Escuchá acá la 90.9
X

El Hospital San Luis inició su Programa de Cirugía Bariátrica

Un equipo interdisciplinario atendió a los primeros cuatro pacientes con obesidad.

Con mucha expectativa ayer se atendieron los primeros cuatro pacientes con obesidad en el Hospital San Luis, que inició oficialmente su Programa de Cirugía Bariátrica. Hicieron una primera consulta con profesionales de distintas áreas, que les indicaron hacer distintos estudios para luego determinar si pueden ingresar, o no, al tratamiento. En el centro de salud recalcaron que los aspirantes tienen que certificar que padecen la enfermedad y no tener obra social.

"Comenzamos a las 9 de la mañana con los pacientes que habían sacado turno. Hubo una expectativa tremenda por parte nuestra y por parte de los pacientes también. Han acudido todos y fueron atendidos por las diferentes especialidades. Estamos contentos por haber comenzado y noto a la gente agradecida, porque no tienen otra posibilidad que no sea esta. Es algo que nos llena de orgullo y nos da fuerzas para seguir", manifestó Raúl Coria, jefe de Cirugía del Hospital.

Dentro de este gran equipo multidisciplinario que armaron, además de Coria, hay otro cirujano, cuatro nutricionistas, cuatro médicos clínicos y dos psicólogos. Estas son las cuatro especialidades base del programa, que conforme avancen los tratamientos, se expandirá a otras áreas como diagnóstico por imágenes, endocrinología, gastroenterología, enfermería, kinesiología, cirugía plástica, instrumentación quirúrgica y laboratorio, entre otras.

Los pacientes hicieron la primera consulta con los cirujanos que tuvo un carácter informativo. Luego pasaron por nutrición y medicina clínica, donde se les realizaron diferentes estudios para conocer a fondo a los aspirantes.

"La primera consulta se trata de valorar a los pacientes, medirles el peso, la talla, calcular el índice de masa corporal, conocer sus hábitos alimentarios, sus costumbres, si han tenido otros tratamientos nutricionales previamente entre otros. Con esa información, ya les dimos unos consejos alimentarios para que vayan viendo y se les armó un plan de nutrición", manifestó la nutricionista Eliana Oneto Cajal.

La médica clínica Jorgelina Torres Manzur sumó: "Primero el cirujano vio a los pacientes, después pasaron por las nutricionistas y finalmente con nosotros. Como clínica tuve que pedirle estudios para hacer una evaluación prequirúrgica y ver si están aptos o no para entrar al programa. Hoy (por ayer) teníamos muchísima expectativa. Al comienzo no sabíamos si íbamos a tener pacientes y finalmente tuvimos cuatro. Creo que todavía tenemos que aceitar un poco más el funcionamiento".

Con el resultado de los estudios, que los médicos esperan recibir en el transcurso del mes, ya podrán evaluar si el paciente puede ingresar o no al flamante programa del Hospital San Luis.

"Puede pasar que un cardiólogo le diga al paciente que tiene un problema de corazón y que no se puede operar. Esa persona no puede entrar a un programa de cirugía, pero sí puede hacer un tratamiento no quirúrgico. Los que entren al programa, seguirán el tratamiento el tiempo suficiente para poder llegar a una cirugía si es su caso", indicó Coria.

Los pacientes deberán armarse de paciencia porque una vez que acceden al programa deberán llevar un estricto seguimiento de controles y estudios, que puede prolongarse varios meses. Torres Manzur explicó que el período de tiempo es largo porque "tienen que bajar cierta cantidad de kilos de acuerdo con el peso con el que ingresaron, hacer consultas con el psicólogo. Son muchos aspectos de lo cotidiano que deben cambiar porque después de la cirugía, su vida cambia totalmente y tienen que estar dispuestos a eso".

A nivel mundial, precisaron que hay un 25 por ciento de personas afectadas por la obesidad y explicaron que San Luis no es una excepción en este contexto por lo cual este nuevo programa puede dar contención a muchos puntanos que de otra manera no podrían acceder al tratamiento, ya que en el sector privado una intervención quirúrgica de este tipo, puede costar unos 200 mil pesos.

"Estamos muy contentos y entusiasmados, así como también lo están los pacientes. Tenemos todas las fichas puestas en este nuevo desafío y ojalá el día de mañana esto pueda crecer", indicó Oneto Cajal. La médica clínica concluyó: "Este Programa de Cirugía Bariátrica es genial, porque aporta muchísimo a la salud pública y a los pacientes que no tienen la posibilidad económica de realizarlo. Uno de los criterios de exclusión es que tengan obra social porque la idea es darle la oportunidad a los que no pueden".

Las personas que sufran de obesidad, que no estén mutualizados y deseen realizar una primera consulta, deberán acercarse al Hospital y sacar un turno por ventanilla todos los días de 7 a 15 (los que vivan en el interior deben ser derivados de otros centros de salud para que su turno ya se programe). Solo se dan cinco por semana y el consultorio abre solo los días lunes.

Explicaron que lo planearon de esa forma, porque cuando empiecen los tratamientos, dedicarán los otros días a la atención y el seguimiento de los pacientes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El Hospital San Luis inició su Programa de Cirugía Bariátrica

Un equipo interdisciplinario atendió a los primeros cuatro pacientes con obesidad.

Un equipo completo. Cirujanos, nutricionistas y médicos clínicos son algunos de los profesionales que forman parte del Programa de Cirugía Bariátrica. Foto: Martín Gómez.

Con mucha expectativa ayer se atendieron los primeros cuatro pacientes con obesidad en el Hospital San Luis, que inició oficialmente su Programa de Cirugía Bariátrica. Hicieron una primera consulta con profesionales de distintas áreas, que les indicaron hacer distintos estudios para luego determinar si pueden ingresar, o no, al tratamiento. En el centro de salud recalcaron que los aspirantes tienen que certificar que padecen la enfermedad y no tener obra social.

"Comenzamos a las 9 de la mañana con los pacientes que habían sacado turno. Hubo una expectativa tremenda por parte nuestra y por parte de los pacientes también. Han acudido todos y fueron atendidos por las diferentes especialidades. Estamos contentos por haber comenzado y noto a la gente agradecida, porque no tienen otra posibilidad que no sea esta. Es algo que nos llena de orgullo y nos da fuerzas para seguir", manifestó Raúl Coria, jefe de Cirugía del Hospital.

Dentro de este gran equipo multidisciplinario que armaron, además de Coria, hay otro cirujano, cuatro nutricionistas, cuatro médicos clínicos y dos psicólogos. Estas son las cuatro especialidades base del programa, que conforme avancen los tratamientos, se expandirá a otras áreas como diagnóstico por imágenes, endocrinología, gastroenterología, enfermería, kinesiología, cirugía plástica, instrumentación quirúrgica y laboratorio, entre otras.

Los pacientes hicieron la primera consulta con los cirujanos que tuvo un carácter informativo. Luego pasaron por nutrición y medicina clínica, donde se les realizaron diferentes estudios para conocer a fondo a los aspirantes.

"La primera consulta se trata de valorar a los pacientes, medirles el peso, la talla, calcular el índice de masa corporal, conocer sus hábitos alimentarios, sus costumbres, si han tenido otros tratamientos nutricionales previamente entre otros. Con esa información, ya les dimos unos consejos alimentarios para que vayan viendo y se les armó un plan de nutrición", manifestó la nutricionista Eliana Oneto Cajal.

La médica clínica Jorgelina Torres Manzur sumó: "Primero el cirujano vio a los pacientes, después pasaron por las nutricionistas y finalmente con nosotros. Como clínica tuve que pedirle estudios para hacer una evaluación prequirúrgica y ver si están aptos o no para entrar al programa. Hoy (por ayer) teníamos muchísima expectativa. Al comienzo no sabíamos si íbamos a tener pacientes y finalmente tuvimos cuatro. Creo que todavía tenemos que aceitar un poco más el funcionamiento".

Con el resultado de los estudios, que los médicos esperan recibir en el transcurso del mes, ya podrán evaluar si el paciente puede ingresar o no al flamante programa del Hospital San Luis.

"Puede pasar que un cardiólogo le diga al paciente que tiene un problema de corazón y que no se puede operar. Esa persona no puede entrar a un programa de cirugía, pero sí puede hacer un tratamiento no quirúrgico. Los que entren al programa, seguirán el tratamiento el tiempo suficiente para poder llegar a una cirugía si es su caso", indicó Coria.

Los pacientes deberán armarse de paciencia porque una vez que acceden al programa deberán llevar un estricto seguimiento de controles y estudios, que puede prolongarse varios meses. Torres Manzur explicó que el período de tiempo es largo porque "tienen que bajar cierta cantidad de kilos de acuerdo con el peso con el que ingresaron, hacer consultas con el psicólogo. Son muchos aspectos de lo cotidiano que deben cambiar porque después de la cirugía, su vida cambia totalmente y tienen que estar dispuestos a eso".

A nivel mundial, precisaron que hay un 25 por ciento de personas afectadas por la obesidad y explicaron que San Luis no es una excepción en este contexto por lo cual este nuevo programa puede dar contención a muchos puntanos que de otra manera no podrían acceder al tratamiento, ya que en el sector privado una intervención quirúrgica de este tipo, puede costar unos 200 mil pesos.

"Estamos muy contentos y entusiasmados, así como también lo están los pacientes. Tenemos todas las fichas puestas en este nuevo desafío y ojalá el día de mañana esto pueda crecer", indicó Oneto Cajal. La médica clínica concluyó: "Este Programa de Cirugía Bariátrica es genial, porque aporta muchísimo a la salud pública y a los pacientes que no tienen la posibilidad económica de realizarlo. Uno de los criterios de exclusión es que tengan obra social porque la idea es darle la oportunidad a los que no pueden".

Las personas que sufran de obesidad, que no estén mutualizados y deseen realizar una primera consulta, deberán acercarse al Hospital y sacar un turno por ventanilla todos los días de 7 a 15 (los que vivan en el interior deben ser derivados de otros centros de salud para que su turno ya se programe). Solo se dan cinco por semana y el consultorio abre solo los días lunes.

Explicaron que lo planearon de esa forma, porque cuando empiecen los tratamientos, dedicarán los otros días a la atención y el seguimiento de los pacientes.

Logín