Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

Estancia Grande fue "invadida" por setenta casas rodantes de todo el país

La localidad es sede de un encuentro nacional de rodanteros. Los viajeros se alojan desde el sábado en el camping municipal Los Nogales. 

El camping municipal de Estancia Grande completó su capacidad el sábado cuando llegaron en caravana 70 casillas rodantes al segundo Encuentro Nacional de Rodanteros. Alrededor de 180 personas disfrutan del camping municipal Los Nogales, en un clima familiar en contacto con la naturaleza. Desde hace cuatro años se realizan estos encuentros. En esta ocasión, llegaron viajeros de Mendoza, Tucumán, San Juan, Entre Ríos, Córdoba y de La Plata. El evento finalizará mañana cuando los rodanteros, como se hacen llamar, emprendan la vuelta a sus hogares.  

 

 

 

Durante el fin de semana las familias disfrutaron de diferentes espectáculos. El sábado se les dio la bienvenida en la Secretaría de Turismo, desde donde iniciaron una caravana hasta el camping municipal Los Nogales de Estancia Grande donde se instalaron. Durante la noche hubo un ciclo de cine acompañado de un asado. Ayer disfrutaron de un show folclórico y una fiesta de carnaval con un concurso donde eligieron el mejor disfraz.

Marta Chocobares organiza los encuentros de rodanteros del centro del país y es fanática de los paisajes de San Luis. Ella es de Rufino, Santa Fe, y siempre que puede elige localidades de la provincia para venir con su casilla e invitar a sus colegas viajeros. 

Cada familia adapta sus casillas a sus necesidades, pero la mayoría tiene cama de dos plazas, baño, cocina y comedor. En caso de ser varios viajeros, en el vehículo se ponen cuchetas, bauleras y pantallas solares. 

 

Motorhome. Liliana Fernández viajó con su marido desde Malargüe.

 

"El estilo de vida de un rodantero es muy especial, empezamos saliendo en carpa, con los años ya no queremos dormir en el piso, los colchones se pinchan y ya pasamos a comprar un trailer y de ahí una casa rodante, si se puede se pasa a un motorhome. La amistad y la solidaridad es lo principal para estos viajes que producen adicción, una vez que empezaste estás pensando en el siguiente", expresó Chocobares. También agregó que: "San Luis tiene un clima ideal y está en una posición geográfica céntrica y cómoda para todos. Buscamos estar en contacto con la naturaleza".

 

Familiar. Evangelina y su esposo viajan con sus hijos, Briana y Cipriano.

 

Chocobares viaja sola por el país con su casilla. Ella le aconseja a las mujeres que no se atreven a viajar sin compañía que: "Dejen de depender de los hombres y animensé". En este encuentro, dos mujeres llegaron solas con sus casillas, en cambio, no hubo ningún hombre que estuviera solo, Chocobares explicó que se debe a que los varones dependen de una mujer para vivir, las chicas no. 

 

 

Los Vitale. La familia de Mendoza compró la casilla el sábado para estar en el encuentro.

 

 

"El Vasco" Unzueta viajó desde Villa María, Córdoba, junto con su familia y su casilla que  llama "El capricho de eia" porque la diseñó su esposa, Evangelina Pivetta, con base en sus gustos y necesidades. La casilla tiene dos aires acondicionados, televisión y playstation para Briana y Cipriano, sus hijos. "El secreto de este modo de vida es que tu mujer te acompañe, si no no te metas", expresó Unzueta que lleva 14 años casado y rodando con su esposa. El viaje más largo que realizaron fue de 3.800 kilómetros. La pareja dice que el objetivo es comer, charlar y reírse con el resto de los viajeros, no importa la clase social.

 

 

 

Liliana Fernández es de Malargüe, Mendoza, viaja con su marido en su motorhome y explicó que se pelea con sus hijos para viajar en el vehículo porque se lo "roban". "Mi mamá era de San Luis, tengo familia acá y vengo siempre que puedo, me encanta", expresó Fernández.

Ricardo La Paz, de Guaymallén, Mendoza, participó de 15 encuentros de rodanteros, viaja en "La Delfina", un motorhome Mercedes Benz de 1980. "Esta es la vida que elegimos con mi mujer, Norma, porque conocemos gente nueva que tiene la misma locura, compartimos historias y aprendemos y 'Delfina' es una integrante de nuestra familia", expresó La Paz. 

La familia Vitale disfruta de su primer encuentro de rodanteros, dado que el sábado compraron la casilla y decidieron bautizarla con el primer viaje. Ellos son de Mendoza capital y vinieron hasta con su mascota, una caniche, y tienen pensado llegar hasta la Patagonia. 

 

Para todos los gustos. Los viajeros adaptan las casillas y los motorhomes a todas las necesidades y deseos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Estancia Grande fue "invadida" por setenta casas rodantes de todo el país

La localidad es sede de un encuentro nacional de rodanteros. Los viajeros se alojan desde el sábado en el camping municipal Los Nogales. 

Expertos. Ricardo La Paz y Norma Colussi disfrutan de su encuentro nacional de rodanteros número quince. Fotos: Martín Gómez/ Video Alejandro Lorda.

El camping municipal de Estancia Grande completó su capacidad el sábado cuando llegaron en caravana 70 casillas rodantes al segundo Encuentro Nacional de Rodanteros. Alrededor de 180 personas disfrutan del camping municipal Los Nogales, en un clima familiar en contacto con la naturaleza. Desde hace cuatro años se realizan estos encuentros. En esta ocasión, llegaron viajeros de Mendoza, Tucumán, San Juan, Entre Ríos, Córdoba y de La Plata. El evento finalizará mañana cuando los rodanteros, como se hacen llamar, emprendan la vuelta a sus hogares.  

 

 

 

Durante el fin de semana las familias disfrutaron de diferentes espectáculos. El sábado se les dio la bienvenida en la Secretaría de Turismo, desde donde iniciaron una caravana hasta el camping municipal Los Nogales de Estancia Grande donde se instalaron. Durante la noche hubo un ciclo de cine acompañado de un asado. Ayer disfrutaron de un show folclórico y una fiesta de carnaval con un concurso donde eligieron el mejor disfraz.

Marta Chocobares organiza los encuentros de rodanteros del centro del país y es fanática de los paisajes de San Luis. Ella es de Rufino, Santa Fe, y siempre que puede elige localidades de la provincia para venir con su casilla e invitar a sus colegas viajeros. 

Cada familia adapta sus casillas a sus necesidades, pero la mayoría tiene cama de dos plazas, baño, cocina y comedor. En caso de ser varios viajeros, en el vehículo se ponen cuchetas, bauleras y pantallas solares. 

 

Motorhome. Liliana Fernández viajó con su marido desde Malargüe.

 

"El estilo de vida de un rodantero es muy especial, empezamos saliendo en carpa, con los años ya no queremos dormir en el piso, los colchones se pinchan y ya pasamos a comprar un trailer y de ahí una casa rodante, si se puede se pasa a un motorhome. La amistad y la solidaridad es lo principal para estos viajes que producen adicción, una vez que empezaste estás pensando en el siguiente", expresó Chocobares. También agregó que: "San Luis tiene un clima ideal y está en una posición geográfica céntrica y cómoda para todos. Buscamos estar en contacto con la naturaleza".

 

Familiar. Evangelina y su esposo viajan con sus hijos, Briana y Cipriano.

 

Chocobares viaja sola por el país con su casilla. Ella le aconseja a las mujeres que no se atreven a viajar sin compañía que: "Dejen de depender de los hombres y animensé". En este encuentro, dos mujeres llegaron solas con sus casillas, en cambio, no hubo ningún hombre que estuviera solo, Chocobares explicó que se debe a que los varones dependen de una mujer para vivir, las chicas no. 

 

 

Los Vitale. La familia de Mendoza compró la casilla el sábado para estar en el encuentro.

 

 

"El Vasco" Unzueta viajó desde Villa María, Córdoba, junto con su familia y su casilla que  llama "El capricho de eia" porque la diseñó su esposa, Evangelina Pivetta, con base en sus gustos y necesidades. La casilla tiene dos aires acondicionados, televisión y playstation para Briana y Cipriano, sus hijos. "El secreto de este modo de vida es que tu mujer te acompañe, si no no te metas", expresó Unzueta que lleva 14 años casado y rodando con su esposa. El viaje más largo que realizaron fue de 3.800 kilómetros. La pareja dice que el objetivo es comer, charlar y reírse con el resto de los viajeros, no importa la clase social.

 

 

 

Liliana Fernández es de Malargüe, Mendoza, viaja con su marido en su motorhome y explicó que se pelea con sus hijos para viajar en el vehículo porque se lo "roban". "Mi mamá era de San Luis, tengo familia acá y vengo siempre que puedo, me encanta", expresó Fernández.

Ricardo La Paz, de Guaymallén, Mendoza, participó de 15 encuentros de rodanteros, viaja en "La Delfina", un motorhome Mercedes Benz de 1980. "Esta es la vida que elegimos con mi mujer, Norma, porque conocemos gente nueva que tiene la misma locura, compartimos historias y aprendemos y 'Delfina' es una integrante de nuestra familia", expresó La Paz. 

La familia Vitale disfruta de su primer encuentro de rodanteros, dado que el sábado compraron la casilla y decidieron bautizarla con el primer viaje. Ellos son de Mendoza capital y vinieron hasta con su mascota, una caniche, y tienen pensado llegar hasta la Patagonia. 

 

Para todos los gustos. Los viajeros adaptan las casillas y los motorhomes a todas las necesidades y deseos.

Logín