eldiariodelarepublica.com
Recuperan dos motos tres horas después de que las robaran

Escuchá acá la 90.9
X

Recuperan dos motos tres horas después de que las robaran

Uno de los rodados habría sido sustraído por menores y el otro fue recobrado por la pareja de la dueña, que halló y redujo al ladrón.

Los delincuentes que, en distintos momentos de la tarde del sábado, en Villa Mercedes, creyeron haberse hecho de dos motos no tuvieron ni tiempo de probar el andar de los rodados que sustrajeron. Uno de los vehículos fue hallado en un descampado, en manos de dos menores. Y el otro fue recuperado por el novio de la dueña. El ladrón trataba de hacerla arrancar cuando el joven lo vio.

El primero de los hurtos ocurrió alrededor de las 15:30. Luciana Córdoba contó que había estacionado su Motomel 150 en la vereda de Paunero al 1.300, donde es empleada. La había dejado con el traba manubrio. Se la robaron.

Dos horas y media después, una persona que prefirió no identificarse llamó a la Comisaría 12ª. Quería avisar que la moto hurtada a la mujer estaba cerca del barrio San Antonio, entre Potosí y Güemes. Según señaló, la tenía un hombre de apellido Gatica.

Cuando los policías de esa seccional llegaron hasta el lugar que les indicaron, advirtieron en un baldío, frente a la casa de la familia Gatica, una moto idéntica a la de Córdoba, azul y blanca.

"El personal realizó un acta de levantamiento y secuestro del rodado, y demoró a dos menores", detalló el oficial principal Mauricio Rúa, de la Unidad Regional II de Policía. La jueza de Familia y Menores, Mariana Sorondo Ovando, ordenó que los chicos fueran trasladados a la Comisaría del Menor.

Mientras los policías de esa seccional hacían esas diligencias, los solicitaban en otra parte de la ciudad. En calle Perú, entre Colón y Entre Ríos, donde, según les adelantaron por el radio policial, un hombre había reducido al ladrón de otra moto.

Cuando llegaron a esa zona del barrio San Antonio hablaron con Emilio Perazzolo. El hombre de 48 años era quien había atrapado al delincuente.

Relató que Carina, su pareja, había estacionado su Brava 110 roja, en la vereda de un supermercado chino que está en Sallorenzo y Entre Ríos. A los minutos, cuando salió del comercio, su moto ya no estaba. Llamó, entonces, a su novio y le contó lo que había pasado.

El hombre llegó y, al instante, notó que por Perú un extraño intentaba encender la Brava de la mujer. Sin temor, se le acercó a la carrera y le quitó la motocicleta. El sospechoso fue identificado después como Ricardo Garro, de 26 años.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Recuperan dos motos tres horas después de que las robaran

Uno de los rodados habría sido sustraído por menores y el otro fue recobrado por la pareja de la dueña, que halló y redujo al ladrón.

No arrancó. El ladrón fue atrapado por los policías cuando trataba de arrancar la moto.

Los delincuentes que, en distintos momentos de la tarde del sábado, en Villa Mercedes, creyeron haberse hecho de dos motos no tuvieron ni tiempo de probar el andar de los rodados que sustrajeron. Uno de los vehículos fue hallado en un descampado, en manos de dos menores. Y el otro fue recuperado por el novio de la dueña. El ladrón trataba de hacerla arrancar cuando el joven lo vio.

El primero de los hurtos ocurrió alrededor de las 15:30. Luciana Córdoba contó que había estacionado su Motomel 150 en la vereda de Paunero al 1.300, donde es empleada. La había dejado con el traba manubrio. Se la robaron.

Dos horas y media después, una persona que prefirió no identificarse llamó a la Comisaría 12ª. Quería avisar que la moto hurtada a la mujer estaba cerca del barrio San Antonio, entre Potosí y Güemes. Según señaló, la tenía un hombre de apellido Gatica.

Cuando los policías de esa seccional llegaron hasta el lugar que les indicaron, advirtieron en un baldío, frente a la casa de la familia Gatica, una moto idéntica a la de Córdoba, azul y blanca.

"El personal realizó un acta de levantamiento y secuestro del rodado, y demoró a dos menores", detalló el oficial principal Mauricio Rúa, de la Unidad Regional II de Policía. La jueza de Familia y Menores, Mariana Sorondo Ovando, ordenó que los chicos fueran trasladados a la Comisaría del Menor.

Mientras los policías de esa seccional hacían esas diligencias, los solicitaban en otra parte de la ciudad. En calle Perú, entre Colón y Entre Ríos, donde, según les adelantaron por el radio policial, un hombre había reducido al ladrón de otra moto.

Cuando llegaron a esa zona del barrio San Antonio hablaron con Emilio Perazzolo. El hombre de 48 años era quien había atrapado al delincuente.

Relató que Carina, su pareja, había estacionado su Brava 110 roja, en la vereda de un supermercado chino que está en Sallorenzo y Entre Ríos. A los minutos, cuando salió del comercio, su moto ya no estaba. Llamó, entonces, a su novio y le contó lo que había pasado.

El hombre llegó y, al instante, notó que por Perú un extraño intentaba encender la Brava de la mujer. Sin temor, se le acercó a la carrera y le quitó la motocicleta. El sospechoso fue identificado después como Ricardo Garro, de 26 años.

Logín