eldiariodelarepublica.com
Una miel mercedina recibió un premio en Buenos Aires

Escuchá acá la 90.9
X

Una miel mercedina recibió un premio en Buenos Aires

“Flores del Sol” obtuvo el primer puesto en la categoría cristalizadas de la Expo Miel.

La empresa apícola villamercedina “Flores del Sol” vive uno de sus años más dulces. En parte porque por tercera cosecha consecutiva pudieron envasar un porcentaje de su producción y venderla en el mercado local. Pero sobre todo, el sabor especial viene del gran reconocimiento que recibieron hace unos meses: una de sus variedades fue premiada en la ExpoMiel de Azul, el encuentro más importante de la apicultura a nivel nacional.

“Siempre habíamos querido participar porque ahí se evalúa la calidad de la miel de todo el país. Este año nos pudimos organizar, fuimos por primera vez y el resultado fue muy bueno”, dijo Rosana Herrera. Ella y su marido, el ingeniero agrónomo y docente universitario Guillermo Cozzarín, son los principales responsables de un emprendimiento que nació hace 22 años y superó los momentos más duros de la actividad.

Para saldar su cuenta pendiente de estar en el concurso, hicieron una clasificación de sus productos y, en mayo, enviaron dos muestras diferentes para que fueran analizadas y evaluadas. Una fue hecha a base de melilotus, una planta con muy buen potencial apícola, y la otra con caldén. La primera fue coronada como la mejor en la categoría de mieles cristalizadas, mientras que la segunda se quedó con el cuarto puesto entre las fluidas, y la pareja pudo recibir con sus propias manos el trofeo y el certificado, en la localidad bonaerense.

“Es un orgullo muy grande porque nosotros hacemos la venta desde casa, de forma particular o a algunos negocios puntuales. En los primeros años de nuestra empresa, empezamos a fraccionar y fue muy duro porque teníamos pocas colmenas y la pasamos muy mal. Cuando aumentamos la producción, decidimos exportarla a granel. Pero hace tres años vivimos un año muy malo en el precio internacional y las ventas, entonces guardamos una parte de la cosecha para envasar y salir adelante. Desde ese momento, se ha vuelto algo muy placentero porque la gente nos compra y ya tenemos un clientela armada que espera su frasco todos los años”, repasó la mujer.

Actualmente la apícola trabaja para fortalecer su marca. Tienen un plantel de unas mil colmenas repartidas en campos alquilados al sur de Villa Mercedes, Juan Jorba, Colonia Los  Manantiales y en las tierras propias que poseen en Concarán. Además de exportar la mayor parte de lo que producen sus abejas, apuestan a fortalecer un mercado interno que crece de a poco, según valoró Herrera.

“Nosotros notamos que ha crecido el consumo. De a poquito, la gente se anima a comer más miel en el día a día. Pero lo más importante es que buscan que sea pura, por eso tratamos de enseñarles a diferenciarlas. En la zona en la que vivimos, el producto se cristaliza y se pone duro muy rápido por el tipo de vegetación que tenemos. Muchos buscan una que sea más líquida, pero lo más seguro es que esté modificada con glucosa”, advirtió.

Además de las dos que presentaron en la ExpoMiel, Herrera y Cozzarín ofrecen una tercera variante, compuesta por múltiples flores que crecen bajo el sol de sus campos y que terminan de aclarar el nombre de su empresa. Para el año 2019, planean sacar al mercado panales que estén envasados en acrílico para que puedan ser consumidos en la mesa. Esperan tener otro año dulce.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una miel mercedina recibió un premio en Buenos Aires

“Flores del Sol” obtuvo el primer puesto en la categoría cristalizadas de la Expo Miel.

La empresa apícola villamercedina “Flores del Sol” vive uno de sus años más dulces. En parte porque por tercera cosecha consecutiva pudieron envasar un porcentaje de su producción y venderla en el mercado local. Pero sobre todo, el sabor especial viene del gran reconocimiento que recibieron hace unos meses: una de sus variedades fue premiada en la ExpoMiel de Azul, el encuentro más importante de la apicultura a nivel nacional.

“Siempre habíamos querido participar porque ahí se evalúa la calidad de la miel de todo el país. Este año nos pudimos organizar, fuimos por primera vez y el resultado fue muy bueno”, dijo Rosana Herrera. Ella y su marido, el ingeniero agrónomo y docente universitario Guillermo Cozzarín, son los principales responsables de un emprendimiento que nació hace 22 años y superó los momentos más duros de la actividad.

Para saldar su cuenta pendiente de estar en el concurso, hicieron una clasificación de sus productos y, en mayo, enviaron dos muestras diferentes para que fueran analizadas y evaluadas. Una fue hecha a base de melilotus, una planta con muy buen potencial apícola, y la otra con caldén. La primera fue coronada como la mejor en la categoría de mieles cristalizadas, mientras que la segunda se quedó con el cuarto puesto entre las fluidas, y la pareja pudo recibir con sus propias manos el trofeo y el certificado, en la localidad bonaerense.

“Es un orgullo muy grande porque nosotros hacemos la venta desde casa, de forma particular o a algunos negocios puntuales. En los primeros años de nuestra empresa, empezamos a fraccionar y fue muy duro porque teníamos pocas colmenas y la pasamos muy mal. Cuando aumentamos la producción, decidimos exportarla a granel. Pero hace tres años vivimos un año muy malo en el precio internacional y las ventas, entonces guardamos una parte de la cosecha para envasar y salir adelante. Desde ese momento, se ha vuelto algo muy placentero porque la gente nos compra y ya tenemos un clientela armada que espera su frasco todos los años”, repasó la mujer.

Actualmente la apícola trabaja para fortalecer su marca. Tienen un plantel de unas mil colmenas repartidas en campos alquilados al sur de Villa Mercedes, Juan Jorba, Colonia Los  Manantiales y en las tierras propias que poseen en Concarán. Además de exportar la mayor parte de lo que producen sus abejas, apuestan a fortalecer un mercado interno que crece de a poco, según valoró Herrera.

“Nosotros notamos que ha crecido el consumo. De a poquito, la gente se anima a comer más miel en el día a día. Pero lo más importante es que buscan que sea pura, por eso tratamos de enseñarles a diferenciarlas. En la zona en la que vivimos, el producto se cristaliza y se pone duro muy rápido por el tipo de vegetación que tenemos. Muchos buscan una que sea más líquida, pero lo más seguro es que esté modificada con glucosa”, advirtió.

Además de las dos que presentaron en la ExpoMiel, Herrera y Cozzarín ofrecen una tercera variante, compuesta por múltiples flores que crecen bajo el sol de sus campos y que terminan de aclarar el nombre de su empresa. Para el año 2019, planean sacar al mercado panales que estén envasados en acrílico para que puedan ser consumidos en la mesa. Esperan tener otro año dulce.

Logín