Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Fuerte caída de los embarazos de adolescentes en la provincia

En el 2010 eran el 17,8%, y llegaron a 13,9% en el 2017. La tendencia a la baja se mantuvo en los últimos dos años. 

El trabajo de prevención de embarazos adolescentes  no intencionales que realiza la Provincia obtiene buenos resultados y las estadísticas así lo demuestran. Según datos proporcionados por el Subprograma Maternidad e Infancia y el Área Adolescencia —tanto del sector público como del privado—, en el 2017 el 13,9 por ciento de los alumbramientos correspondió a madres de entre 10 y 19 años, cuando en el 2010 esta tasa había llegado al 17,8 por ciento. Los números que maneja el Ministerio de Salud de San Luis  reflejan  que esta tendencia descendente se mantuvo  en los últimos dos años. 

Si bien son datos que aún no están "cerrados" en su análisis  pormenorizado, Temis Lorda,  médica pediatra del área de Adolescencia,  adelantó a El Diario de la República que el año pasado en el sector público puntano  hubo 22 niñas que dieron a luz entre los 10 y 15 años,  un número que en lo  que va de 2019 llega solo a ocho (registradas a través del sistema informático perinatal). 

Lorda dijo que hay margen para seguir reduciendo las cifras y destacó que los especialistas deberían tener un espacio de confidencialidad para poder abordar este tema. "En muchos casos la familia no pregunta, o los chicos no se animan a hablar de ciertos temas. Por eso la importancia de   accionar en la prevención", aseguró la médica, quien manifestó que para una niña la gestación es un problema serio. "Son chicas que están en la etapa de crecimiento y ya cursan un embarazo; aparte hay que sumarle la maternidad, que es a perpetuidad. Se produce un gran impacto en la vida del bebé por venir y en la gestante, que al final son dos niños", agregó. 

Además, señaló que los números  recabados en San Luis son en base a los recién nacidos vivos de madres adolescentes y no de embarazos en curso, porque hay muchos que no llegan a término. Comparó que hay provincias que tienen hasta el 50 por ciento de gestantes adolescentes, por ejemplo, Chaco, Formosa y Misiones debido a que cuentan con una mayor cantidad de población en condiciones de vulnerabilidad. 

La especialista precisó que las niñas madres son un desafío para la  salud pública. Expresó que desde 2015, el Área de Adolescencia  lleva adelante un trabajo de acompañamiento para las menores de 15 años, por el que se identifican a las niñas que se realizan los controles en el ámbito  público y luego se cargan a un sistema de información.  "Con los datos hacemos una entrevista cuali-cuantitativa, que nos sirve para un trabajo de investigación", dijo. 

"Nuestra meta es ver dónde Salud tiene la oportunidad de conocer qué información se les brindó en la última visita al médico, si les comentaron sobre los métodos anticonceptivos y saber si la relación fue consentida", explicó Lorda y agregó que se busca sensibilizar a la población y a los adolescentes sobre la importancia de la prevención y así disminuir los embarazos no intencionales. 

Asimismo, especificó que otra meta de la salud provincial apunta a ampliar el servicio sexual y reproductivo en relación a la accesibilidad de los anticonceptivos. "En todos los espacios públicos están estos tratamientos. Si un adolescente de doce años lo pide, se le debe informar sobre estos temas vaya acompañado por un mayor o solo", manifestó la médica.

También aclaró el importante rol que cumple la educación para prevenir este problema. "Es fundamental como método preventivo. Los adolescentes que no la reciben o solo cursaron el nivel primario tienen un cuatro por ciento más de posibilidades de quedar embarazadas que aquellas que cursan sus estudios secundarios o terciarios", distinguió Lorda.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fuerte caída de los embarazos de adolescentes en la provincia

En el 2010 eran el 17,8%, y llegaron a 13,9% en el 2017. La tendencia a la baja se mantuvo en los últimos dos años. 

Los especialistas señalan que para evitar el embarazo adolescente es fundamental la información sexual y los métodos de prevención.  Foto: Internet.

El trabajo de prevención de embarazos adolescentes  no intencionales que realiza la Provincia obtiene buenos resultados y las estadísticas así lo demuestran. Según datos proporcionados por el Subprograma Maternidad e Infancia y el Área Adolescencia —tanto del sector público como del privado—, en el 2017 el 13,9 por ciento de los alumbramientos correspondió a madres de entre 10 y 19 años, cuando en el 2010 esta tasa había llegado al 17,8 por ciento. Los números que maneja el Ministerio de Salud de San Luis  reflejan  que esta tendencia descendente se mantuvo  en los últimos dos años. 

Si bien son datos que aún no están "cerrados" en su análisis  pormenorizado, Temis Lorda,  médica pediatra del área de Adolescencia,  adelantó a El Diario de la República que el año pasado en el sector público puntano  hubo 22 niñas que dieron a luz entre los 10 y 15 años,  un número que en lo  que va de 2019 llega solo a ocho (registradas a través del sistema informático perinatal). 

Lorda dijo que hay margen para seguir reduciendo las cifras y destacó que los especialistas deberían tener un espacio de confidencialidad para poder abordar este tema. "En muchos casos la familia no pregunta, o los chicos no se animan a hablar de ciertos temas. Por eso la importancia de   accionar en la prevención", aseguró la médica, quien manifestó que para una niña la gestación es un problema serio. "Son chicas que están en la etapa de crecimiento y ya cursan un embarazo; aparte hay que sumarle la maternidad, que es a perpetuidad. Se produce un gran impacto en la vida del bebé por venir y en la gestante, que al final son dos niños", agregó. 

Además, señaló que los números  recabados en San Luis son en base a los recién nacidos vivos de madres adolescentes y no de embarazos en curso, porque hay muchos que no llegan a término. Comparó que hay provincias que tienen hasta el 50 por ciento de gestantes adolescentes, por ejemplo, Chaco, Formosa y Misiones debido a que cuentan con una mayor cantidad de población en condiciones de vulnerabilidad. 

La especialista precisó que las niñas madres son un desafío para la  salud pública. Expresó que desde 2015, el Área de Adolescencia  lleva adelante un trabajo de acompañamiento para las menores de 15 años, por el que se identifican a las niñas que se realizan los controles en el ámbito  público y luego se cargan a un sistema de información.  "Con los datos hacemos una entrevista cuali-cuantitativa, que nos sirve para un trabajo de investigación", dijo. 

"Nuestra meta es ver dónde Salud tiene la oportunidad de conocer qué información se les brindó en la última visita al médico, si les comentaron sobre los métodos anticonceptivos y saber si la relación fue consentida", explicó Lorda y agregó que se busca sensibilizar a la población y a los adolescentes sobre la importancia de la prevención y así disminuir los embarazos no intencionales. 

Asimismo, especificó que otra meta de la salud provincial apunta a ampliar el servicio sexual y reproductivo en relación a la accesibilidad de los anticonceptivos. "En todos los espacios públicos están estos tratamientos. Si un adolescente de doce años lo pide, se le debe informar sobre estos temas vaya acompañado por un mayor o solo", manifestó la médica.

También aclaró el importante rol que cumple la educación para prevenir este problema. "Es fundamental como método preventivo. Los adolescentes que no la reciben o solo cursaron el nivel primario tienen un cuatro por ciento más de posibilidades de quedar embarazadas que aquellas que cursan sus estudios secundarios o terciarios", distinguió Lorda.
 

Logín