eldiariodelarepublica.com
Por siempre Búfalo

Escuchá acá la 90.9
X

Por siempre Búfalo

Cada enero, la figura de Juan Gilberto Funes se hace aún más gigante. Hace 27 años, una dolencia cardíaca tuvo al ídolo puntano a maltraer y terminó con su vida.

Cada enero, un legado ineludible se presenta, recordar el aniversario de la muerte del ídolo máximo que dio el deporte sanluiseño, Juan Gilberto Funes.

Fue el 10 de enero a las 23 (para Buenos Aires), fue el 11 de enero a las 00, para los puntanos, una hora más o menos no le hace.

El corazón de Juan le susurró “perdón 'Búfalo', nos tenemos que ir”, y fue así que Juan se hizo inmortal.

Ese corazón “grande como una casa” que le dio tanta fuerza y potencia en otras ocasiones, que lo acompañó en cada embate goleador, no quiso más. No resistió la quinta operación, realizada meticulosamente por René Favaloro y su equipo en la clínica Güemes de Buenos Aires.

Esa calurosa mañana de 1992 no fue igual a ninguna; en San Luis no hubo clases, no hubo trabajo, no hubo consuelo. Las calles céntricas estaban despobladas. La ruta nacional Nº 7 aglomeró a miles de puntanos como nunca antes, el Río Seco se transformó en mar, un mar hecho con lágrimas de todo un pueblo.

Fue una larga vigilia esperando los restos del querido “Búfalo”. Ni el insistente chorrillero, que soplaba como un huracán, despejó tanta tristeza.

Su historia, la del “globo” puntano, el “millo” colombiano, esa de la Libertadores y la Intercontinental con River Plate, hasta su paso fugaz por Boca, su amor por los autos y su querida familia, esa historia escrita en mayúsculas se agiganta a cada instante.

Dicen que provocar una sonrisa es más difícil que desprender una lágrima, y Juan fue un especialista de la alegría, despilfarraba felicidad, recolectó amigos por puñados, que aún hoy lo recuerdan e idolatran.

Ya pasaron 27 años y su figura se agiganta. Nada sabe del olvido. Al contrario, la “leyenda del 'Búfalo' puntano” está más latente que nunca.

 

Cronología de un retiro

 

Juan Gilberto Funes nunca ocultó su deseo de jugar en Boca Juniors y tuvo la chance concreta, aunque su afección cardíaca dejó trunca la posibilidad de usar la camiseta azul y oro.

Aquí la cronología de esos meses previos al retiro del "Búfalo" puntano.

 

Sábado 23 de junio de 1990

El sueño de Juan de vestir los colores azul y oro comienza a tomar forma. El vicepresidente de Boca Juniors, Carlos Heller, anunció ante todos los medios nacionales que, junto al volante Antonio Apud, se sumó al plantel Juan Gilberto Funes para realizar la pretemporada en la localidad cordobesa de Huerta Grande.

“Hemos acordado que Funes se incorpore para trabajar”, señaló el directivo, dejando abierta la posibilidad para que el goleador puntano pase a militar en Boca.

 

Sábado 14 de julio

“Juan Funes jugará en el Niza Francés”, así titulaban todos los diarios de Argentina.

Tras arduas negociaciones realizadas por su intermediario Carlos Quieto, el Olimpiakos de Grecia le habría cedido al Niza los derechos federativos del jugador.

En consecuencia, Funes que hasta hace unos días estuvo entrenando con el plantel de Boca tuvo que viajar hacia Francia.

 

Sábado 28 de julio

Se cayó el pase al Niza. Funes fue descartado por una falencia cardíaca, para ese entonces un “supuesto” soplo en el corazón.

Además, el representante del Olimpiakos en Argentina, Atanasio Papadimitropulos, denunció que el empresario argentino Quieto abonó el pase de Funes con cheques sin fondos.

 

Martes 7 de agosto

De nuevo en la Argentina, es Boca quien retoma las conversaciones y le realizan a Funes una serie de exámenes para dictaminar la enfermedad.

Los médicos de la entidad "xenieze", Ricardo Denari y Eduardo Andreacchio, son los encargados del riguroso test realizado al puntano.

 

Miércoles 8 de agosto

Funes jugó sus primeros 45 minutos en Boca. Fue en una práctica realizada en "la Bombonera", donde el local recibió a Banfield. El “Búfalo” ingresó en el segundo tiempo y dio una asistencia para uno de los goles y estrelló un pelotazo en el travesaño. Al cotejo lo ganó Boca 3 a 0 con dos goles de César Gaona y uno de Alfredo Graciani.

 

Jueves 16 de agosto

Al cierre del libro de pases, el Deportivo Español, inscribió telegráficamente a Funes. La decisión del “Búfalo”, quien se encontraba en Grecia cerrando algunos detalles con su antiguo club, llamó la atención ya que hasta hace algunos días estuvo entrenando con Boca.

 

Viernes 24 de agosto

Boca aparece nuevamente en escena. El goleador puntano jugará en el club de la Ribera a préstamo, luego que Deportivo Español compre su pase al Olimpiakos. El presidente de Español, Francisco Ríos Seoane, dijo: “Funes solo quiere vestir en la Argentina la camiseta de Boca, por lo que cerrada la operación con Grecia lo vamos a ceder a préstamo por un año”.

 

Miércoles 29 de agosto

Juan entrenó con el plantel de Boca en “La Candela”, y si Español concreta su transferencia podría jugar el domingo 2 de setiembre cuando comience el campeonato.

“Me pone muy contento entrenar en Boca, aunque estoy intranquilo por la decisión de Español de desistir de mi compra”, expresó Funes en esa oportunidad a Télam.

 

Lunes 2 de setiembre

Ante la negativa de Español y la débil postura de Boca, Gregorio Raúl “Chichi” Ledesma, presidente de Belgrano de Córdoba, le realiza al goleador una propuesta formal para que vista la camiseta del “Pirata” cordobés que milita en la segunda división del fútbol argentino.

“Chichi” Ledesma viajó especialmente a San Luis y le hizo saber las intenciones del club a Funes: “Para Belgrano sería terminar de armar el gran equipo para ascender, Funes es un gran goleador y mejor persona”, dijo el presidente del club.

 

Sábado 15 de setiembre

“Finalmente, en Boca” parecía que luego de tantas idas y venidas Juan podría concretar su anhelo y jugar para Boca. Los medios nacionales especulaban con que todo estaba dado para que debutara en Boca el próximo domingo frente a Chaco For Ever.

“El problema cardíaco salió en Francia, pero ahora tengo autorización médica y yo me hago responsable de lo que pueda pasarme”, dijo un ilusionado “Búfalo”.

 

Domingo 24 de setiembre

Adiós al fútbol. Sin lugar a dudas, uno de los momentos más difíciles que le tocó vivir como futbolista. Minutos después de presenciar el partido entre River y Boca en el Monumental, “el Búfalo de la gente” oficializó que se retiraba de la práctica activa del fútbol por el mal funcionamiento de la válvula aórtica.

“El fútbol me dio todo, pero cuando a uno le suceden cosas malas comprende lo que cosechó. Así me manejé en la vida y nunca cambiaré”, sentenció Juan Gilberto Funes.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Por siempre Búfalo

Cada enero, la figura de Juan Gilberto Funes se hace aún más gigante. Hace 27 años, una dolencia cardíaca tuvo al ídolo puntano a maltraer y terminó con su vida.

Un elegido. En cada uno de los clubes que jugó, el puntano dejó una huella imposible de borrar.

Cada enero, un legado ineludible se presenta, recordar el aniversario de la muerte del ídolo máximo que dio el deporte sanluiseño, Juan Gilberto Funes.

Fue el 10 de enero a las 23 (para Buenos Aires), fue el 11 de enero a las 00, para los puntanos, una hora más o menos no le hace.

El corazón de Juan le susurró “perdón 'Búfalo', nos tenemos que ir”, y fue así que Juan se hizo inmortal.

Ese corazón “grande como una casa” que le dio tanta fuerza y potencia en otras ocasiones, que lo acompañó en cada embate goleador, no quiso más. No resistió la quinta operación, realizada meticulosamente por René Favaloro y su equipo en la clínica Güemes de Buenos Aires.

Esa calurosa mañana de 1992 no fue igual a ninguna; en San Luis no hubo clases, no hubo trabajo, no hubo consuelo. Las calles céntricas estaban despobladas. La ruta nacional Nº 7 aglomeró a miles de puntanos como nunca antes, el Río Seco se transformó en mar, un mar hecho con lágrimas de todo un pueblo.

Fue una larga vigilia esperando los restos del querido “Búfalo”. Ni el insistente chorrillero, que soplaba como un huracán, despejó tanta tristeza.

Su historia, la del “globo” puntano, el “millo” colombiano, esa de la Libertadores y la Intercontinental con River Plate, hasta su paso fugaz por Boca, su amor por los autos y su querida familia, esa historia escrita en mayúsculas se agiganta a cada instante.

Dicen que provocar una sonrisa es más difícil que desprender una lágrima, y Juan fue un especialista de la alegría, despilfarraba felicidad, recolectó amigos por puñados, que aún hoy lo recuerdan e idolatran.

Ya pasaron 27 años y su figura se agiganta. Nada sabe del olvido. Al contrario, la “leyenda del 'Búfalo' puntano” está más latente que nunca.

 

Cronología de un retiro

 

Juan Gilberto Funes nunca ocultó su deseo de jugar en Boca Juniors y tuvo la chance concreta, aunque su afección cardíaca dejó trunca la posibilidad de usar la camiseta azul y oro.

Aquí la cronología de esos meses previos al retiro del "Búfalo" puntano.

 

Sábado 23 de junio de 1990

El sueño de Juan de vestir los colores azul y oro comienza a tomar forma. El vicepresidente de Boca Juniors, Carlos Heller, anunció ante todos los medios nacionales que, junto al volante Antonio Apud, se sumó al plantel Juan Gilberto Funes para realizar la pretemporada en la localidad cordobesa de Huerta Grande.

“Hemos acordado que Funes se incorpore para trabajar”, señaló el directivo, dejando abierta la posibilidad para que el goleador puntano pase a militar en Boca.

 

Sábado 14 de julio

“Juan Funes jugará en el Niza Francés”, así titulaban todos los diarios de Argentina.

Tras arduas negociaciones realizadas por su intermediario Carlos Quieto, el Olimpiakos de Grecia le habría cedido al Niza los derechos federativos del jugador.

En consecuencia, Funes que hasta hace unos días estuvo entrenando con el plantel de Boca tuvo que viajar hacia Francia.

 

Sábado 28 de julio

Se cayó el pase al Niza. Funes fue descartado por una falencia cardíaca, para ese entonces un “supuesto” soplo en el corazón.

Además, el representante del Olimpiakos en Argentina, Atanasio Papadimitropulos, denunció que el empresario argentino Quieto abonó el pase de Funes con cheques sin fondos.

 

Martes 7 de agosto

De nuevo en la Argentina, es Boca quien retoma las conversaciones y le realizan a Funes una serie de exámenes para dictaminar la enfermedad.

Los médicos de la entidad "xenieze", Ricardo Denari y Eduardo Andreacchio, son los encargados del riguroso test realizado al puntano.

 

Miércoles 8 de agosto

Funes jugó sus primeros 45 minutos en Boca. Fue en una práctica realizada en "la Bombonera", donde el local recibió a Banfield. El “Búfalo” ingresó en el segundo tiempo y dio una asistencia para uno de los goles y estrelló un pelotazo en el travesaño. Al cotejo lo ganó Boca 3 a 0 con dos goles de César Gaona y uno de Alfredo Graciani.

 

Jueves 16 de agosto

Al cierre del libro de pases, el Deportivo Español, inscribió telegráficamente a Funes. La decisión del “Búfalo”, quien se encontraba en Grecia cerrando algunos detalles con su antiguo club, llamó la atención ya que hasta hace algunos días estuvo entrenando con Boca.

 

Viernes 24 de agosto

Boca aparece nuevamente en escena. El goleador puntano jugará en el club de la Ribera a préstamo, luego que Deportivo Español compre su pase al Olimpiakos. El presidente de Español, Francisco Ríos Seoane, dijo: “Funes solo quiere vestir en la Argentina la camiseta de Boca, por lo que cerrada la operación con Grecia lo vamos a ceder a préstamo por un año”.

 

Miércoles 29 de agosto

Juan entrenó con el plantel de Boca en “La Candela”, y si Español concreta su transferencia podría jugar el domingo 2 de setiembre cuando comience el campeonato.

“Me pone muy contento entrenar en Boca, aunque estoy intranquilo por la decisión de Español de desistir de mi compra”, expresó Funes en esa oportunidad a Télam.

 

Lunes 2 de setiembre

Ante la negativa de Español y la débil postura de Boca, Gregorio Raúl “Chichi” Ledesma, presidente de Belgrano de Córdoba, le realiza al goleador una propuesta formal para que vista la camiseta del “Pirata” cordobés que milita en la segunda división del fútbol argentino.

“Chichi” Ledesma viajó especialmente a San Luis y le hizo saber las intenciones del club a Funes: “Para Belgrano sería terminar de armar el gran equipo para ascender, Funes es un gran goleador y mejor persona”, dijo el presidente del club.

 

Sábado 15 de setiembre

“Finalmente, en Boca” parecía que luego de tantas idas y venidas Juan podría concretar su anhelo y jugar para Boca. Los medios nacionales especulaban con que todo estaba dado para que debutara en Boca el próximo domingo frente a Chaco For Ever.

“El problema cardíaco salió en Francia, pero ahora tengo autorización médica y yo me hago responsable de lo que pueda pasarme”, dijo un ilusionado “Búfalo”.

 

Domingo 24 de setiembre

Adiós al fútbol. Sin lugar a dudas, uno de los momentos más difíciles que le tocó vivir como futbolista. Minutos después de presenciar el partido entre River y Boca en el Monumental, “el Búfalo de la gente” oficializó que se retiraba de la práctica activa del fútbol por el mal funcionamiento de la válvula aórtica.

“El fútbol me dio todo, pero cuando a uno le suceden cosas malas comprende lo que cosechó. Así me manejé en la vida y nunca cambiaré”, sentenció Juan Gilberto Funes.

 

Logín