Escuchá acá la 90.9
X

Capturas en grande: Rubén Digilio pasó por San Luis

El fotógrafo dictó un conversatorio en la UNSL, mostró sus trabajos más importantes y charló con colegas.

La trayectoria de Rubén Digilio es más extensa de lo que el público piensa. Su experiencia en el mundo de la fotografía se complementa con su talento a la hora de buscar la imagen perfecta, sus ganas de enseñar, aunque no es docente, y de esparcir sus conocimientos a los colegas que comparten el oficio junto a él.

Su trayectoria es extensa, más allá de aquella foto en el que retrató al presidente Mauricio Macri con una sombra chinesca de una nariz de Pinocho. Aunque esa fue la imagen que lo llevó a estar en todos los portales de noticias y en los diarios del país, el reportero gráfico cuenta con otros ensayos y trabajos visuales que se posicionan en el mundo de las fotografías como grandes referencias a la fotografía de prensa.

Rubén estuvo en San Luis y dictó el conversatorio "Miradas del sur: desafíos y proyección del fotoperiodismo en la región" para estudiantes y colegas, donde explicó todas las herramientas necesarias para capturar un buen momento. Atento, humilde y con el objetivo puesto en sus oyentes, Digilio fue recibido con los brazos abiertos y un montón de inquietudes que rápidamente resolvió junto a los alumnos que lo escuchaban atentamente.

"Pasar por San Luis con una de mis charlas fue muy gratificante. Me hizo muy bien porque me encontré con estudiantes de primer nivel, buenas preguntas, un recibimiento grato que me hizo bien al alma y al corazón", expresó el reportero que presentó una exposición sobre fotoperiodismo dirigido a estudiantes de comunicación, docentes, profesionales, graduados y público en general.

"Soy un apasionado de la fotografía de prensa, la investigación y, también, me gusta realizar trabajos de diversos paisajes y la fauna que los rodean, algo que me apasiona dentro de la fotografía", contó Rubén que tiene una selección de ensayos y trabajos reconocidos en diferentes partes del país y el mundo.

El primero que se hizo conocido y el más importante para Rubén es "Síndrome de vida", un trabajo fotográfico que retrata la vida de chicos con Síndrome de Down en una escuela ambientada especialmente para ellos donde realizaban actividades de todo tipo para incluirlos en la sociedad. 

"Cuando empecé a trabajar en el taller escuela agencia nos propusieron que, más allá de hacer notas y salir a cubrir por las calles, contáramos historias de cualquier tipo que nos llamen la atención. Elegidas con total libertad. A partir de un programa de televisión conocí una institución dedicada a chicos con Síndrome de Down.  Ahí les enseñaban a cocinar y manejarse con diferentes oficios. Me llamó la atención y decidí realizar el trabajo. Ese fue mi primer gran ensayo en el mundo de la fotografía y uno de los que más me gustó realizar visualmente", explicó Digilio.

Rubén trabajó 21 años en el diario Clarín hasta que fue despedido en abril de este año, junto con 56 compañeros, sin ninguna explicación. "Fue un momento complicado, me faltaban dos años para jubilarme y no nos avisaron que nos despedían. Salvo cuando llegué a la puerta y me enteré que no podía entrar. Ya pasaron cuatro meses y ahora me manejo con mis trabajos propios, muestro lo que hice durante este tiempo y doy charlas. Saliendo adelante siempre", explicó el reportero.

Como el apasionado que es, Digilio sabe que la fotografía es una fuente inagotable de recursos y es por eso que se enamora de cada trabajo que realiza, cada clase que dicta y cada foto que sale de su cámara. "Lo que más me gusta de ser fotógrafo es crear, trasladarme y pensar en el lugar, el personaje y lo que pasa alrededor. Me da la libertad de hacer lo que yo quiero", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Capturas en grande: Rubén Digilio pasó por San Luis

El fotógrafo dictó un conversatorio en la UNSL, mostró sus trabajos más importantes y charló con colegas.

Seriedad. Rubén Digilio llegó a la provincia con una clase especial sobre su historia.

La trayectoria de Rubén Digilio es más extensa de lo que el público piensa. Su experiencia en el mundo de la fotografía se complementa con su talento a la hora de buscar la imagen perfecta, sus ganas de enseñar, aunque no es docente, y de esparcir sus conocimientos a los colegas que comparten el oficio junto a él.

Su trayectoria es extensa, más allá de aquella foto en el que retrató al presidente Mauricio Macri con una sombra chinesca de una nariz de Pinocho. Aunque esa fue la imagen que lo llevó a estar en todos los portales de noticias y en los diarios del país, el reportero gráfico cuenta con otros ensayos y trabajos visuales que se posicionan en el mundo de las fotografías como grandes referencias a la fotografía de prensa.

Rubén estuvo en San Luis y dictó el conversatorio "Miradas del sur: desafíos y proyección del fotoperiodismo en la región" para estudiantes y colegas, donde explicó todas las herramientas necesarias para capturar un buen momento. Atento, humilde y con el objetivo puesto en sus oyentes, Digilio fue recibido con los brazos abiertos y un montón de inquietudes que rápidamente resolvió junto a los alumnos que lo escuchaban atentamente.

"Pasar por San Luis con una de mis charlas fue muy gratificante. Me hizo muy bien porque me encontré con estudiantes de primer nivel, buenas preguntas, un recibimiento grato que me hizo bien al alma y al corazón", expresó el reportero que presentó una exposición sobre fotoperiodismo dirigido a estudiantes de comunicación, docentes, profesionales, graduados y público en general.

"Soy un apasionado de la fotografía de prensa, la investigación y, también, me gusta realizar trabajos de diversos paisajes y la fauna que los rodean, algo que me apasiona dentro de la fotografía", contó Rubén que tiene una selección de ensayos y trabajos reconocidos en diferentes partes del país y el mundo.

El primero que se hizo conocido y el más importante para Rubén es "Síndrome de vida", un trabajo fotográfico que retrata la vida de chicos con Síndrome de Down en una escuela ambientada especialmente para ellos donde realizaban actividades de todo tipo para incluirlos en la sociedad. 

"Cuando empecé a trabajar en el taller escuela agencia nos propusieron que, más allá de hacer notas y salir a cubrir por las calles, contáramos historias de cualquier tipo que nos llamen la atención. Elegidas con total libertad. A partir de un programa de televisión conocí una institución dedicada a chicos con Síndrome de Down.  Ahí les enseñaban a cocinar y manejarse con diferentes oficios. Me llamó la atención y decidí realizar el trabajo. Ese fue mi primer gran ensayo en el mundo de la fotografía y uno de los que más me gustó realizar visualmente", explicó Digilio.

Rubén trabajó 21 años en el diario Clarín hasta que fue despedido en abril de este año, junto con 56 compañeros, sin ninguna explicación. "Fue un momento complicado, me faltaban dos años para jubilarme y no nos avisaron que nos despedían. Salvo cuando llegué a la puerta y me enteré que no podía entrar. Ya pasaron cuatro meses y ahora me manejo con mis trabajos propios, muestro lo que hice durante este tiempo y doy charlas. Saliendo adelante siempre", explicó el reportero.

Como el apasionado que es, Digilio sabe que la fotografía es una fuente inagotable de recursos y es por eso que se enamora de cada trabajo que realiza, cada clase que dicta y cada foto que sale de su cámara. "Lo que más me gusta de ser fotógrafo es crear, trasladarme y pensar en el lugar, el personaje y lo que pasa alrededor. Me da la libertad de hacer lo que yo quiero", concluyó.

Logín