18.2°SAN LUIS - Martes 01 de Diciembre de 2020

18.2°SAN LUIS - Martes 01 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Piden que analicen los huesos hallados en Cruz de Piedra

El padre de Javier Balbo, el joven desaparecido en 2014, quiere saber si los restos son de su hijo.

Por redacción
| 20 de noviembre de 2020
1º de noviembre. La Policía trabajaba en el dique Cruz de Piedra, en busca de más restos óseos. Foto: Marianela Sánchez.

Jorge, el padre de Javier Balbo, el joven desaparecido en el 2014 en Juana Koslay, volvió a hablar con la jueza Virginia Palacios. Quiere saber si los restos humanos que la Policía encontró hace tres semanas en el dique Cruz de Piedra ya fueron peritados y responder, con los resultados de esos estudios, uno de los interrogantes que lo angustia desde el hallazgo: si los huesos pertenecen a su hijo. Pero la magistrada del Juzgado de instrucción Penal 3 de San Luis le respondió que los análisis de las partes óseas todavía no comenzaron, y la impaciencia del hombre crece. "Ellos (la Policía y la Justicia) me piden que espere una semana más. Pero yo no llevo esperando ni una semana ni un mes, ya van seis años y medio que espero saber qué pasó con mi hijo", manifestó.

 

Jorge fue la única persona que, tras enterarse del hallazgo en el dique, se presentó en la Comisaría Distrito 34ª. No lo hizo desde el convencimiento de que esos restos sean de Javier, sino para pedirles a los policías que lo mantuvieran al tanto de la investigación, porque la posibilidad de que pertenezcan a su hijo está. Y uno de los motivos que le hace pensar eso es que esa zona, la del dique, ubicada entre El Volcán y Juana Koslay, era frecuentada por el joven desaparecido.

 

En un principio, el hombre dijo que dejaría que la Policía y la Justicia trabajaran tranquilas, porque entiende que los estudios forenses son los únicos que podrían responder la pregunta excluyente, y sabe que esas pericias toman su tiempo. Pero cuando Balbo se enteró de que los restos óseos todavía no fueron enviados al laboratorio de Córdoba, sintió que la investigación volvió a frenarse, del mismo modo que la búsqueda de paradero de su hijo.

 

"No quiero que la causa de mi hijo quede en la nada, que nadie la sigue por la demora o la inoperancia de la Justicia... Yo no puedo saber si esos huesos que encontraron son o no de Javier, pero saber eso desde un principio ya me dejaría más tranquilo, sin esta incertidumbre que se me va formando", remarcó.

 

Le preocupa que las pericias (que servirán para determinar, entre otros puntos, el ADN) no hayan comenzado porque es consciente de que si las partes óseas llegaran a ser de Javier quedará mucho por averiguar. "Van a tener que seguir investigando para saber qué fue lo que pasó, si murió por una causa accidental o si le provocaron la muerte, que es a lo que siempre apunté", dijo.

 

Comentá vos tambien...