eldiariodelarepublica.com
Quejas porque les cortaron la calle hace cinco meses

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Quejas porque les cortaron la calle hace cinco meses

Son los vecinos de la cuadra Falucho entre Las Heras y Tomás Jofré que hicieron el reclamo ante la Municipalidad y no recibieron respuestas.

Desolada. Así está la cuadra de Falucho entre Tomás Jofré y Las Heras de la ciudad de San Luis. Los vecinos afirman que hace por lo menos cinco meses no es posible transitar con normalidad por la obra de desagües pluviales que la Municipalidad de San Luis lleva adelante desde hace un año. Además de los inconvenientes que genera en el tráfico de la capital y la basura acumulada que se desparrama a lo largo y ancho del barrio, hay mosquitos por el agua estancada y también se dio la caída de una señora mayor por los escombros. Los automovilistas pueden tomar otras vías para esquivar el trabajo inconcluso; los vecinos, no.

Este miércoles, después de varios días de inactividad se vio un par de obreros trabajando. Gustavo Castillo vive en la esquina y contó a El Diario que en su casa viven niños que no pueden salir a la vereda por los escombros que se acumulan y porque representa un peligro para la integridad de los más pequeños. Además, Castillo no puede entrar y salir de su casa con la comodidad que quisiera. "Arruinan el frente de mi casa. Me exigen que pague los impuestos, pero cuando hago el reclamo no recibo respuesta y todo sigue igual", contó uno de los vecinos más afectados del barrio La Rinconada.

María Eva Campusano recordó que en octubre cuando estuvo el ministro de Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, visitaron la obra que está enfrente de su casa. "En aquel momento estuvo Enrique Ponce con el ministro de la Nación y anunciaron que la obra estaba a punto de finalizar, pero eso nunca pasó", enfatizó y pidió una solución. "Desconocemos los motivos por los que pararon la obra", agregó confundida.  

Las anécdotas son variadas. Pasó tanto tiempo que quien camina la cuadra y según a quien se encuentre, contará una historia que hablará de la indignación de la gente por los trastornos que generó la rotura de la calle Falucho. "Lo más grave que pasó fue que una señora se cayó tratando de esquivar los montículos de tierra. Nadie me lo contó. Lo vi yo y también la socorrí", contó Castillo que en la esquina enfrente de su casa, hay un centro de jubilados en donde los abuelos buscan bolsones de comida.

Caminar por la cuadra es inquietante ya que el silencio es ensordecedor producto de que los autos no pueden transitar. Pero no es lo único. "Había agua estancada que además de pudrirse, también atraía mosquitos. Tuve que comprar un insecticida para echarle al agua. Ahora ya no se acumula más, pero se junta basura. Todo eso, nada más ni nada menos, que en la puerta de mi casa", comentó indignado y con cierta impotencia por las evasivas que recibió por parte de la Municipalidad ante los pedidos de explicaciones de cuándo finalizará la obra.  

Olga Sosa vive a mitad de cuadra con su familia. Ella aseguró que al momento en el que comenzaron a trabajar le entregaron un papel en el que le informaban de la obra y le ponían un plazo de dos meses para terminarla. Sin embargo, cualquiera que transite por la zona podrá corroborar que esos tiempos no se cumplieron y que no se vislumbra una pronta resolución ya que la empresa contratada no está presente en la esquina del conflicto. Aunque no se mostró molesta, sino más bien resignada, contó que para evitar que su casa se llenara de polvillo tuvo que cerrar todo y poner burletes para sortear el tema de la higiene. 

El vecino que desde hace tiempo viene con los reclamos que no solo los ha hecho en el Ejecutivo municipal, sino que también reclamó en las redes sociales, es Juan Zarandón. "Hace cinco meses que estamos así. Los trabajos tuvieron varias etapas. Estuvo cortado en Falucho y La Heras, levantaron el asfalto y lo volvieron a poner, pero se levantó", detalló y comentó que en una época la Municipalidad les pagaba una cochera para que los vecinos guardaran sus autos.

"Yo no estoy en contra de las obras. Al contrario, pero si se va a interrumpir el normal funcionamiento de la ciudad por lo menos que cumplan con los tiempos pactados. Entiendo que el intendente se burla de nosotros", reclamó Zarandón ante la incertidumbre de qué va a pasar la calle donde vive hace más de tres décadas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Quejas porque les cortaron la calle hace cinco meses

Son los vecinos de la cuadra Falucho entre Las Heras y Tomás Jofré que hicieron el reclamo ante la Municipalidad y no recibieron respuestas.

Ausentes. Los vecinos afirman que luego de una semana sin realizar ninguna tarea, este miércoles volvieron a trabajar. Foto: El Diario.

Desolada. Así está la cuadra de Falucho entre Tomás Jofré y Las Heras de la ciudad de San Luis. Los vecinos afirman que hace por lo menos cinco meses no es posible transitar con normalidad por la obra de desagües pluviales que la Municipalidad de San Luis lleva adelante desde hace un año. Además de los inconvenientes que genera en el tráfico de la capital y la basura acumulada que se desparrama a lo largo y ancho del barrio, hay mosquitos por el agua estancada y también se dio la caída de una señora mayor por los escombros. Los automovilistas pueden tomar otras vías para esquivar el trabajo inconcluso; los vecinos, no.

Este miércoles, después de varios días de inactividad se vio un par de obreros trabajando. Gustavo Castillo vive en la esquina y contó a El Diario que en su casa viven niños que no pueden salir a la vereda por los escombros que se acumulan y porque representa un peligro para la integridad de los más pequeños. Además, Castillo no puede entrar y salir de su casa con la comodidad que quisiera. "Arruinan el frente de mi casa. Me exigen que pague los impuestos, pero cuando hago el reclamo no recibo respuesta y todo sigue igual", contó uno de los vecinos más afectados del barrio La Rinconada.

María Eva Campusano recordó que en octubre cuando estuvo el ministro de Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, visitaron la obra que está enfrente de su casa. "En aquel momento estuvo Enrique Ponce con el ministro de la Nación y anunciaron que la obra estaba a punto de finalizar, pero eso nunca pasó", enfatizó y pidió una solución. "Desconocemos los motivos por los que pararon la obra", agregó confundida.  

Las anécdotas son variadas. Pasó tanto tiempo que quien camina la cuadra y según a quien se encuentre, contará una historia que hablará de la indignación de la gente por los trastornos que generó la rotura de la calle Falucho. "Lo más grave que pasó fue que una señora se cayó tratando de esquivar los montículos de tierra. Nadie me lo contó. Lo vi yo y también la socorrí", contó Castillo que en la esquina enfrente de su casa, hay un centro de jubilados en donde los abuelos buscan bolsones de comida.

Caminar por la cuadra es inquietante ya que el silencio es ensordecedor producto de que los autos no pueden transitar. Pero no es lo único. "Había agua estancada que además de pudrirse, también atraía mosquitos. Tuve que comprar un insecticida para echarle al agua. Ahora ya no se acumula más, pero se junta basura. Todo eso, nada más ni nada menos, que en la puerta de mi casa", comentó indignado y con cierta impotencia por las evasivas que recibió por parte de la Municipalidad ante los pedidos de explicaciones de cuándo finalizará la obra.  

Olga Sosa vive a mitad de cuadra con su familia. Ella aseguró que al momento en el que comenzaron a trabajar le entregaron un papel en el que le informaban de la obra y le ponían un plazo de dos meses para terminarla. Sin embargo, cualquiera que transite por la zona podrá corroborar que esos tiempos no se cumplieron y que no se vislumbra una pronta resolución ya que la empresa contratada no está presente en la esquina del conflicto. Aunque no se mostró molesta, sino más bien resignada, contó que para evitar que su casa se llenara de polvillo tuvo que cerrar todo y poner burletes para sortear el tema de la higiene. 

El vecino que desde hace tiempo viene con los reclamos que no solo los ha hecho en el Ejecutivo municipal, sino que también reclamó en las redes sociales, es Juan Zarandón. "Hace cinco meses que estamos así. Los trabajos tuvieron varias etapas. Estuvo cortado en Falucho y La Heras, levantaron el asfalto y lo volvieron a poner, pero se levantó", detalló y comentó que en una época la Municipalidad les pagaba una cochera para que los vecinos guardaran sus autos.

"Yo no estoy en contra de las obras. Al contrario, pero si se va a interrumpir el normal funcionamiento de la ciudad por lo menos que cumplan con los tiempos pactados. Entiendo que el intendente se burla de nosotros", reclamó Zarandón ante la incertidumbre de qué va a pasar la calle donde vive hace más de tres décadas.

Logín