eldiariodelarepublica.com
"El Centro Oncológico Integral es uno de los mejores del país"

Escuchá acá la 90.9
X

"El Centro Oncológico Integral es uno de los mejores del país"

Lo dijo Maximiliano Morales, un médico que recibió un trasplante de médula ósea por parte de su hermana para luchar contra un cáncer. Ahora busca concientizar con su experiencia.

Su conmovedora lucha contra un linfoma de Hodgkin, que incluyó años de quimioterapia y dos trasplantes de médula ósea (en la última su hermana Guadalupe fue donante), inspiraron a Maximiliano Morales de 33 años de edad a querer concientizar a la sociedad sobre la donación a través de la difusión de su historia. El médico deportólogo, famoso por haber grabado un video sobre el procedimiento de donación, estuvo ayer en San Luis para brindar una charla a estudiantes de medicina de la

Universidad Católica de Cuyo y para conocer el avance sanitario que exhibe la provincia. 

A la mañana, el médico y paciente oncológico se reunió con la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo para conocer las políticas puntanas en materia sanitaria. "Me mostró todo lo que hace el Gobierno en materia de salud, cómo se trabaja en equipo.

Noté la buena organización que hay. Me mostraron el proyecto del nuevo Hospital Central y quedé impactado. La obra es monumental y es algo que necesita la sociedad. Fue una satisfacción como médico y como paciente, por saber que el Gobierno apoya a su gente".

Luego conoció las instalaciones del nuevo Centro Oncológico Integral que hoy funciona en la ex Residencia Oficial, donada por el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Morales indicó que "es un lugar impactante por la infraestructura, la pulcritud, la interdisciplinariedad que hay. Más allá de haber sido médico, como paciente conocí otros centros oncológicos en el país y éste no tiene nada que envidiarle a los mejores de Buenos Aires. Dicen que San Luis es un mundo aparte y lo constaté". 

Luego concluyó: "Esto gratifica al paciente. Parece una pavada pero estar haciendo la quimioterapia con una ventana donde se ve un parque, es fundamental. Ayuda mucho psicológicamente. En una habitación oscura, el paciente siente que está más cerca de la muerte que otra cosa. Con el paisaje, uno enfoca todo de otra forma. No hay que subestimar la mente. Me voy impactado de acá".

Más tarde el médico dio una charla a estudiantes de medicina de la Universidad Católica de Cuyo. Aseguró que es algo que no hace regularmente pero que está dispuesto a hacerlo si surge la posibilidad ya que considera que aún queda mucho por difundir y enseñar a la sociedad argentina.

 

Una lucha conmovedora

"Mi hermana una vez me dijo '¿no te cansás de decir siempre lo mismo?' y en realidad uno se cansaría si se lo dijera siempre a la misma persona. Cuando uno comunica esto a distintas personas y ve la reacción que tiene el otro, es algo muy gratificante. Uno no se termina de acostumbrar al agradecimiento del paciente con un abrazo o una lágrima", aseguró Morales sobre su experiencia como comunicador.

En 2010 se recibió de médico. Al año siguiente cuando iba a empezar su especialización en cardiología infantil, le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, un cáncer en los ganglios. El tratamiento que en principio iban a ser seis meses, se convirtió en ocho años de sesiones de quimioterapia y dos trasplantes de médula. Uno fue un autotrasplante al no tener afectada su propia médula, pero no sirvió. Para la segunda, su hermana menor, Guadalupe, le donó sus células madre de su médula. El proceso fue documentado por el paciente a modo de concientización a la sociedad.

"La idea de grabar el video surgió porque uno como médico tiene instalada la idea de ayudar a sus pacientes. Me invadió un sentimiento de inutilidad porque estoy acostumbrado a hacer y cuando estás encerrado entre cuatro paredes blancas, la verdad es que no me sentía bien para nada. Pensé en cómo ocupar el tiempo y se me ocurrió grabar el video. Decía que si lo veían cinco mil personas me daba por hecho y al final alcanzó un millón cien mil reproducciones. La devolución por parte de los pacientes y los familiares fue muy buena", afirmó.

Luego agregó: "Creo que el argentino en sí es solidario en estas situaciones, pero falta mucha educación, difusión sobre todo esto. El Incucai me escribió agradeciéndome por el video y mostrar a mi hermana en el momento que me dona la médula ósea, mientras se ríe y usa el celular, porque eso logra descontracturar muchísimo. El común de la gente cuando le hablan de médula ósea piensa en la columna vertebral. Es el mito a vencer".

Hoy asegura estar "diez puntos" de salud. Si bien todavía tiene que tomar varios medicamentos, confía en que a fin de mes le den la tan ansiada alta definitiva, con la que por fin espera poder ejercer su profesión.

El transcurso de los días de tratamiento para el paciente oncológico son muy traumáticos. Morales dio su propia experiencia: "Para enfrentar esto, lo primero es enojarse mucho, putear, llorar mucho, hacer el duelo de algo que uno está viviendo en el momento. Una vez que pase esa etapa, hay que asimilar el problema y tomar acción. En esto último influye mucho las herramientas que la familia le ha dado a uno, en el sentido de la educación emocional para enfrentar las cosas. Yo puedo decir mi experiencia a un paciente, pero quizás para él, no le sirve o no lo puede aplicar. No hay un modo universal de pasar esto".
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"El Centro Oncológico Integral es uno de los mejores del país"

Lo dijo Maximiliano Morales, un médico que recibió un trasplante de médula ósea por parte de su hermana para luchar contra un cáncer. Ahora busca concientizar con su experiencia.

Morales y la directora del Centro Oncológico Integral, Romina Brombín, ayer en los boxes de quimioterapia. Foto: Marianela Sánchez.

Su conmovedora lucha contra un linfoma de Hodgkin, que incluyó años de quimioterapia y dos trasplantes de médula ósea (en la última su hermana Guadalupe fue donante), inspiraron a Maximiliano Morales de 33 años de edad a querer concientizar a la sociedad sobre la donación a través de la difusión de su historia. El médico deportólogo, famoso por haber grabado un video sobre el procedimiento de donación, estuvo ayer en San Luis para brindar una charla a estudiantes de medicina de la

Universidad Católica de Cuyo y para conocer el avance sanitario que exhibe la provincia. 

A la mañana, el médico y paciente oncológico se reunió con la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo para conocer las políticas puntanas en materia sanitaria. "Me mostró todo lo que hace el Gobierno en materia de salud, cómo se trabaja en equipo.

Noté la buena organización que hay. Me mostraron el proyecto del nuevo Hospital Central y quedé impactado. La obra es monumental y es algo que necesita la sociedad. Fue una satisfacción como médico y como paciente, por saber que el Gobierno apoya a su gente".

Luego conoció las instalaciones del nuevo Centro Oncológico Integral que hoy funciona en la ex Residencia Oficial, donada por el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Morales indicó que "es un lugar impactante por la infraestructura, la pulcritud, la interdisciplinariedad que hay. Más allá de haber sido médico, como paciente conocí otros centros oncológicos en el país y éste no tiene nada que envidiarle a los mejores de Buenos Aires. Dicen que San Luis es un mundo aparte y lo constaté". 

Luego concluyó: "Esto gratifica al paciente. Parece una pavada pero estar haciendo la quimioterapia con una ventana donde se ve un parque, es fundamental. Ayuda mucho psicológicamente. En una habitación oscura, el paciente siente que está más cerca de la muerte que otra cosa. Con el paisaje, uno enfoca todo de otra forma. No hay que subestimar la mente. Me voy impactado de acá".

Más tarde el médico dio una charla a estudiantes de medicina de la Universidad Católica de Cuyo. Aseguró que es algo que no hace regularmente pero que está dispuesto a hacerlo si surge la posibilidad ya que considera que aún queda mucho por difundir y enseñar a la sociedad argentina.

 

Una lucha conmovedora

"Mi hermana una vez me dijo '¿no te cansás de decir siempre lo mismo?' y en realidad uno se cansaría si se lo dijera siempre a la misma persona. Cuando uno comunica esto a distintas personas y ve la reacción que tiene el otro, es algo muy gratificante. Uno no se termina de acostumbrar al agradecimiento del paciente con un abrazo o una lágrima", aseguró Morales sobre su experiencia como comunicador.

En 2010 se recibió de médico. Al año siguiente cuando iba a empezar su especialización en cardiología infantil, le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, un cáncer en los ganglios. El tratamiento que en principio iban a ser seis meses, se convirtió en ocho años de sesiones de quimioterapia y dos trasplantes de médula. Uno fue un autotrasplante al no tener afectada su propia médula, pero no sirvió. Para la segunda, su hermana menor, Guadalupe, le donó sus células madre de su médula. El proceso fue documentado por el paciente a modo de concientización a la sociedad.

"La idea de grabar el video surgió porque uno como médico tiene instalada la idea de ayudar a sus pacientes. Me invadió un sentimiento de inutilidad porque estoy acostumbrado a hacer y cuando estás encerrado entre cuatro paredes blancas, la verdad es que no me sentía bien para nada. Pensé en cómo ocupar el tiempo y se me ocurrió grabar el video. Decía que si lo veían cinco mil personas me daba por hecho y al final alcanzó un millón cien mil reproducciones. La devolución por parte de los pacientes y los familiares fue muy buena", afirmó.

Luego agregó: "Creo que el argentino en sí es solidario en estas situaciones, pero falta mucha educación, difusión sobre todo esto. El Incucai me escribió agradeciéndome por el video y mostrar a mi hermana en el momento que me dona la médula ósea, mientras se ríe y usa el celular, porque eso logra descontracturar muchísimo. El común de la gente cuando le hablan de médula ósea piensa en la columna vertebral. Es el mito a vencer".

Hoy asegura estar "diez puntos" de salud. Si bien todavía tiene que tomar varios medicamentos, confía en que a fin de mes le den la tan ansiada alta definitiva, con la que por fin espera poder ejercer su profesión.

El transcurso de los días de tratamiento para el paciente oncológico son muy traumáticos. Morales dio su propia experiencia: "Para enfrentar esto, lo primero es enojarse mucho, putear, llorar mucho, hacer el duelo de algo que uno está viviendo en el momento. Una vez que pase esa etapa, hay que asimilar el problema y tomar acción. En esto último influye mucho las herramientas que la familia le ha dado a uno, en el sentido de la educación emocional para enfrentar las cosas. Yo puedo decir mi experiencia a un paciente, pero quizás para él, no le sirve o no lo puede aplicar. No hay un modo universal de pasar esto".
 

Logín