30°SAN LUIS - Miércoles 28 de Febrero de 2024

30°SAN LUIS - Miércoles 28 de Febrero de 2024

EN VIVO

El Gobierno de la Provincia distinguía el trabajo de las enfermeras puntanas

Se realizaron una misa y una entrega de distinciones a los agentes de la salud que se destacaban en 1970.

Por redacción
| 30 de noviembre de 2020
Festejo. El Diario de San Luis anunciaba la celebración del Día de las Enfermeras que se realizaba en esa época. Foto: RECORTE / ARCHIVO Año V- N° 1.443

Como era tradición, en noviembre de 1970 el Gobierno de la Provincia festejaba el Día de la Enfermera con la participación de las y los trabajadores de la salud que cumplían funciones en el ex Policlínico Regional de San Luis (actual Hospital San Luis). También quienes se desempeñaban en el ex Hospital Psiquiátrico (hoy Hospital Escuela de Salud Mental) conmemoraron la fecha con otros actos.

 

El Diario de San Luis del 22 de noviembre detalló que el festejo comenzó con una misa de acción de gracias y en memoria de las enfermeras desaparecidas, que se realizó en la capilla del edificio, ofrecida por el párroco del Colegio Don Bosco, padre Nicolino Pavone.

 

Los actos estuvieron presididos por el entonces subsecretario de Salud Pública de la Provincia, Augusto Di Genaro, y el director del Policlínico, Héctor Pereyra Esley, quienes luego de la misa se dirigieron al salón de actos del nosocomio junto con todos los presentes, cuyo número sobrepasó las 600 personas y estuvo nutrido por el staff médico del hospital, personal de administración e integrantes de la Cooperadora del Policlínico y de Enfermería, entre otros.

 

En ese lugar, brindó un discurso un profesional de ese centro de salud, el doctor Jorge Chada, quien destacó conceptos sobre la relevancia que para toda la sociedad adquiría la humanitaria actividad de los enfermeros.

 

Como era una tradición anual en esa época, luego entregaron medallas y pergaminos a los trabajadores de la salud que se destacaron en 1970: a Rosa Miranda por eficiencia, responsabilidad y antigüedad; por abnegación a Simón Núñez, Catalina Pastor, Adriana Argüelles y Yolanda Camargo; y por asistencia perfecta recibieron menciones Epifania Ascorra y Santiago Silva. La sucesiva recepción de las distinciones constituyó un momento de alegría y emoción en la ceremonia. Luego los agasajados compartieron un lunch que se prolongó hasta pasadas las 12, describió el matutino.

 

Por su parte, las enfermeras que se desempeñaban en el Hospital Psiquiátrico festejaron su día con una reunión social que se desarrolló en calle Justo Daract a partir de las 10:30, donde entregaron medallas y más tarde disfrutaron de un ágape.

 

“Tengo recuerdos muy lindos”

 

Gladys Cabañes de Ibarra, de 76 años, fue una trabajadora de la salud durante 33 años: 31 en el Hospital San Luis y los últimos 2, antes de jubilarse, en el Hospital Cerro de la Cruz. En los dos centros fue jefa de enfermeras en el sector de Pediatría.

 

“Tengo recuerdos muy lindos y me gustaban mucho las funciones que cumplía. Cuando me jubilé no quería pasar por los lugares donde trabajé porque me daba mucha nostalgia. Tuve buenos compañeros y mucho apoyo de ellos”, precisó Cabañes de Ibarra a El Diario.

 

Gladys realizó un curso de auxiliar de enfermería, que en esa época eran dictados por el Gobierno de la Provincia. En 1972 comenzó a trabajar y con los años la nombraron jefa de enfermeras.

 

La exsanitaria recordó que el Día de la Enfermera actualmente no se celebra como se realizaba en décadas pasadas. “En la actualidad ya no se hacen los agasajos que se hacían antes, los médicos nos organizaban pequeñas fiestas y lo mismo hacíamos nosotros para agasajar su día. Nos hacían o les hacíamos regalos, depende la fecha que se festejaba. Para las fiestas de Navidad organizábamos el juego del amigo invisible. Era muy familiar y había mucha unión”, describió.

 

En la época del Policlínico Regional para celebrar esa fecha se realizaba un lunch o ágape en el salón de actos del edificio. “También en el centro de salud había una pequeña capilla y para festejar la jornada cada año pedíamos que nos hagan una misa”, señaló.

 

Cuando se inauguró el Hospital Cerro de la Cruz fue trasladada a ese nosocomio porque no tenían jefa de enfermeras. “Me preguntaron si quería trabajar ahí y por una cuestión de cercanía con mi casa acepté el puesto que estaba realizando en el hospital central”, manifestó.

 

La exenfermera lamentó el panorama que viven los agentes de la salud en el país y en el mundo, debido a la pandemia de COVID-19, que todavía provoca miles de enfermos y muertos en el planeta. “Están teniendo mucho trabajo y pueda ser que este virus pase pronto, para el bien de todos”, rogó.

 

Gladys se jubiló en septiembre de 2005 y desde entonces disfruta de la compañía de su familia, que está compuesta por su marido, tres hijos, siete nietos y cuatro bisnietos.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo