Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Denuncian otra vez a Libres del Sur por aprietes y estafas en un plan nacional

Es por el pago del Salario Social Complementario. Los beneficiarios afirman que hace dos años les exigen plata, además de participar de actos políticos de Avanzar-Cambiemos, amenazados con la quita del aporte económico.

 

Beneficiarios del plan nacional Salario Social Complementario volvieron a ratificar su denuncia contra la agrupación política Libres del Sur, quien está a cargo de manejar el beneficio económico en la provincia de San Luis. Aseguraron, como hace dos años, que les siguen pidiendo una parte del sueldo para fines que desconocen y que además los obligaron a participar activamente de la campaña de Avanzar-Cambiemos en las últimas elecciones. Afirman que si se rehúsan a hacerlo, los amenazan con quitarles el beneficio económico, como ya les pasó a algunas personas, siendo ese el único ingreso familiar que tienen.

"La primera denuncia fue hecha en 2017, cuando a los beneficiarios se les pedía el 5 por ciento. El aporte en ese momento era de 200 pesos. Hoy es de 300 más 150 para la comida que supuestamente hacen en los comedores y otros 50 pesos más (el plan es de 7.500 pesos). También son obligados a concurrir a actos políticos y si no van, son amenazados con la baja. Si la gente no da la plata que se le pide es agredida física y verbalmente por los coordinadores. A algunos que les sacaron el plan, les retuvieron la tarjeta y la clave para seguir cobrándolo", aseguró Miriam Lucero, quien ayuda en la denuncia a las personas que integran la agrupación Barrios de Pie y también son beneficiarios del plan nacional.

Veinte personas se acercaron a El Diario de la República a evidenciar estas irregularidades. En general había rostros de preocupación por lo que puede pasar a futuro, pero también un hartazgo por los malos manejos que denuncian.

"Nos decían que si no dábamos los aportes, nos daban la baja. Era dinero que supuestamente servía para nosotros. Nos decían que se destinaba para la comida que nos mandaban, para el merendero donde trabajábamos, para la leche, el azúcar. Fueron contadas las veces que los productos llegaron en el camión. Fue un par de meses nomás, pero nosotros de todas formas seguimos pagando los aportes en vano, porque además terminamos comprando la mercadería de nuestro bolsillo. Nos amargó mucho la situación porque sentíamos que tirábamos la plata", relató Araceli Chianea, una de las beneficiarias, que ya hace dos meses dejó de percibir el dinero sin ningún aviso previo.

"Cuando no fuimos a una marcha política, nos tiraron cascotes y basura al merendero", Araceli Chianea.

Luego continuó: "Soy de San Francisco y estaba alquilando con mi madre y mis hermanitos, pero hace dos meses que no cobro el plan, así que nos tuvimos que ir. No me dijeron nunca nada, simplemente dejé de cobrar. No tenemos ningún otro ingreso".

Otra que está viviendo el mismo drama es Marisel Izaguirre: "Cuando dejé de pagar los aportes, nos quitaron el plan. Hace dos meses que no cobro. Yo vivo solamente con mis dos nenas y ese era el único ingreso que teníamos. Estamos pasando muchas necesidades", afirmó desesperada.

Los beneficiarios aseguran que consideran injusto cómo los tratan, pero algunos ante la necesidad económica se ven atados de pies y manos. "Recuerdo que una vez no entregué el aporte porque separé esa plata para comprar cosas para mi hijo. El que nos cobraba me dijo que podía pagarlo al otro mes, pero en vez de 400 pesos como correspondía me exigió que le pague 650, porque me demoré. Y si no le pagaba eso me daba de baja. Desde ahí que pagué siempre aunque me quedara corto para los pañales de mi hijo o los materiales para la casa precaria que tenemos en el barrio La República. Por miedo de enfrentarlos y que me saquen el plan, nunca me animé a hacer algo contra ellos", manifestó Juan Roldán, otro beneficiario.

Las denuncias policiales que están radicadas en la Comisaría 2ª, apuntan a Libres del Sur, liderada por Joaquín Mansilla e integrada entre otros, por Ariel Braverman (El Diario trató de contactarlo sin éxito), uno de los nombres más mencionados por los beneficiarios de los planes. Sin embargo, los reclamos también exceden a esa agrupación.

"La gente es obligada hasta el día de hoy a asistir a los actos políticos de Claudio Poggi, Gastón Hissa, Joaquín Mansilla y Federico Tula. No les importa si las mujeres tienen bebés, si hace frío o hace calor. Solo quieren que vayan a los actos políticos", indicó Lucero.

"Por las amenazas nunca me atrasé en un pago, aunque me quedara corto para los pañales de mi hijo", Juan Roldán.

Chianea agregó: "Muchas veces me sentí presionada. El año pasado  nos negamos a ir a una marcha y nos tiraron cascotes y basura al merendero. A una compañera la amenazaron con darla de baja del plan. A nosotros nos daba mucho miedo la situación". Izaguirre aportó: "Si no íbamos a las marchas, nos suspendían, no nos traían la mercadería y nos acusaban de robarla. Nosotros lo único que hacíamos era ayudar a la gente".

Un beneficiario que pidió que El Diario preserve su identidad, manifestó que "a ellos no les importa nada con tal que nosotros vayamos a los eventos. Yo tengo lesionada la rodilla, pero igual tenía que estar parado en un lugar durante horas. Tenía que estar sí o sí. También nos hacían pintar las paredes y las calles por la campaña. Recuerdo que para un acto de Poggi, de esta campaña, nos hicieron ir a un club, donde hacía un calor impresionante y no podíamos respirar, pero igual teníamos que hacer bulto. Muchas personas se descompensaron ese día. Nos tuvimos que quedar hasta el final y nos hicieron esperar cuatro horas más para que el transporte nos lleve de vuelta. Ese día me enfermé una semana, pero no les importó e igual me obligaron ir a los eventos políticos".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Denuncian otra vez a Libres del Sur por aprietes y estafas en un plan nacional

Es por el pago del Salario Social Complementario. Los beneficiarios afirman que hace dos años les exigen plata, además de participar de actos políticos de Avanzar-Cambiemos, amenazados con la quita del aporte económico.

Denuncia. Fue hecha en 2017 y desde ese entonces afirman que la situación solo se agravó. Foto: Marianela Sánchez.

 

Beneficiarios del plan nacional Salario Social Complementario volvieron a ratificar su denuncia contra la agrupación política Libres del Sur, quien está a cargo de manejar el beneficio económico en la provincia de San Luis. Aseguraron, como hace dos años, que les siguen pidiendo una parte del sueldo para fines que desconocen y que además los obligaron a participar activamente de la campaña de Avanzar-Cambiemos en las últimas elecciones. Afirman que si se rehúsan a hacerlo, los amenazan con quitarles el beneficio económico, como ya les pasó a algunas personas, siendo ese el único ingreso familiar que tienen.

"La primera denuncia fue hecha en 2017, cuando a los beneficiarios se les pedía el 5 por ciento. El aporte en ese momento era de 200 pesos. Hoy es de 300 más 150 para la comida que supuestamente hacen en los comedores y otros 50 pesos más (el plan es de 7.500 pesos). También son obligados a concurrir a actos políticos y si no van, son amenazados con la baja. Si la gente no da la plata que se le pide es agredida física y verbalmente por los coordinadores. A algunos que les sacaron el plan, les retuvieron la tarjeta y la clave para seguir cobrándolo", aseguró Miriam Lucero, quien ayuda en la denuncia a las personas que integran la agrupación Barrios de Pie y también son beneficiarios del plan nacional.

Veinte personas se acercaron a El Diario de la República a evidenciar estas irregularidades. En general había rostros de preocupación por lo que puede pasar a futuro, pero también un hartazgo por los malos manejos que denuncian.

"Nos decían que si no dábamos los aportes, nos daban la baja. Era dinero que supuestamente servía para nosotros. Nos decían que se destinaba para la comida que nos mandaban, para el merendero donde trabajábamos, para la leche, el azúcar. Fueron contadas las veces que los productos llegaron en el camión. Fue un par de meses nomás, pero nosotros de todas formas seguimos pagando los aportes en vano, porque además terminamos comprando la mercadería de nuestro bolsillo. Nos amargó mucho la situación porque sentíamos que tirábamos la plata", relató Araceli Chianea, una de las beneficiarias, que ya hace dos meses dejó de percibir el dinero sin ningún aviso previo.

"Cuando no fuimos a una marcha política, nos tiraron cascotes y basura al merendero", Araceli Chianea.

Luego continuó: "Soy de San Francisco y estaba alquilando con mi madre y mis hermanitos, pero hace dos meses que no cobro el plan, así que nos tuvimos que ir. No me dijeron nunca nada, simplemente dejé de cobrar. No tenemos ningún otro ingreso".

Otra que está viviendo el mismo drama es Marisel Izaguirre: "Cuando dejé de pagar los aportes, nos quitaron el plan. Hace dos meses que no cobro. Yo vivo solamente con mis dos nenas y ese era el único ingreso que teníamos. Estamos pasando muchas necesidades", afirmó desesperada.

Los beneficiarios aseguran que consideran injusto cómo los tratan, pero algunos ante la necesidad económica se ven atados de pies y manos. "Recuerdo que una vez no entregué el aporte porque separé esa plata para comprar cosas para mi hijo. El que nos cobraba me dijo que podía pagarlo al otro mes, pero en vez de 400 pesos como correspondía me exigió que le pague 650, porque me demoré. Y si no le pagaba eso me daba de baja. Desde ahí que pagué siempre aunque me quedara corto para los pañales de mi hijo o los materiales para la casa precaria que tenemos en el barrio La República. Por miedo de enfrentarlos y que me saquen el plan, nunca me animé a hacer algo contra ellos", manifestó Juan Roldán, otro beneficiario.

Las denuncias policiales que están radicadas en la Comisaría 2ª, apuntan a Libres del Sur, liderada por Joaquín Mansilla e integrada entre otros, por Ariel Braverman (El Diario trató de contactarlo sin éxito), uno de los nombres más mencionados por los beneficiarios de los planes. Sin embargo, los reclamos también exceden a esa agrupación.

"La gente es obligada hasta el día de hoy a asistir a los actos políticos de Claudio Poggi, Gastón Hissa, Joaquín Mansilla y Federico Tula. No les importa si las mujeres tienen bebés, si hace frío o hace calor. Solo quieren que vayan a los actos políticos", indicó Lucero.

"Por las amenazas nunca me atrasé en un pago, aunque me quedara corto para los pañales de mi hijo", Juan Roldán.

Chianea agregó: "Muchas veces me sentí presionada. El año pasado  nos negamos a ir a una marcha y nos tiraron cascotes y basura al merendero. A una compañera la amenazaron con darla de baja del plan. A nosotros nos daba mucho miedo la situación". Izaguirre aportó: "Si no íbamos a las marchas, nos suspendían, no nos traían la mercadería y nos acusaban de robarla. Nosotros lo único que hacíamos era ayudar a la gente".

Un beneficiario que pidió que El Diario preserve su identidad, manifestó que "a ellos no les importa nada con tal que nosotros vayamos a los eventos. Yo tengo lesionada la rodilla, pero igual tenía que estar parado en un lugar durante horas. Tenía que estar sí o sí. También nos hacían pintar las paredes y las calles por la campaña. Recuerdo que para un acto de Poggi, de esta campaña, nos hicieron ir a un club, donde hacía un calor impresionante y no podíamos respirar, pero igual teníamos que hacer bulto. Muchas personas se descompensaron ese día. Nos tuvimos que quedar hasta el final y nos hicieron esperar cuatro horas más para que el transporte nos lleve de vuelta. Ese día me enfermé una semana, pero no les importó e igual me obligaron ir a los eventos políticos".

Logín