Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Los peligros de no escuchar

Noelia Barroso

La mitología griega tiene numerosos personajes sorprendentes, únicos y sobre todo ricos en historias y enseñanzas. Como Casandra, que tal vez no sea una de las protagonistas más conocidas de la literatura helenística, pero es tan importante como el resto.

Cuando Casandra nació, su padre Príamo, rey de Troya, hizo una fiesta en las afueras de la ciudad para ella y su hermano gemelo Heleno. Una de las versiones cuenta que sus padres los olvidaron en el templo de Apolo después de los festejos y cuando regresaron, unas serpientes los rodeaban. Así se imprimiría en ellos el don de ver el futuro.

La otra versión quizás más extendida es que Apolo, el dios del sol, al verla de joven, siendo una mujer hermosa de cabello oscuro y rizado, se enamoró de ella y prometió que si se convertía en su esposa le otorgaría el don de la profecía. Casandra accedió pero no cumplió con su parte. Por esto Apolo la castigó escupiéndole en la boca y quitándole la credibilidad. Por más que ella dijera la verdad, nadie le creería. Es curioso que no le haya quitado la predicción de futuro, sino haberla castigado de esta manera.

Así tuvo un papel tan fundamental como nimio en la guerra de Troya, ya que primero cuando vio a Paris vaticinó que llevaría la ciudad a las ruinas, y después vio a Helena como la causante del fin de todo y de todos. Pero lo más importante fue que anunció a su padre y a los reyes la estrategia de los griegos con su caballo de madera, pero nadie le creyó. Entonces ella misma se acercó al regalo maldito e intentó prenderle fuego, pero los troyanos la detuvieron, la insultaron y la sacaron del lugar. Las consecuencias fueron terribles.

También predijo la muerte de Laocoonte y sus hijos, pero nuevamente sus palabras no fueron tenidas en cuenta y comenzaron a tomarla por loca. No muchas mujeres son escuchadas en una sociedad inmersa en el poderío de los hombres. Cuando la ciudad fue tomada por los helenos, Casandra se refugió en el templo de Atenea pero Ájax Menor (no Ájax el héroe) la encontró, y rompiendo la estatua de la diosa, la tomó prisionera y la entregó al rey Agamenón como esclava y amante.

El fin de Casandra, visto pero no evitado, fue por celos a manos de Clitemnestra, esposa de Agamenón y hermana de Helena. Pero aun en estos días su nombre continúa resonando en canciones como “El tuerto y los ciegos”, de Sui Generis; o en el tema que compuso el grupo sueco ABBA “Cassandra”. Además, en 2007 el cantante español Ismael Serrano hizo lo propio. En el cine, las películas “Doce monos” y el filme de Woody Allen “Poderosa Afrodita” hacen referencia al mito.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los peligros de no escuchar

La mitología griega tiene numerosos personajes sorprendentes, únicos y sobre todo ricos en historias y enseñanzas. Como Casandra, que tal vez no sea una de las protagonistas más conocidas de la literatura helenística, pero es tan importante como el resto.

Cuando Casandra nació, su padre Príamo, rey de Troya, hizo una fiesta en las afueras de la ciudad para ella y su hermano gemelo Heleno. Una de las versiones cuenta que sus padres los olvidaron en el templo de Apolo después de los festejos y cuando regresaron, unas serpientes los rodeaban. Así se imprimiría en ellos el don de ver el futuro.

La otra versión quizás más extendida es que Apolo, el dios del sol, al verla de joven, siendo una mujer hermosa de cabello oscuro y rizado, se enamoró de ella y prometió que si se convertía en su esposa le otorgaría el don de la profecía. Casandra accedió pero no cumplió con su parte. Por esto Apolo la castigó escupiéndole en la boca y quitándole la credibilidad. Por más que ella dijera la verdad, nadie le creería. Es curioso que no le haya quitado la predicción de futuro, sino haberla castigado de esta manera.

Así tuvo un papel tan fundamental como nimio en la guerra de Troya, ya que primero cuando vio a Paris vaticinó que llevaría la ciudad a las ruinas, y después vio a Helena como la causante del fin de todo y de todos. Pero lo más importante fue que anunció a su padre y a los reyes la estrategia de los griegos con su caballo de madera, pero nadie le creyó. Entonces ella misma se acercó al regalo maldito e intentó prenderle fuego, pero los troyanos la detuvieron, la insultaron y la sacaron del lugar. Las consecuencias fueron terribles.

También predijo la muerte de Laocoonte y sus hijos, pero nuevamente sus palabras no fueron tenidas en cuenta y comenzaron a tomarla por loca. No muchas mujeres son escuchadas en una sociedad inmersa en el poderío de los hombres. Cuando la ciudad fue tomada por los helenos, Casandra se refugió en el templo de Atenea pero Ájax Menor (no Ájax el héroe) la encontró, y rompiendo la estatua de la diosa, la tomó prisionera y la entregó al rey Agamenón como esclava y amante.

El fin de Casandra, visto pero no evitado, fue por celos a manos de Clitemnestra, esposa de Agamenón y hermana de Helena. Pero aun en estos días su nombre continúa resonando en canciones como “El tuerto y los ciegos”, de Sui Generis; o en el tema que compuso el grupo sueco ABBA “Cassandra”. Además, en 2007 el cantante español Ismael Serrano hizo lo propio. En el cine, las películas “Doce monos” y el filme de Woody Allen “Poderosa Afrodita” hacen referencia al mito.

Logín