4.9°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

4.9°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

EN VIVO

María de Canfaila recibió el premio "Mauricio López"

La villamercedina de 88 años es la madre de Luis Canfaila, desaparecido desde diciembre de 1975.

Por redacción
| 21 de diciembre de 2019
Emoción. Ana Luz, nieta de María, y el rector Víctor Moriñigo le dieron la distinción a María Martínez de Canfaila. Foto: Martín Gómez.

El premio “Mauricio Amílcar López” a la defensa de los derechos humanos, que desde 1994 entrega la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), este año lo recibió María Martínez de Canfaila, madre de Luis Canfaila, quien permanece desaparecido desde diciembre de 1975. La mujer de 88 años, que nació y vivió siempre en Villa Mercedes, fue distinguida por haber sido una de las primeras integrantes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de San Luis (APDH) en 1984, además de mantener desde hace 44 años la búsqueda de su hijo y el compromiso con Memoria, Verdad y Justicia. En esta oportunidad también se le entregaron menciones especiales al fiscal federal, Cristian Rachid, por su desempeño en los tres juicios por crímenes de lesa humanidad que se realizaron en San Luis; y a Wenceslao Pedernera, el hombre nacido en La Calera que defendía los derechos de los trabajadores rurales y que fuera asesinado durante la última dictadura cívico militar por un grupo de uniformados, en julio de 1976 en Chilecito (La Rioja).

 

 

 

Ana Luz Canfaila, nieta de María, fue la encargada de entregarle el reconocimiento junto al rector de la UNSL Víctor Moriñigo, mientras que todo el auditorio aplaudió de pie ese momento tan sentido. “Me siento tan halagada de recibir este premio, pero además sigo sorprendida porque no sabía que había sido nominada. Lo repito mil veces, sigo sorprendida porque todo lo que hice lo consideré normal: ser coherente toda mi vida. Vivir esto no tiene palabras”, dijo la mujer visiblemente emocionada.

 

María reiteró que “la lucha por los Derechos Humanos, ser solidaria y estar al lado del que sufre lo considero totalmente normal. No esperaba semejante reconocimiento a tantos años de lucha. Pero haberlo logrado es fabuloso y nada menos que se llame Mauricio López”.

 

Después de saludar uno por uno a los ocho decanos, comentó que “nunca dejé de buscar a mi hijo. He viajado mucho, he recorrido todo el país, me he reunido incluso con represores y me terminé informando de muchas cosas que ni mi familia supo que pasaron. Pero la esperanza siempre fue más fuerte”.

 

La flamante distinguida confesó que en todo este tiempo “nunca lloré, pero ahora sí he podido expresar mi llanto. Mi médico neurólogo me dice que tengo que dar gracias de que puedo hacerlo, porque haber estado tan contenida durante tantos años me podría haber provocado un ACV. Y este reconocimiento es una descarga porque mi organismo necesita hacerlo”.

 

Y para cerrar el acto dijo que “esto me dio una fuerza especial porque ya estaba al límite y decepcionada porque las únicas noticias que una escucha son problemas de corrupción. Pero haber llegado a esta altura de mi vida y sentir que puedo ser un ejemplo para las nuevas generaciones me da la tranquilidad de que no fui una tonta por haber buscado toda mi vida algo mejor para la sociedad. Además, que una parte de la juventud me haya dedicado cuadros, canciones y varios regalos me devolvió la esperanza de que ellos están queriendo conocer nuestra historia reciente, para no cometer errores y hacer un mundo mejor”.

 

Moriñigo destacó que “este premio es especial porque se cumplen 25 años de su creación y además la premiada, María de Canfaila, resume todo lo que sentimos en la universidad por la defensa de los Derechos Humanos”. Además, señaló que este año se dieron dos menciones especiales: “Al fiscal Rachid porque fue un luchador casi en soledad desde su fiscalía y a los familiares de Wenceslao Pedernera, que fue un luchador de los derechos de los campesinos".

 

Comentá vos tambien...