17.6° SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

17.6° SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

EN VIVO

"Teté", la abuela más solidaria del barrio San José, festejó sus 90 años

Por la pandemia, la celebración fue de una manera distinta: le hicieron llegar pancartas y comida a su casa.

Por redacción
| 18 de octubre de 2020
Sorpresa inesperada. A pesar de que Teresa no pasó el cumpleaños con todos sus familiares, la sorprendieron con carteles que le dejaron en su casa. Foto: Gentileza.

La abuela más solidaria del barrio San José, Teresa Chavero, “Teté”, como todos la conocen allí, celebró sus 90 años, pero de una manera diferente por la pandemia. Sus familiares la sorprendieron con carteles que pegaron en el frente de su domicilio y con comida que le dejaron en la puerta de su casa. Pasó parte de su vida ayudando a los niños y a los adultos mayores en el comedor "Luchito", y ahora, a pesar de su edad, lo sigue haciendo con sus vecinos más cercanos.

 

La mujer, quien en su documento tiene registrado el 15 de octubre como su cumpleaños, aseguró que la asentaron tarde y que tiene más edad. Nació en un campo cercano a Renca y poco después llegó a la ciudad de la Calle Angosta para construir su historia.

 

“Estoy muy contenta por la sorpresa que me dieron mis hijos, mis nietos y mis tataranietos. Me trajeron varios regalos hasta la vereda y me dejaron muchos mensajes con su cariño. Me siento muy bien porque pasé un día muy lindo. Estoy agradecida de estar sana y tener una buena salud. Me faltan algunos familiares que Dios se llevó, pero siempre los recuerdo y los tengo en el corazón”, contó la mujer con firmeza y una gran sonrisa en su rostro.

 

Además, comentó que está muy agradecida con la vida porque puede caminar, está lúcida, con una memoria intacta y puede hacerse de comer ella misma, algo que disfruta. Actualmente, dedica su tiempo a cuidar sus árboles y a recolectar los duraznos y los distintos tipos de zapallos que dan las plantas de su pequeño patio. “Uso este espacio para distraerme, me preparo el mate y me siento a pensar todos los momentos que hemos vivido aquí”, aseguró.

 

Teresa trabajó como cocinera en una empresa, donde se jubiló, y también estuvo por varios años a cargo de la entrega de la copa de leche en el Centro Educativo N° 9 “Doctor Juan Llerena”, más conocido como “La Normal”. “He trabajado mucho, la verdad es que ya me sobraban años para retirarme”, comentó, entre risas.

 

Siempre le gustó brindar su ayuda a los demás, pero cuando empezó a contar con más tiempo libre, abrió un comedor comunitario en el garaje de su casa, que funcionó por alrededor de 20 años. “Por muchos años tuve a chicos y a viejitos a comer. Era muy lindo porque había gente que se sumaba a ayudarme voluntariamente. A mí siempre me gustó colaborar con las personas más humildes y quienes menos tienen, de manera desinteresada”, sostuvo.

 

Los platos que más le gusta elaborar son los canelones, agnolottis, ñoquis, la lasaña y todo tipo de pastas, siempre acompañados de una buena salsa, que son su especialidad a la hora de ponerse el delantal y agarrar sus utensilios y la cuchara de madera.

 

Teresa Leguizamón, su nieta e hija del corazón, señaló que es una mujer excelente, muy cariñosa y solidaria tanto con la gente que conoce como con la que no. “Así no tenga nada, trata de darle una mano al otro. Cuando nos sentamos a comer, deja apartadas cinco o seis porciones y nos manda a llevárselas a los vecinos para que no les falte el almuerzo o la cena. Y para ella, la comida que hace nunca alcanza”, detalló.

 

Asimismo, mencionó que siempre tuvo amor para criarla a ella, a sus hermanos y sus primos, de quienes “Teté” debió hacerse cargo y no dudó en hacerlo. “Tiene una vitalidad increíble. Es una persona con mucha fuerza. Uno a veces se preocupa por cosas pequeñas y ella, a pesar de haber pasado muchas cosas difíciles, está pensando en salir adelante. Es muy optimista. A ella le encanta bailar, reunirse y tener la casa llena de parientes, así que está esperando que pase la pandemia para que nos podamos juntar todos”, destacó.

 

Por último, Chavero indicó: “Acá en el barrio todos me conocen como la abuelita 'Teté', y eso me pone muy contenta, porque hasta el día de hoy la gente que ha pasado por mi vivienda por un plato de comida viene a verme, se emociona y recuerda las comidas y los lindos momentos que hemos compartido en mi casa”.

 

Comentá vos tambien...