20°SAN LUIS - Lunes 30 de Enero de 2023

20°SAN LUIS - Lunes 30 de Enero de 2023

EN VIVO

Intentan reconstruir los pasos de Lucas Bolotti en Papagayos

La jueza Patricia Besso encomendó un estudio para ver cómo puede haber ocurrido su desaparición, en el loteo "El Recuerdo".

Por redacción
| 20 de agosto de 2018
Buscado. Lucas tiene 24 años, pero la edad mental de un niño y dificultades para caminar solo. Foto: archivo.

Peritos del Departamento de Investigación de Delitos Complejos (DIDC), que depende de la Procuración General, analizan los datos que recolectaron semanas atrás en “El Recuerdo”, el loteo de Papagayos del que Lucas Bolotti, un joven con retraso madurativo, se hizo humo hace un año y un mes. Con esa información recolectada en campo, concretarán una de las medidas ordenadas por la jueza Penal de Concarán, Patricia Besso, una reconstrucción.

 

Según comentó días atrás la licenciada en Criminalística Carina Bernal, del DIDC, demandará algunas semanas procesar todo el material –editar imágenes, cruzar datos y mediciones– obtenido durante una intensa jornada de trabajo en el terreno. Esa tarea se hizo el martes 31 de julio, arrancó a las 9 y concluyó a las 18, aproximadamente.

 

Ese día, además del personal de Delitos Complejos, participaron policías de la Subcomisaría 16ª de Villa Larca y de la Dirección General de Investigaciones. Además,  los bomberos voluntarios de Merlo proporcionaron un dron, que los especialistas utilizaron para hacer filmaciones del loteo desde las alturas.

 

Bernal explicó que, mientras procesan la información, resolvieron hacer una reconstrucción gráfica, a partir de las imágenes tomadas mediante el dron. “Lo que la jueza nos encomendó es una reconstrucción de los últimos momentos de Lucas, y (el aporte de) cualquier dato que pueda ayudar a comprender qué pasó, o cómo pasó”, es decir, por dónde pudo haber transitado el muchacho o qué caminos puedo hacer antes de desaparecer, completó.

 

No podría haberse ido solo

 

Según explicó, hay dos variables centrales a estudiar, que están interconectadas: el espacio y el tiempo. Es decir, hay que sopesar datos, lo más concretos y precisos posibles, para trazar hipótesis válidas de los eventuales recorridos que Lucas pudo hacer dentro del loteo, en base a sus capacidades y limitaciones.

 

Hay al menos dos referencias que no pueden perder de vista. Según las declaraciones de los familiares de Lucas, que serían los últimos que lo vieron esa mañana del 19 de julio de 2017, el chico jugaba en una calle del loteo, cerca de la casa, cuando lo perdieron de vista. Aseguran que fue cosa de poco tiempo, de escasos minutos, y que rápidamente lo echaron de menos y salieron a buscarlo, sin hallar un solo rastro. 

 

Por otro lado, según contó la hermana de Lucas, Melina Bolotti, en una entrevista que le concedió a este medio, el joven “si bien puede caminar, no tiene motricidad fina ni mucho tono muscular”. Ello hace pensar que, en un lapso como el referido por sus allegados, no pudo ir muy lejos, al menos por sus propios medios.

 

“Justamente porque el espacio es tan amplio –el loteo tiene 61 hectáreas–, solicitamos el dron de bomberos de Merlo para hacer la inspección del lugar completo. Lo manejó uno de ellos, y nosotros le íbamos solicitando lo que necesitábamos. En cuanto a la resolución, tiene una calidad excelente, que nos permite ver más detalle que en Google Maps, por ejemplo”, comparó la perito.

 

Por lo que pudieron observar los peritos, en el año transcurrido el paisaje del sitio no ha cambiado en demasía. “Prácticamente está idéntico. El propietario ha colocado cámaras de seguridad, pero lo demás está igual. Hay dos grandes calles, de ingreso y egreso, y entre parcela y parcela hay comunicación. Hay unos mil metros (desde la calle de entrada) hasta la casa de Lucas y su familia. Cada parcela es grande, algunas tienen como mil metros. Casas, entre aquellas que ya están construidas y las que están levantando, hay unas 12 ó 15”, calculó.

 

El terreno está regado de palmeras típicas de la zona, las caranday, y de otra vegetación autóctona, como la paja brava. Pero hay también senderos que hacen que la zona se pueda recorrer bien,  aclaró Bernal. “Todo el loteo es transitable, salvo algunos lugares que están a las orillas, donde hay una vegetación más abundante, lo que hace dificultoso caminar. De hecho, los perros (que llevaron a los distintos rastrillajes) han salido un poco lastimados”, contó.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementeos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...