26.1°SAN LUIS - Domingo 24 de Enero de 2021

26.1°SAN LUIS - Domingo 24 de Enero de 2021

EN VIVO

Rescataron 390 animales en lo que va del año

Aves, zorros, tortugas, lagartos y pumas fueron recuperados del mascotismo y del tráfico ilegal. 

Por redacción
| 28 de octubre de 2020
Todo el cuidado. Los animales pasan por tres etapas de rehabilitación. Foto: ANSL.

En lo que va del 2020, la Secretaría de Medio Ambiente y Parques rompió el récord de recuperación de aves silvestres decomisadas en la provincia. Al Centro de Conservación de Vida Silvestre (CCVS) de La Florida ingresaron en total 390 animales, entre los que se encuentran 4 zorros, 3 tortugas, 2 águilas, 1 lagarto, 1 puma y 379 aves. Más del 90% de los animales que entran al CCVS fueron recuperados del tráfico de fauna y la tenencia ilegal.

 

“Este año es récord porque se han hecho muchísimos decomisos y algunos muy grandes a gente que tenía aves ilegalmente. Un gran caudal llegó después de mitad de año y ya en lo que va de este mes hicimos dos liberaciones, que suman un poco más de 130 aves”, contó el jefe del Subprograma Biodiversidad de la Secretaría de Medio Ambiente y Parques, Nicolás Bistolfi.

 

La secretaría liberó aves que cursaron un período de rehabilitación. Estas liberaciones se hicieron en la Reserva Florofaunística de La Florida y en el área protegida de la Quebrada de las Higueritas en Luján. “Es la culminación exitosa del proceso de recuperación y nos pone muy orgullosos que puedan volver a la naturaleza y además les devolvemos a los ecosistemas esos elementos que les habían sido robados”, expresó el funcionario.

 

En el 2019 se decomisaron 362 y en 2018 la cifra fue de 346. Entre las especies rescatadas hay algunas en peligro de extinción, como el cardenal amarillo y el rey del bosque.

 

El mascotismo es una acción del  ser humano que priva de la libertad a los animales, y las aves son las más afectadas. En la provincia, la tenencia de animales silvestres es un delito, al menos que la persona posea la documentación pertinente. “Existen muchísimos casos donde se mascotizan los animales. Significa que hay personas que toman ejemplares de la fauna silvestre y se los llevan a la casa como mascotas. Esto sucede con especies como el gato montés, zorros, pumas y con muchas aves que las tienen en cautiverio por su belleza y su canto”, explicó Bistolfi.

 

Los ejemplares recuperados que llegan al centro de conservación provincial pasan por tres etapas de rehabilitación. “La primera instancia es la recuperación física, como es el caso de las aves que han estado mucho tiempo en cautiverio en una jaula y que han perdido musculación en las alas, entonces no se pueden liberar inmediatamente porque no podrían volar y en el caso de que tengan alguna herida también se sanan. Después hay una recuperación sanitaria que tiene que ver con la parte de parásitos y otras cuestiones. La última etapa es la conductual, que se trata de enseñarles de nuevo a los animales a que puedan vivir en su hábitat, que puedan buscar su alimento y su refugio. Son animales que están mascotizados, no han necesitado recursos entonces pierden ese instinto”, explicó Bistolfi.

 

En especies como el puma la rehabilitación conductual no se puede lograr dado que las personas que los mascotizan, los sacan de sus hábitats cuando son chicos. “No tienen los cuidados parentales que necesitan aproximadamente por dos años para que la madre les enseñe a cazar, y eso los seres humanos no lo podemos reemplazar”, contó. Debido a esto, los pumas no son liberados y quedan en las pumeras donde son parte de la educación ambiental como ejemplo de las consecuencias del mascotismo.  

 

Comentá vos tambien...