Escuchá acá la 96.3
X

Polémica porque impiden alquilar con niños y mascotas

Algunos inquilinos dicen que les resulta difícil conseguir una propiedad sin estas restricciones. En el Colegio de Martilleros piden no caer en los extremismos y tener un criterio razonable.

Ser inquilino con hijos pequeños y con mascotas, parece ser en San Luis un condicionante al momento de alquilar una propiedad, una situación que desató quejas y malestar entre los demandantes de vivienda, quienes reavivaron una vieja polémica con los propietarios. Así lo confirmó una encuesta abierta de El Diario de la República, que reflejó los inconvenientes y restricciones que los propietarios imponen con el argumento de que los niños y animales son una complicación para el mantenimiento de los inmuebles y para la convivencia en general.

Las trabas y dificultades para alquilar podría resumir la historia de Ricardo González, un sanjuanino que durante veinticinco años tuvo malos tragos para conseguir dónde vivir en San Luis. Aunque dijo que sus hijos ya son grandes, afirmó que casi la mitad de su vida fue una peregrinación para que lo aceptaran junto a su familia. Inclusive, ante las reiteradas negativas, el hombre decidió elaborar un proyecto de ley que está próximo a presentar en la Legislatura provincial, para que el tema no persista en un vacío legal.

"Casi siempre que quise alquilar tuve problemas y noto que cada vez hay más trabas, creo que es porque cada vez hay más gente sin vivienda y que necesita un lugar dónde vivir, es decir, que hay mucha demanda y poca oferta", indicó González, quien aseguró que en el 80 por ciento de los casos en los que intentó acceder a un alquiler, recibió la misma respuesta: "sin niños, ni mascotas".

"Otra gran traba es que piden garantes con propiedad, es decir, contar con el dueño de un inmueble de cinco millones de pesos para pagar veinte mil", agregó el inquilino.

Otra de las damnificadas por las rigurosas exigencias de los dueños es Soledad Videla, quien hace tres meses que busca, diariamente, un espacio para vivir junto a sus pequeños hijos". "Vivía en La Punta, pero me separé y todavía no puedo conseguir nada en la ciudad porque a cada inmobiliaria o propietario que visito, me ponen como condición que sea sola. En un solo día llegué a hacer unas quince consultas, es una locura", sostuvo la mujer, quien en la actualidad reside en la casa de sus abuelos. 

Sin embargo, los dueños argumentan en su favor que deben imponer condiciones para cuidar sus propiedades, ya que —según dicen— los niños y las mascotas ocasionan daños, molestias e insalubridad, en el caso de los animales.

"Esto pasa por culpa de gente irresponsable que poco entiende de respeto, sobre todo de lo ajeno. Hay padres con hijos indisciplinados que los dejan hacer lo que quieren, algo similar pasa con los animales", señaló Ivana Páez en las redes sociales de El Diario de la República.

El presidente del Colegio de Martilleros y Corredores de San Luis, Fernando Olcese, indicó que si bien los propietarios tienen el derecho de imponer las condiciones, es necesario mantener un criterio razonable y no caer en extremismos, como es no permitir vivir con la familia, como tampoco pretender hacerlo con tres o cuatro personas en un ambiente.

"Es una cuestión de convivencia y salubridad porque, en el caso de los perros, ladran o lloran, ocasionando ruidos molestos para los demás vecinos, sobre todo si se trata de departamentos chicos. Tampoco se puede permitir tener en una casa con patio diez o doce animales, porque es insalubre", dijo Olcese.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Polémica porque impiden alquilar con niños y mascotas

Algunos inquilinos dicen que les resulta difícil conseguir una propiedad sin estas restricciones. En el Colegio de Martilleros piden no caer en los extremismos y tener un criterio razonable.

Complicación. Los inquilinos dicen que casi es imposible conseguir una vivienda que no excluya hijos y mascotas. Foto: El Diario.

Ser inquilino con hijos pequeños y con mascotas, parece ser en San Luis un condicionante al momento de alquilar una propiedad, una situación que desató quejas y malestar entre los demandantes de vivienda, quienes reavivaron una vieja polémica con los propietarios. Así lo confirmó una encuesta abierta de El Diario de la República, que reflejó los inconvenientes y restricciones que los propietarios imponen con el argumento de que los niños y animales son una complicación para el mantenimiento de los inmuebles y para la convivencia en general.

Las trabas y dificultades para alquilar podría resumir la historia de Ricardo González, un sanjuanino que durante veinticinco años tuvo malos tragos para conseguir dónde vivir en San Luis. Aunque dijo que sus hijos ya son grandes, afirmó que casi la mitad de su vida fue una peregrinación para que lo aceptaran junto a su familia. Inclusive, ante las reiteradas negativas, el hombre decidió elaborar un proyecto de ley que está próximo a presentar en la Legislatura provincial, para que el tema no persista en un vacío legal.

"Casi siempre que quise alquilar tuve problemas y noto que cada vez hay más trabas, creo que es porque cada vez hay más gente sin vivienda y que necesita un lugar dónde vivir, es decir, que hay mucha demanda y poca oferta", indicó González, quien aseguró que en el 80 por ciento de los casos en los que intentó acceder a un alquiler, recibió la misma respuesta: "sin niños, ni mascotas".

"Otra gran traba es que piden garantes con propiedad, es decir, contar con el dueño de un inmueble de cinco millones de pesos para pagar veinte mil", agregó el inquilino.

Otra de las damnificadas por las rigurosas exigencias de los dueños es Soledad Videla, quien hace tres meses que busca, diariamente, un espacio para vivir junto a sus pequeños hijos". "Vivía en La Punta, pero me separé y todavía no puedo conseguir nada en la ciudad porque a cada inmobiliaria o propietario que visito, me ponen como condición que sea sola. En un solo día llegué a hacer unas quince consultas, es una locura", sostuvo la mujer, quien en la actualidad reside en la casa de sus abuelos. 

Sin embargo, los dueños argumentan en su favor que deben imponer condiciones para cuidar sus propiedades, ya que —según dicen— los niños y las mascotas ocasionan daños, molestias e insalubridad, en el caso de los animales.

"Esto pasa por culpa de gente irresponsable que poco entiende de respeto, sobre todo de lo ajeno. Hay padres con hijos indisciplinados que los dejan hacer lo que quieren, algo similar pasa con los animales", señaló Ivana Páez en las redes sociales de El Diario de la República.

El presidente del Colegio de Martilleros y Corredores de San Luis, Fernando Olcese, indicó que si bien los propietarios tienen el derecho de imponer las condiciones, es necesario mantener un criterio razonable y no caer en extremismos, como es no permitir vivir con la familia, como tampoco pretender hacerlo con tres o cuatro personas en un ambiente.

"Es una cuestión de convivencia y salubridad porque, en el caso de los perros, ladran o lloran, ocasionando ruidos molestos para los demás vecinos, sobre todo si se trata de departamentos chicos. Tampoco se puede permitir tener en una casa con patio diez o doce animales, porque es insalubre", dijo Olcese.

Logín