Escuchá acá la 96.3
X

Le explotó una garrafa y murió en el hospital tras agonizar 20 días

La víctima, que tenía 41 años, sufrió el accidente en la fábrica de chacinados en la que trabajaba. La investigación pasó a manos de un juzgado penal.

La jefa de la Subcomisaría 7ª de Juan Llerena aún no tiene el informe pericial de la División Criminalística, pero prácticamente no tiene dudas de que lo que le ocurrió a Cristian Lucero se trató de un trágico accidente. El viernes 15 de marzo al mediodía, el hombre de 41 años sufrió graves quemaduras por la explosión de una garrafa en su lugar de trabajo, una fábrica de chacinados ubicada en avenida Celeste Felipuzzi. A pesar del esfuerzo de los médicos del Hospital Juan Domingo Perón de Villa Mercedes, el hombre murió este jueves a la mañana tras agonizar 20 días.

La oficial principal Rita Villegas, al frente de la Subcomisaría 7ª, comentó que el estado de Lucero fue grave desde el primer momento y que su pronóstico siempre fue reservado. Si bien todavía no contaba con el certificado de defunción, los médicos le adelantaron que el deceso pudo producirse por una falla en el sistema respiratorio, lo más afectado en el accidente.

“Hace unos años Lucero sufrió un accidente de tránsito que le dejó secuelas permanentes en un riñón y un pulmón, lo que lo limitaba a diario. Nosotros suponemos que esa afección no le permitió recuperarse en el tiempo que pasó internado”, opinó la policía.

Lucero sufrió las quemaduras el viernes 15 de marzo cerca de las 11, cuando ingresó al depósito de la fábrica de chacinados “Jony”, una dependencia separada del lugar de venta.

Lo que detonó fue una garrafa conectada a una pantalla de calefacción, que según sospechan los investigadores tenía una pérdida de gas que inundó lentamente la habitación durante la mañana.

Luego del estallido, dos compañeros trasladaron a la víctima en un vehículo particular hacia Villa Mercedes, donde estuvo internado hasta esta mañana, cuando murió, pasadas las 7.

La Policía se enteró del hecho recién un día después por comentarios de otros vecinos. “Tomamos intervención de oficio y secuestramos varios elementos, además de hacer una inspección ocular en el comercio y tomarles declaración a dos empleados”, informó Villegas, que además explicó que, tras la muerte, la causa pasó del juzgado Correccional y Contravencional a cargo de Santiago Ortiz al juzgado Penal que dirige Leandro Estrada.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Le explotó una garrafa y murió en el hospital tras agonizar 20 días

La víctima, que tenía 41 años, sufrió el accidente en la fábrica de chacinados en la que trabajaba. La investigación pasó a manos de un juzgado penal.

Policlínico Regional Juan Domingo Perón. Allí estuvo internado Lucero hasta su deceso este jueves. Foto: Archivo.

La jefa de la Subcomisaría 7ª de Juan Llerena aún no tiene el informe pericial de la División Criminalística, pero prácticamente no tiene dudas de que lo que le ocurrió a Cristian Lucero se trató de un trágico accidente. El viernes 15 de marzo al mediodía, el hombre de 41 años sufrió graves quemaduras por la explosión de una garrafa en su lugar de trabajo, una fábrica de chacinados ubicada en avenida Celeste Felipuzzi. A pesar del esfuerzo de los médicos del Hospital Juan Domingo Perón de Villa Mercedes, el hombre murió este jueves a la mañana tras agonizar 20 días.

La oficial principal Rita Villegas, al frente de la Subcomisaría 7ª, comentó que el estado de Lucero fue grave desde el primer momento y que su pronóstico siempre fue reservado. Si bien todavía no contaba con el certificado de defunción, los médicos le adelantaron que el deceso pudo producirse por una falla en el sistema respiratorio, lo más afectado en el accidente.

“Hace unos años Lucero sufrió un accidente de tránsito que le dejó secuelas permanentes en un riñón y un pulmón, lo que lo limitaba a diario. Nosotros suponemos que esa afección no le permitió recuperarse en el tiempo que pasó internado”, opinó la policía.

Lucero sufrió las quemaduras el viernes 15 de marzo cerca de las 11, cuando ingresó al depósito de la fábrica de chacinados “Jony”, una dependencia separada del lugar de venta.

Lo que detonó fue una garrafa conectada a una pantalla de calefacción, que según sospechan los investigadores tenía una pérdida de gas que inundó lentamente la habitación durante la mañana.

Luego del estallido, dos compañeros trasladaron a la víctima en un vehículo particular hacia Villa Mercedes, donde estuvo internado hasta esta mañana, cuando murió, pasadas las 7.

La Policía se enteró del hecho recién un día después por comentarios de otros vecinos. “Tomamos intervención de oficio y secuestramos varios elementos, además de hacer una inspección ocular en el comercio y tomarles declaración a dos empleados”, informó Villegas, que además explicó que, tras la muerte, la causa pasó del juzgado Correccional y Contravencional a cargo de Santiago Ortiz al juzgado Penal que dirige Leandro Estrada.

Logín