23° SAN LUIS - Domingo 13 de Junio de 2021

23° SAN LUIS - Domingo 13 de Junio de 2021

EN VIVO

"Antonio Ferrara fue golpeado, tenía sus manos atadas al pecho"

El comisario general Hernán Soloa intervino en la causa, ya que era jefe de la entonces División Homicidios.

Por redacción
| 04 de diciembre de 2020
Detalles. El comisario general Hernán Soloa describió la escena y cómo encontraron a la víctima, Antonio Ferrara. Foto: Carlos Braile.

Con calma y paciencia, el comisario general Hernán Soloa hizo ayer un relato de la investigación que llevó adelante en noviembre de 2010 junto a la entonces División Homicidios, que él dirigía por esa fecha, cuando hallaron asesinado a Antonio Ferrara, jefe del Programa VIH-sida en su casa del barrio Lucas Rodríguez. Ante el tribunal que juzga al segundo acusado, Emiliano Barroso, el jefe policial describió cómo encontraron a la víctima y reveló cómo estaba la vivienda.

 

Hace cuatro años, en 2016, la Cámara Penal 1 condenó a prisión perpetua a Walter Emanuel Ferreira, quien habría participado del crimen junto a Barroso.

 

"No había forzamiento alguno de las aberturas, ni signos de escalamiento, lo que nos dio indicios de que el propietario fue quien abrió la puerta. En el interior había un gran desorden. Estaba claro que algo buscaban", explicó Soloa.

 

"Muchos elementos nos brindaron la pauta de que no menos de dos personas participaron del hecho", declaró. Dijo que por la golpiza que sufrió la víctima, el desorden que encontraron y las ataduras que le hicieron a Ferrara, sostuvieron que intervinieron al menos dos individuos.

 

"Ferrara fue golpeado, estaba  con sus dos manos cruzadas atadas a la altura del pecho. Y también sus pies. Dentro de su boca le habían introducido una prenda. Era un calzoncillo", recordó Soloa. Según la autopsia, murió por asfixia.  

 

El del policía —que hoy se desempeña como jefe de la Unidad Regional de Orden Público 1— fue uno de los testimonios que la Cámara escuchó ayer junto al de María Teresa Orozco, una mujer que fue testigo de los procedimientos policiales que hubo en la casa del funcionario de salud a lo largo de dos jornadas, y la perito María Belén Barloa, quien trabajaba en el Laboratorio de Criminalística hace una década.

 

"Me tocó acompañar todo lo que hacían los policías. Trabajaba en esa época en el barrido de varios barrios del sur, para la Municipalidad. Al pasar por ahí vi muchos móviles policiales y dos efectivos me pidieron que fuera testigo", contó Orozco.

 

"Vimos que en el jardín había una marca como de ruedas de moto. Y en el piso los policías habían encontrado un manojo de llaves. En la entrada de la casa había una mesita y arriba había dos vasos y una botella de licor. Cuando entramos a la habitación estaba el hombre en el piso. Habían tirado la ropa del placard", describió la mujer.  

 

El debate oral se desarrolla de forma mixta: la fiscal de Cámara 1, Marcela Torres Cappiello, el los abogados defensores Marcos Juárez y Ramiro Rubio y los jueces estuvieron en la Sala de Debate Oral 1 bajo estrictas medidas sanitarias para prevenir el coronavirus, mientras que Barroso siguió todas las instancias desde la Penitenciaría provincial, por internet, a través de la plataforma Cico Webex.

 

El tribunal a cargo del proceso está compuesto por dos jueces y una jueza del fuero civil de la Primera Circunscripción: Javier Solano Ayala —como el presidente—, Federico Lucero Gagliardi (ambos de la Cámara Civil, Comercial, Minas y Laboral 1) y Mónica Ponce de Xacur, quien se desempeña en la Cámara Civil, Comercial, Minas y Laboral 2.

 

Ellos asumieron esta responsabilidad, ya que las Cámaras Penales 1 y 2 se excusaron de intervenir y, de acuerdo a lo establecido por la Ley Orgánica de Justicia en su Artículo 23, el orden de subrogaciones dispone que el tribunal deberá ser reemplazado por “los Jueces de Cámara Civiles, Comerciales, Minas y Laboral de la misma Circunscripción Judicial”.

 

Comentá vos tambien...