eldiariodelarepublica.com
Un motel que no le teme a las clausuras

Escuchanos EN VIVO!
X

Un motel que no le teme a las clausuras

Nada detiene al placer.

Parece que nada puede impedir que "Tops", un hotel alojamiento de Villa Mercedes, abra sus puertas a los recurrentes clientes. En menos de una semana, la Municipalidad clausuró el edificio dos veces por no contar con la habilitación. 
La primera fue la semana pasada. Por oficio de la juez de Faltas, Mónica Fernández, "Tops" obtuvo la faja de cierre, pero a los pocos minutos, el dueño del hotel retiró la advertencia y volvió a recibir público.
 Los inspectores recibieron una llamada y cuando fueron a corroborar, la reja de entrada estaba abierta. Nuevamente el ingreso quedó marcado con un "clausura preventiva" en color rojo pasión. De todas maneras, esto no preocupó mucho al propietario, que después de hablar con los agentes comunales, firmó la sanción y volvió al edificio como si nada.
El procedimiento ya no es novedad para la Unidad de Control e Inspección. Y es que la recóndita "casa del placer" fue sancionada en más de cinco oportunidades, y todas por la misma causa: no contar con el permiso comunal para funcionar como alojamiento. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un motel que no le teme a las clausuras

Nada detiene al placer.

Reincidente. La "casa del placer"  ya superó las 5 clausuras.

Parece que nada puede impedir que "Tops", un hotel alojamiento de Villa Mercedes, abra sus puertas a los recurrentes clientes. En menos de una semana, la Municipalidad clausuró el edificio dos veces por no contar con la habilitación. 
La primera fue la semana pasada. Por oficio de la juez de Faltas, Mónica Fernández, "Tops" obtuvo la faja de cierre, pero a los pocos minutos, el dueño del hotel retiró la advertencia y volvió a recibir público.
 Los inspectores recibieron una llamada y cuando fueron a corroborar, la reja de entrada estaba abierta. Nuevamente el ingreso quedó marcado con un "clausura preventiva" en color rojo pasión. De todas maneras, esto no preocupó mucho al propietario, que después de hablar con los agentes comunales, firmó la sanción y volvió al edificio como si nada.
El procedimiento ya no es novedad para la Unidad de Control e Inspección. Y es que la recóndita "casa del placer" fue sancionada en más de cinco oportunidades, y todas por la misma causa: no contar con el permiso comunal para funcionar como alojamiento. 

Logín