Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Una joven le salvó la vida a un nene de un año y medio

María José Rodríguez

Al escuchar los gritos desesperados de la madre pidiendo ayuda la estudiante de enfermería se acercó y le hizo la Maniobra de Heimlich. El niño está internado en el Hospital San Luis.

En solo un minuto una tragedia puede cambiar la vida de cualquier persona. Para Amir Lucero, un nene de un año y medio que cayó a una pileta, la valentía de una estudiante de enfermería fue crucial. Fátima del Valle Osán escuchó los gritos desesperados de la mamá del niño y decidió acercarse para auxiliarla. Le practicó la Maniobra de Heimlich (una técnica para desobstruir el conducto respiratorio)  y le salvó la vida. Por estas horas el pequeño está internado en el Hospital San Luis.

Alrededor de las 11:30 de esta mañana Osán fue a comprar alimento para perros en la esquina de las calles Miguel Cané y Hilario Ascasubi, del barrio El Hornero. "Escuchaba cómo la mamá del nene gritaba desesperada y pedía ayuda. No lo pensé, fui directamente", contó y siguió: "Cuando lo vi estaba todo mojado, morado. Los vecinos estaban tratando de reanimarlo desesperados. No les dije nada, se los saqué, lo di vuelta y le hice Maniobra de Heimlich. En ese caso no se podía hacer RCP porque estaba ahogado por inmersión", explicó la joven a la que le falta solo una materia para recibirse de enfermera.

 

La heroína. Fátima junto a sus compañeros de folclore.

 

"Tenía obstruidas las vías respiratorias por el agua, pero no devolvió agua, fue una especie de reflujo. Cuando llegamos al hospital del Sur lo intubaron. De ahí en más el equipo de salud se ocupó y lo trasladaron al área de pediatría del Hospital San Luis", especificó Osán.

Convertida en una heroína, la joven de 24 años expresó que en el momento de asistir a Amir estaba tranquila. "La gente que nos rodeaba facilitó todo. La mamá estaba angustiada y en shock. Pero los vecinos se organizaron rápidamente y lo llevamos al hospital. Ya le había sacado la ropa y lo tapé con una mantita".

Emocionada hasta las lágrimas Fátima dijo que desde hoy tendrá grabada en su memoria la primera reacción del pequeño. "Me miró, hizo una mueca con sus ojitos y no lo pude creer. Me quedo para siempre con esa mirada de agradecimiento. Estaba reaccionando, empezó a respirar con dificultad y yo le decía despacito, dale llorá...", explicó con las palabras entrecortadas porque la emoción era tal que no podía hablar.

Durante estas escasas horas Fátima pensará mil cosas, deseará otras, de lo que sí está segura es de que hoy tuvo una señal clara sobre su destino. "Ayer lloraba porque no sabía qué hacer. Nos forman toda la vida para esto, y es justamente en este tipo de situaciones en las que te das cuenta si esto es para vos. No sabía si terminar o no la carrera, pero ahora sé que voy a terminarla", expresó y contó que uno de los médicos del hospital la alentó a seguir sus estudios porque la necesitaban. Además de bailar folclore en la Escuela de Arte les da clases a los más pequeños.

La joven asegura que por estas horas lo más importante para ella es que Amir esté bien. "Es hermoso el gordo", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una joven le salvó la vida a un nene de un año y medio

Al escuchar los gritos desesperados de la madre pidiendo ayuda la estudiante de enfermería se acercó y le hizo la Maniobra de Heimlich. El niño está internado en el Hospital San Luis.

En la puerta del hospital. Foto: Policía de San Luis.

En solo un minuto una tragedia puede cambiar la vida de cualquier persona. Para Amir Lucero, un nene de un año y medio que cayó a una pileta, la valentía de una estudiante de enfermería fue crucial. Fátima del Valle Osán escuchó los gritos desesperados de la mamá del niño y decidió acercarse para auxiliarla. Le practicó la Maniobra de Heimlich (una técnica para desobstruir el conducto respiratorio)  y le salvó la vida. Por estas horas el pequeño está internado en el Hospital San Luis.

Alrededor de las 11:30 de esta mañana Osán fue a comprar alimento para perros en la esquina de las calles Miguel Cané y Hilario Ascasubi, del barrio El Hornero. "Escuchaba cómo la mamá del nene gritaba desesperada y pedía ayuda. No lo pensé, fui directamente", contó y siguió: "Cuando lo vi estaba todo mojado, morado. Los vecinos estaban tratando de reanimarlo desesperados. No les dije nada, se los saqué, lo di vuelta y le hice Maniobra de Heimlich. En ese caso no se podía hacer RCP porque estaba ahogado por inmersión", explicó la joven a la que le falta solo una materia para recibirse de enfermera.

 

La heroína. Fátima junto a sus compañeros de folclore.

 

"Tenía obstruidas las vías respiratorias por el agua, pero no devolvió agua, fue una especie de reflujo. Cuando llegamos al hospital del Sur lo intubaron. De ahí en más el equipo de salud se ocupó y lo trasladaron al área de pediatría del Hospital San Luis", especificó Osán.

Convertida en una heroína, la joven de 24 años expresó que en el momento de asistir a Amir estaba tranquila. "La gente que nos rodeaba facilitó todo. La mamá estaba angustiada y en shock. Pero los vecinos se organizaron rápidamente y lo llevamos al hospital. Ya le había sacado la ropa y lo tapé con una mantita".

Emocionada hasta las lágrimas Fátima dijo que desde hoy tendrá grabada en su memoria la primera reacción del pequeño. "Me miró, hizo una mueca con sus ojitos y no lo pude creer. Me quedo para siempre con esa mirada de agradecimiento. Estaba reaccionando, empezó a respirar con dificultad y yo le decía despacito, dale llorá...", explicó con las palabras entrecortadas porque la emoción era tal que no podía hablar.

Durante estas escasas horas Fátima pensará mil cosas, deseará otras, de lo que sí está segura es de que hoy tuvo una señal clara sobre su destino. "Ayer lloraba porque no sabía qué hacer. Nos forman toda la vida para esto, y es justamente en este tipo de situaciones en las que te das cuenta si esto es para vos. No sabía si terminar o no la carrera, pero ahora sé que voy a terminarla", expresó y contó que uno de los médicos del hospital la alentó a seguir sus estudios porque la necesitaban. Además de bailar folclore en la Escuela de Arte les da clases a los más pequeños.

La joven asegura que por estas horas lo más importante para ella es que Amir esté bien. "Es hermoso el gordo", concluyó.

Logín