23.9°SAN LUIS - Lunes 25 de Enero de 2021

23.9°SAN LUIS - Lunes 25 de Enero de 2021

EN VIVO

Nerea Livoni se dio un gusto: dirigir una final sudamericana

La árbitra puntana comandó las acciones en el duelo decisivo entre las selecciones de Brasil y Paraguay.

Por redacción
| 05 de diciembre de 2020
Nerea, siguiendo bien de cerca un avance del seleccionado paraguayo ante el representativo brasilero. La puntana mostró un gran nivel. Foto: Gentileza Sudamérica Rugby

Nerea Livoni cumplió su sueño y pudo dirigir la final de un Sudamericano de rugby femenino. La árbitra puntana, quien hace cuatro años se dedica al referato, comandó las acciones en el duelo entre Brasil y Paraguay, que dejó a las brasileras como monarcas sudamericanas. El certamen se desarrolló en Uruguay y la Selección argentina alcanzó el quinto lugar.

 

"Fue la primera final sudamericana; después de dirigir durante cuatro años es mi primera Final de Oro. Siempre me tocaba el tercer y cuarto puesto, no por el nivel mío, sino porque Argentina siempre era finalista contra Brasil. Entonces, por más que yo tenga el nivel para hacerlo, nunca un referí puede ser de la misma nacionalidad de los equipos que juegan el cotejo decisivo. Entonces siempre quedábamos las argentinas y las brasileras fuera de la Final de Oro", comenzó diciendo Nerea apenas arribada a tierra puntana.

 

A Livoni, además de dirigir la final, le tocó estar en otros cinco partidos. El primer día de competencia comandó los duelos entre Colombia-Chile, Brasil-Perú y Brasil-Paraguay. En la segunda jornada estuvo en Chile-Uruguay y Brasil-Uruguay. Y después, la frutilla del postre fue la final en la que Brasil derrotó a Paraguay.

 

"Haciendo el balance en cuanto a lo técnico de referato, me fue muy bien y quedé muy conforme. Tuve devoluciones de cada partido de parte de mi coach de Sudamérica Rugby, el uruguayo Joaquín Montes, y gracias a eso pude ir puliendo detalles cotejo tras cotejo", aseguró.

 

La árbitra puntana está creciendo día a día. No es de buscar finales, su trabajo se basa en buenas devoluciones. Su meta es aprender día a día y progresar para seguir representando al país de la mejor manera. Esta final fue un mimo al alma, y seguramente será el punto de partida para redoblar la apuesta e ir por más.

 

"Creo que esta final fue merecida. Tuve una increíble sensación al ingresar con los equipos y pararme frente a los presentes a esperar los himnos. En ese momento me di cuenta de que a una final uno entra solo, pero no llega solo. Yo llegué con mi familia, con mis amigos, con la gente de mi club — Chancay—, con mis mejores evaluadores Marcelo Pilara y Laureana Pappaterra y con todos los que fueron aportando cosas positivas a esta carrera", dijo.

 

El certamen mostró un nivel de alto vuelo y eso agranda la exigencia de las árbitras. Hay que estar con todos los sentidos atentos para no dejar pasar ningún detalle: un pequeño error te puede dejar fuera de la final. Nerea, consciente de todo eso, se enfocó de la mejor forma en cada partido. Lo hizo de buena manera y el premio llegó con la final. "En cuanto al torneo, me sorprendió el nivel de algunas selecciones que modificaron su juego un ciento por ciento, como el caso de Paraguay, que llegó hasta el partido decisivo. Uruguay es otro seleccionado que progresó mucho y dejó una buena impresión. A la ya conocida garra 'charrúa' le agregó volumen de juego", aseveró.

 

En un año atípico, en el que la pandemia del coronavirus le puso un freno de mano a todo, el rugby no fue la excepción. Tuvo poca actividad. Es el segundo certamen de la temporada, pero Nerea supo aprovechar cada momento que se le presentó. Para el año que viene la idea es arrancar en febrero, pero hay que ver cómo sigue la situación sanitaria del país organizador, aunque la dirigencia tiene muchas ganas de comenzar el 2021 con un Sudamericano.

 

A los 28 años Nerea se dio el gusto de dirigir una final sudamericana. Desde que empezó con el referato, hace cuatro años, siempre soñó con este momento, pero nunca se desesperó: sabía que la oportunidad iba a llegar, y en Uruguay tuvo su chance. Este gran presente de la árbitra puntana no es producto de la casualidad, es gracias al esfuerzo que hace día a día para superarse. Y cuando el trabajo es serio, a la corta o a la larga, los premios llegan. Ahora será turno de descansar. De dedicarle tiempo a la Licenciatura en Fonoaudiología, y después llegará la hora de enfocarse de nuevo en el referato para seguir llevando la Bandera de San Luis por el mundo.

 

Comentá vos tambien...