Escuchá acá la 96.3
X

Zanjitas: sobrevivientes y familiares marcharon para pedir que Dios ilumine a la Justicia

Este viernes, los seres queridos de las seis nenas y de las dos docentes que murieron en el choque del tren contra el colectivo caminaron con velas, a paso lento y firme.

Con la incertidumbre de no saber si el lunes inicia el juicio contra Mabel Tyempertyopolos, la propietaria de la empresa Polo, a la que pertenecía el ómnibus que fue embestido por el tren carguero que provocó la muerte de cinco nenas y dos docentes, los familiares de las víctimas y las sobrevivientes de la tragedia marcharon este viernes desde la Catedral hasta Tribunales para pedir que Dios ilumine a la Justicia.

"Lamentablemente no sabemos si el juicio sigue o no, y lo que hoy debería haber sido una marcha para recordarlas se transformó en un pedido de Justicia. Así que, convoco a todas las mamás a que recemos un Padre Nuestro, ya que no podemos ir a la Catedral porque, quien dio falsos testimonios es quien da la misa. Queremos que todo salga bien: tengamos Justicia y nuestras niñas descansen en paz, y las que están acá puedan cerrar una etapa", expresó Verónica Santarella, madre de una de las nenas que sobrevivió al choque.

 

 

 

Las ahora jóvenes de 18 años, que sobrevivieron a la tragedia, llevaban la bandera que las acompaña cada vez que salen a la calle a homenajear a sus compañeras y amigas, o a pedir por ellas. Detrás de ellas iban los familiares. Todos tenían una vela que después depositaron en las escaleras de Tribunales para que simbólicamente iluminen a los jueces.

Alejandra Manucha, la madre de Daira, una de las pequeñas que falleció, aseguró: "Es algo muy sucio, turbio y desprolijo, es obvio que esta señora ha tratado de zafar, todos estos años, de esta responsabilidad, y la nueva es hacernos creer que está mal de la cabeza para que no le llegue la Justicia. Basta de que presente certificados, en el juicio anterior hizo lo mismo y quedó todo impune. No es justo que ahora haga lo mismo. Ahora que es ella la enjuiciada no es justo. Nos indigna que no se haga responsable, queremos que dé la cara y que terminemos como debe ser, como corresponde". Santarella agregó: "Además, si es como se comenta por ahí, que se quiso suicidar por todo esto, es obvio para nosotros que es una jugada para declararse insana. Si ella no tiene la culpa, que se presente".

Manucha afirmó que los padres están azorados. "El primer juicio tendría que haber sido al colegio, porque ahí depositamos la confianza, ahí se gestó el viaje. En estos 8 años ya no sabemos qué hacer, no hay nadie que nos diga qué paso y por qué. Vivimos en la incertidumbre constante. Queremos justicia para cerrar este dolor y que se pueda acompañar desde otro lado, y no desde la rabia e impotencia de saber que perdimos a nuestras hijas. Tenemos que salir a pedir Justicia a la calle, es una vergüenza".

Santarella  expresó que cada vez que tienen que salir a pedir Justicia remueven todo el dolor que sintieron aquel 2 de noviembre de 2011. "Creíamos que esta iba a ser la última marcha y tenía otro significado, no pedir Justicia porque se estaba expresando. Ya tenemos fecha para las pericias psicológicas que nunca se hicieron. Después de ocho años las van a hacer, sabemos que por más que pasen veinte años, las secuelas siempre serán las mismas. El dolor está, sus compañeras no están. Antes no teníamos nada, ahora esperamos esta instancia y también al lunes para saber qué va a pasar", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Zanjitas: sobrevivientes y familiares marcharon para pedir que Dios ilumine a la Justicia

Este viernes, los seres queridos de las seis nenas y de las dos docentes que murieron en el choque del tren contra el colectivo caminaron con velas, a paso lento y firme.

Con la incertidumbre de no saber si el lunes inicia el juicio contra Mabel Tyempertyopolos, la propietaria de la empresa Polo, a la que pertenecía el ómnibus que fue embestido por el tren carguero que provocó la muerte de cinco nenas y dos docentes, los familiares de las víctimas y las sobrevivientes de la tragedia marcharon este viernes desde la Catedral hasta Tribunales para pedir que Dios ilumine a la Justicia.

"Lamentablemente no sabemos si el juicio sigue o no, y lo que hoy debería haber sido una marcha para recordarlas se transformó en un pedido de Justicia. Así que, convoco a todas las mamás a que recemos un Padre Nuestro, ya que no podemos ir a la Catedral porque, quien dio falsos testimonios es quien da la misa. Queremos que todo salga bien: tengamos Justicia y nuestras niñas descansen en paz, y las que están acá puedan cerrar una etapa", expresó Verónica Santarella, madre de una de las nenas que sobrevivió al choque.

 

 

 

Las ahora jóvenes de 18 años, que sobrevivieron a la tragedia, llevaban la bandera que las acompaña cada vez que salen a la calle a homenajear a sus compañeras y amigas, o a pedir por ellas. Detrás de ellas iban los familiares. Todos tenían una vela que después depositaron en las escaleras de Tribunales para que simbólicamente iluminen a los jueces.

Alejandra Manucha, la madre de Daira, una de las pequeñas que falleció, aseguró: "Es algo muy sucio, turbio y desprolijo, es obvio que esta señora ha tratado de zafar, todos estos años, de esta responsabilidad, y la nueva es hacernos creer que está mal de la cabeza para que no le llegue la Justicia. Basta de que presente certificados, en el juicio anterior hizo lo mismo y quedó todo impune. No es justo que ahora haga lo mismo. Ahora que es ella la enjuiciada no es justo. Nos indigna que no se haga responsable, queremos que dé la cara y que terminemos como debe ser, como corresponde". Santarella agregó: "Además, si es como se comenta por ahí, que se quiso suicidar por todo esto, es obvio para nosotros que es una jugada para declararse insana. Si ella no tiene la culpa, que se presente".

Manucha afirmó que los padres están azorados. "El primer juicio tendría que haber sido al colegio, porque ahí depositamos la confianza, ahí se gestó el viaje. En estos 8 años ya no sabemos qué hacer, no hay nadie que nos diga qué paso y por qué. Vivimos en la incertidumbre constante. Queremos justicia para cerrar este dolor y que se pueda acompañar desde otro lado, y no desde la rabia e impotencia de saber que perdimos a nuestras hijas. Tenemos que salir a pedir Justicia a la calle, es una vergüenza".

Santarella  expresó que cada vez que tienen que salir a pedir Justicia remueven todo el dolor que sintieron aquel 2 de noviembre de 2011. "Creíamos que esta iba a ser la última marcha y tenía otro significado, no pedir Justicia porque se estaba expresando. Ya tenemos fecha para las pericias psicológicas que nunca se hicieron. Después de ocho años las van a hacer, sabemos que por más que pasen veinte años, las secuelas siempre serán las mismas. El dolor está, sus compañeras no están. Antes no teníamos nada, ahora esperamos esta instancia y también al lunes para saber qué va a pasar", concluyó.

Logín