Escuchá acá la 90.9
X

Transpuntano insiste en que el boleto debe costar 32,50 pesos

Los concejales reiteran que la Comuna no gira el dinero de los boletos gratuitos y perjudica a la firma.

Este lunes a la mañana, en el recinto del Concejo Deliberante se celebró una audiencia pública para conocer los detalles que motivaron a que Transpuntano, prestador del servicio de transporte urbano en la capital, pida un ajuste en el boleto. La empresa ratificó su posición de llevar la tarifa a 32,50 pesos, aunque mostró contradicciones a la hora de responder las inquietudes sobre los aportes municipales para sostener los boletos estudiantiles y de jubilados. Aseguraron que de no darse el incremento, financieramente, deberían reducir los costos, es decir, recortar el personal en un 23 por ciento, lo que significaría 67 empleados menos.

La comisión de Transporte, presidida por Ayelén Mazzina (Frente Unidad Justicialista) e integrada por Javier Suárez Ortiz (Avanzar y Cambiemos), Luis "Piri" Macagno (Identidad Popular) y María José Domínguez (San Luis Somos Todos) lideró la audiencia frente a otros concejales, ciudadanos, el director de Transporte municipal, Jacinto García, y representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Por parte de la empresa, estuvieron su presidente, Jorge Aostri; el tesorero, Sergio Rodríguez y la contadora Mariela Mortensen.

Los concejales llevaron muchas inquietudes a la audiencia referidas a los fondos que recibe Transpuntano por parte de la Municipalidad, para determinar si es el Ejecutivo quien tiene que hacerse cargo del desfasaje o los usuarios, como pretende la firma con el pedido de aumento.

"Los boletos estudiantiles y de jubilados (que debe abonar la Comuna) hacen un total de casi 40 millones de pesos en 2018. Si uno se remite a la Cuenta de Inversión de la Municipalidad solo se ejecutaron casi seis millones de pesos. Ese año se incorporaron unidades nuevas como compensación, que representaron 25 millones de pesos. Es decir que hay un faltante de diez millones, que no fueron remitidos a la empresa. Lo mismo identificamos en 2016 y 2017. Los boletos gratuitos no están siendo abonados por la Municipalidad, lo que impacta financieramente en la empresa", remarcó Suárez Ortiz.

Macagno sumó: "Queda claro que hay un incumplimiento por parte del Municipio respecto a la empresa, aun con los números que tiene esta. Conozco a todos los directivos de Transpuntano y sé el esfuerzo que hacen para llevar adelante la empresa. No se trata de estar en contra de ellos, pero vemos que hay un desfasaje, responsabilidad del Ejecutivo municipal. Transpuntano hace lo que puede con lo que tiene".

La concejal por el oficialismo provincial, Daniela Serrano, aseguró que "se hace muy difícil poder sacar alguna conclusión o tener una idea clara de cuál es la situación de Transpuntano, porque no ha habido una coherencia en las respuestas de los representantes de la empresa. Han dicho cosas distintas los tres respecto de, por ejemplo, cuál es la transferencia que hace el Poder Ejecutivo municipal a la empresa en relación a los boletos gratuitos. Hay que tener en cuenta esos números para hablar de cuál es el punto de equilibrio de la tarifa, por eso hoy no lo podemos hacer".

Los representantes de la firma mostraron algunas contradicciones entre sí sobre cuál es el porcentaje que les abona el Municipio por las tarifas para estudiantes y jubilados. Aunque al final sostuvieron que no existen deudas por parte del Ejecutivo, tuvieron vagas defensas ante los planteos de los concejales.

Respecto a esta situación, Roberto González Espíndola planteó que en vez de que a los costos los absorba el usuario sea el Municipio quien invierta en el transporte urbano para dar una solución.

La Comisión de Transporte pasó a cuarto intermedio y se espera alguna conclusión para hoy.

En tanto, Aostri aseguró: "La adecuación de la tarifa fue solicitada en su momento al valor de 32,50 pesos. Ese es el punto de equilibrio que nos han dado todos nuestros costos operativos y funcionales a la empresa. Hemos presentado toda la documentación con un detalle ajustado de los insumos, el costo del combustible, la mano de obra, los incrementos previstos y los sucedidos. No estamos exentos de la crisis que vive el país".

Esa suba solicitada fue bajada a 26 pesos (cuatro de diferencia respecto a los 22 pesos que sale hoy el boleto) por una propuesta de la concejal oficialista municipal, Domínguez. Pero la empresa dejó claro que eso no es suficiente.

"La estructura de costos está determinada en un 70 por ciento por la mano de obra y un 30 de los insumos. Este boleto en 26 pesos significaría una reducción del 23 por ciento en los costos. Implicaría reducción de todo. Habría que bajar los recorridos, que actualmente están en 88 unidades diariamente y pasarían a ser 67. Al personal habría que reducirlo a 67 personas. Esta es la cruda situación", manifestó Mortensen.

El tesorero añadió: "La tarifa de 22 pesos está calculada con costos de enero y desde ese entonces llevamos una inflación acumulada del 30 por ciento y la interanual es del 54,50. Nosotros pedimos un incremento en la tarifa del 25,97 por ciento. Creo que la realidad es que los costos han aumentado, se está pagando una escala salarial vigente de acuerdo a lo que ha presentado la UTA y lo está soportando la empresa con una tarifa desactualizada".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Transpuntano insiste en que el boleto debe costar 32,50 pesos

Los concejales reiteran que la Comuna no gira el dinero de los boletos gratuitos y perjudica a la firma.

Ida y vuelta. Los representantes de la empresa respondieron a las inquietudes planteadas por la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante. Foto: Martín Gómez.

Este lunes a la mañana, en el recinto del Concejo Deliberante se celebró una audiencia pública para conocer los detalles que motivaron a que Transpuntano, prestador del servicio de transporte urbano en la capital, pida un ajuste en el boleto. La empresa ratificó su posición de llevar la tarifa a 32,50 pesos, aunque mostró contradicciones a la hora de responder las inquietudes sobre los aportes municipales para sostener los boletos estudiantiles y de jubilados. Aseguraron que de no darse el incremento, financieramente, deberían reducir los costos, es decir, recortar el personal en un 23 por ciento, lo que significaría 67 empleados menos.

La comisión de Transporte, presidida por Ayelén Mazzina (Frente Unidad Justicialista) e integrada por Javier Suárez Ortiz (Avanzar y Cambiemos), Luis "Piri" Macagno (Identidad Popular) y María José Domínguez (San Luis Somos Todos) lideró la audiencia frente a otros concejales, ciudadanos, el director de Transporte municipal, Jacinto García, y representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Por parte de la empresa, estuvieron su presidente, Jorge Aostri; el tesorero, Sergio Rodríguez y la contadora Mariela Mortensen.

Los concejales llevaron muchas inquietudes a la audiencia referidas a los fondos que recibe Transpuntano por parte de la Municipalidad, para determinar si es el Ejecutivo quien tiene que hacerse cargo del desfasaje o los usuarios, como pretende la firma con el pedido de aumento.

"Los boletos estudiantiles y de jubilados (que debe abonar la Comuna) hacen un total de casi 40 millones de pesos en 2018. Si uno se remite a la Cuenta de Inversión de la Municipalidad solo se ejecutaron casi seis millones de pesos. Ese año se incorporaron unidades nuevas como compensación, que representaron 25 millones de pesos. Es decir que hay un faltante de diez millones, que no fueron remitidos a la empresa. Lo mismo identificamos en 2016 y 2017. Los boletos gratuitos no están siendo abonados por la Municipalidad, lo que impacta financieramente en la empresa", remarcó Suárez Ortiz.

Macagno sumó: "Queda claro que hay un incumplimiento por parte del Municipio respecto a la empresa, aun con los números que tiene esta. Conozco a todos los directivos de Transpuntano y sé el esfuerzo que hacen para llevar adelante la empresa. No se trata de estar en contra de ellos, pero vemos que hay un desfasaje, responsabilidad del Ejecutivo municipal. Transpuntano hace lo que puede con lo que tiene".

La concejal por el oficialismo provincial, Daniela Serrano, aseguró que "se hace muy difícil poder sacar alguna conclusión o tener una idea clara de cuál es la situación de Transpuntano, porque no ha habido una coherencia en las respuestas de los representantes de la empresa. Han dicho cosas distintas los tres respecto de, por ejemplo, cuál es la transferencia que hace el Poder Ejecutivo municipal a la empresa en relación a los boletos gratuitos. Hay que tener en cuenta esos números para hablar de cuál es el punto de equilibrio de la tarifa, por eso hoy no lo podemos hacer".

Los representantes de la firma mostraron algunas contradicciones entre sí sobre cuál es el porcentaje que les abona el Municipio por las tarifas para estudiantes y jubilados. Aunque al final sostuvieron que no existen deudas por parte del Ejecutivo, tuvieron vagas defensas ante los planteos de los concejales.

Respecto a esta situación, Roberto González Espíndola planteó que en vez de que a los costos los absorba el usuario sea el Municipio quien invierta en el transporte urbano para dar una solución.

La Comisión de Transporte pasó a cuarto intermedio y se espera alguna conclusión para hoy.

En tanto, Aostri aseguró: "La adecuación de la tarifa fue solicitada en su momento al valor de 32,50 pesos. Ese es el punto de equilibrio que nos han dado todos nuestros costos operativos y funcionales a la empresa. Hemos presentado toda la documentación con un detalle ajustado de los insumos, el costo del combustible, la mano de obra, los incrementos previstos y los sucedidos. No estamos exentos de la crisis que vive el país".

Esa suba solicitada fue bajada a 26 pesos (cuatro de diferencia respecto a los 22 pesos que sale hoy el boleto) por una propuesta de la concejal oficialista municipal, Domínguez. Pero la empresa dejó claro que eso no es suficiente.

"La estructura de costos está determinada en un 70 por ciento por la mano de obra y un 30 de los insumos. Este boleto en 26 pesos significaría una reducción del 23 por ciento en los costos. Implicaría reducción de todo. Habría que bajar los recorridos, que actualmente están en 88 unidades diariamente y pasarían a ser 67. Al personal habría que reducirlo a 67 personas. Esta es la cruda situación", manifestó Mortensen.

El tesorero añadió: "La tarifa de 22 pesos está calculada con costos de enero y desde ese entonces llevamos una inflación acumulada del 30 por ciento y la interanual es del 54,50. Nosotros pedimos un incremento en la tarifa del 25,97 por ciento. Creo que la realidad es que los costos han aumentado, se está pagando una escala salarial vigente de acuerdo a lo que ha presentado la UTA y lo está soportando la empresa con una tarifa desactualizada".

Logín