Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

En alerta: la provincia ingresa a la temporada alta de incendios

Las zonas de mayor riesgo son las sierras centrales y de los Comechingones. En San Luis Solidario señalaron que es un período que empieza en julio, en el que los pastizales están más propensos a arder. 

La llegada de los fríos más intensos del año coincide con el inicio de la temporada alta de incendios que, según anunció el Programa San Luis Solidario, empieza a partir de la semana que viene. Si bien técnicamente el período de alerta se extiende por dos meses, en el organismo gubernamental de emergencias indicaron que podría prolongarse hasta setiembre, octubre e inclusive hasta diciembre. Así ocurrió el año pasado, cuando debieron combatir focos intencionales hasta casi el comienzo del verano.

"En julio iniciamos el período de incendios, generalmente con un alerta alta hasta agosto porque se considera que los pastizales, que son el combustible natural, están propensos a arder con mayor intensidad", explicó el jefe de San Luis Solidario, Damián Gómez, quien indicó que en la mayoría de los casos el fuego tiene origen en la quema de pasturas sin autorización, ni supervisión del organismo encargado de los controles, que es el mismo que está a su cargo.

Además, el funcionario dijo que las zonas de mayor riesgo en la provincia son las Sierras Centrales y las que conforman la Costa de los Comechingones, ambos sectores de muy difícil acceso para los equipos de emergencias y donde debe cumplirse con la obligación de realizar picadas cortafuego, exigidas por ley.

"La probabilidad de que ardan más rápido los pastizales es porque hubo muchas heladas también, eso pasa porque la vegetación se seca y se quema. Por lógica, serían ideales más precipitaciones y menos frío para que el verde tenga mayor duración y no esté propenso a arder con facilidad como ahora", explicó Gómez.

Aunque el factor climático tiene mucha incidencia para que se desaten incendios forestales, el elemento humano es el otro determinante que actúa en la generación del fuego, ya que de manera irresponsable se producen quemas no autorizadas, una actividad que el año pasado dejó un saldo de al menos 20 hectáreas devastadas por las llamas, que tardarán muchas generaciones en reconstituirse.

"En los campos no se puede iniciar fuego sin los permisos correspondientes, como tampoco se puede hacer un asado en cualquier parte si no es en los sectores destinados para ese fin, siguiendo todas las recomendaciones para que no represente un riesgo", sostuvo el titular de San Luis Solidario.

Las principales causas de incendios forestales son las quemas controladas que, si bien están permitidas, en ocasiones desembocan en un desastre con consecuencias económicas y ambientales importantes.

La Ley provincial de Incendios Rurales y Forestales en su artículo quince establece: "Está prohibida la quema como herramienta de manejo, salvo previa autorización de la autoridad de aplicación permitida por el Ejecutivo provincial" y agrega que para tal fin se establecerán "las condiciones y límites geográficos, y controlará su ejecución y posterior tratamiento del suelo".

El inicio del fuego controlado es una práctica muy común en las zonas de producción ganaderas para lograr pastos con un rebrote de mejor calidad, cuyo destino es servir como alimento de los animales", afirmó.

En sí mismo, ese método ancestral no es ilegal pero para concretarlo es obligación contar con las picadas contrafuego correspondientes, un requisito que muchos incumplen. Según la reglamentación,  deben tener 30 metros de ancho por un doble propósito: servir como barrera contra el avance del fuego y permitir a los bomberos  que puedan circular hacia puntos estratégicos, dentro de los campos, y así combatir las llamas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En alerta: la provincia ingresa a la temporada alta de incendios

Las zonas de mayor riesgo son las sierras centrales y de los Comechingones. En San Luis Solidario señalaron que es un período que empieza en julio, en el que los pastizales están más propensos a arder. 

Precaución. La quema de pastizales no está prohibida pero se debe hacer con picadas cortafuego. Foto: El Diario.

La llegada de los fríos más intensos del año coincide con el inicio de la temporada alta de incendios que, según anunció el Programa San Luis Solidario, empieza a partir de la semana que viene. Si bien técnicamente el período de alerta se extiende por dos meses, en el organismo gubernamental de emergencias indicaron que podría prolongarse hasta setiembre, octubre e inclusive hasta diciembre. Así ocurrió el año pasado, cuando debieron combatir focos intencionales hasta casi el comienzo del verano.

"En julio iniciamos el período de incendios, generalmente con un alerta alta hasta agosto porque se considera que los pastizales, que son el combustible natural, están propensos a arder con mayor intensidad", explicó el jefe de San Luis Solidario, Damián Gómez, quien indicó que en la mayoría de los casos el fuego tiene origen en la quema de pasturas sin autorización, ni supervisión del organismo encargado de los controles, que es el mismo que está a su cargo.

Además, el funcionario dijo que las zonas de mayor riesgo en la provincia son las Sierras Centrales y las que conforman la Costa de los Comechingones, ambos sectores de muy difícil acceso para los equipos de emergencias y donde debe cumplirse con la obligación de realizar picadas cortafuego, exigidas por ley.

"La probabilidad de que ardan más rápido los pastizales es porque hubo muchas heladas también, eso pasa porque la vegetación se seca y se quema. Por lógica, serían ideales más precipitaciones y menos frío para que el verde tenga mayor duración y no esté propenso a arder con facilidad como ahora", explicó Gómez.

Aunque el factor climático tiene mucha incidencia para que se desaten incendios forestales, el elemento humano es el otro determinante que actúa en la generación del fuego, ya que de manera irresponsable se producen quemas no autorizadas, una actividad que el año pasado dejó un saldo de al menos 20 hectáreas devastadas por las llamas, que tardarán muchas generaciones en reconstituirse.

"En los campos no se puede iniciar fuego sin los permisos correspondientes, como tampoco se puede hacer un asado en cualquier parte si no es en los sectores destinados para ese fin, siguiendo todas las recomendaciones para que no represente un riesgo", sostuvo el titular de San Luis Solidario.

Las principales causas de incendios forestales son las quemas controladas que, si bien están permitidas, en ocasiones desembocan en un desastre con consecuencias económicas y ambientales importantes.

La Ley provincial de Incendios Rurales y Forestales en su artículo quince establece: "Está prohibida la quema como herramienta de manejo, salvo previa autorización de la autoridad de aplicación permitida por el Ejecutivo provincial" y agrega que para tal fin se establecerán "las condiciones y límites geográficos, y controlará su ejecución y posterior tratamiento del suelo".

El inicio del fuego controlado es una práctica muy común en las zonas de producción ganaderas para lograr pastos con un rebrote de mejor calidad, cuyo destino es servir como alimento de los animales", afirmó.

En sí mismo, ese método ancestral no es ilegal pero para concretarlo es obligación contar con las picadas contrafuego correspondientes, un requisito que muchos incumplen. Según la reglamentación,  deben tener 30 metros de ancho por un doble propósito: servir como barrera contra el avance del fuego y permitir a los bomberos  que puedan circular hacia puntos estratégicos, dentro de los campos, y así combatir las llamas.

Logín