personas que sufren esta dolencia. Además resaltó que una de las grandes ventajas que tendrá la nueva infraestructura, además de su tecnología y su comodidad edilicia, es que no hará necesario los viajes a otras jurisdicciones para completar los tratamientos.

 

—¿Cuántos especialistas trabajan actualmente en el centro oncológico?

 

—Nuestro Centro Oncológico comenzó a trabajar hace unos ocho meses en este concepto de integralidad, en el que hemos sumado más profesionales. Pero los espacios comienzan a quedarse chicos, porque faltan consultorios. Tenemos seis médicos oncólogos, una paliativista, dos kinesiólogos, tres psiconcólogos, dos odontólogas, dos asistentes sociales, dos agentes sanitarios, personal del Programa de Inclusión Social, cuatro enfermeras y dos farmacéuticos. Son en total unas cuarenta personas que trabajan en el centro con un concepto interdisciplinario. El éxito de los tratamientos depende de que se puedan sentar en igualdad de condiciones distintas profesiones y especialidades que hacen a la recuperación del paciente, que transita un tiempo considerable de  tratamiento, aproximadamente dos años, sin contar aquellos que sufren una recaída y que hace que permanezcan más tiempo. Las radioterapias pueden llegar a tener frecuencias cada 5, 15 o 21 días, un esquema que lo determina el médico oncólogo. Quienes hemos transitado esta enfermedad sabemos el tiempo que demanda el tratamiento. Por eso, descomprimir la psiquis, poder mirar por la ventana y ver verde es aferrarnos a la vida.

 

—¿Qué le parece la ubicación que tendrá la clínica?

 

—La disposición urbanística del nuevo centro es muy buena, cerca de la terminal de ómnibus y a tres cuadras del Hospital. El tratamiento de radioterapia también es sumamente importante por lo que significa, porque está la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, muchas veces se hacen los tres tratamientos.

 

—Que el centro esté emplazado en la ex residencia gubernamental, ¿representa también un hecho significativo?

 

—Es simbólico, porque es un patrimonio cultural de la provincia. El Gobernador explicó que va a enviar una ley a la Legislatura para que tenga esa afectación, porque es un bien del estado. Qué mayor prueba de nobleza y generosidad que un patrimonio histórico de todos los puntanos haya sido destinado para los pacientes que sufren. Será un ambiente amigable, con verde y aire puro, que invitará a la vida.

 

—Usted que es una paciente recuperada ¿Cómo recibió el anuncio?

 

—Me emocionó mucho porque yo hice radioterapia fuera de la provincia. Me emocionó del Gobernador su sentido humano, tan profundo y tan sensible con los que más sufren. Es un camino que transité; sé de ese dolor del cuerpo y del alma. Fue una novedad que hizo que no pudiera contener las lágrimas porque si bien los pacientes oncológicos terminamos el tratamiento, seguimos con períodos de control. Por eso necesitamos que nos cobijen y acompañen con un abrazo solidario. Pensar en trasladar un paciente con cuidados paliativos a otra provincia solamente para aliviar el dolor es un trastorno. Para una persona que ejerce una profesión independiente, instalarse cinco semanas o más en otra provincia significa desintegración familiar y costos económicos que se puede traducir incluso en el abandono del tratamiento.

 

—¿Cómo impacta en la recuperación el trato hacia el paciente?

 

—El tratamiento cansa y agobia, los sentimientos nos confunden. Por momentos estamos tristes y tenemos desesperanza, pero estamos muy aferrados a la vida y damos grandes luchas. Estaba todo este aspecto humanístico que había que fortalecer, porque nada mejor que un paciente que está entero. Uno  decae por el propio efecto de las drogas. Baja su inmunidad y defensas. La depresión también lo afecta y estás más propenso a contraer otras enfermedades. Por eso es importante un centro integral con capacidad holística, desde el yoga, con rehabilitación física en una pileta. Eso permite tener tranquilidad cuando surgen los miedos. Por eso pensar en una guardia de 24 horas transmite una gran fortaleza, seguridad y tranquilidad para el paciente oncológico.

 

—¿Qué repercusión tuvo el anuncio en los organismos nacionales especializados en el cáncer?

 

—Lo han hecho público los referentes que vinieron por el Instituto Nacional del Cáncer, por la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos. La repercusión fue de mucho asombro, emoción y de pensar que ojalá se puedan tratar los pacientes oncológicos de la misma manera que en San Luis. En el país se sufre mucho el faltante de drogas. En la provincia podemos decir que los pacientes mutualizados no sufren este problema. Gestionamos expeditivamente para que las tengan y para así no demorar los tratamientos. 

 

—¿Es caro el tratamiento de un paciente oncológico?

 

—Una droga oncológica tiene un alto valor, de los 20 mil pesos en adelante. Puede llegar hasta  500 mil y 800 mil pesos. Estamos captando la cobertura de los pacientes de PAMI. Hay pacientes  abandonados y de más de 60 años con altas posibilidades de sortear el tratamiento, pero que están tremendamente afectados por la falta de prestaciones. Toda esa población se está captando desde el sector público.

 

Comentá vos tambien...