19.1°SAN LUIS - Domingo 12 de Julio de 2020

19.1°SAN LUIS - Domingo 12 de Julio de 2020

EN VIVO

Los apiarios están en alerta por el moscardón caza abejas

En su etapa adulta se comen las abejas y así cortan la comunicación con el interior de las colmenas, mermando la producción. Se puede confundir con el abejorro polinizador.

Por redacción
| 09 de febrero de 2020
Ataque despiadado. El moscardón ya tiene una abeja atrapada y no se le escapará.

Mientras el Senasa está concentrando sus esfuerzos en el norte de San Luis para prevenir la aparición de focos de langostas, que ya están instaladas en Traslasierra; se detectó un problema que puede afectar la producción apícola aún más que la amenaza de estos insectos. Se trata de la presencia inquietante del moscardón caza abejas, del que ya dan cuenta las inmediaciones de varias colmenas en la zona de Villa Reynolds.

 

Ante las primeras denuncias, el ingeniero agrónomo e integrante de la Cooperativa Apícola Río Quinto, Guillermo Cozzarín, junto con su colega Rodrigo Becerra, director del laboratorio de Patología Apícola de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), está abocado a identificar a este moscardón. "Encontramos por primera vez en San Luis la presencia del moscardón cazador de abejas, en apiarios cercanos al río Quinto", le contó Cozzarín al sitio web El Semiárido; y luego agregó que "apareció, nos pone en alerta y preferimos salir a buscar la plaga nosotros antes de que nos encuentre desprevenidos y haga daño".

 

 

 

De reversa, como el salmón

 

La principal sospecha es que el río fue la vía de ingreso, ya que es un depredador que está presente en la provincia de Buenos Aires, a dónde el río Quinto llega a través de diferentes brazos. Los profesionales creen probable que haya utilizado ese camino para llegar a San Luis, volando contra la corriente.

 

El principal problema es que el moscardón, en su etapa adulta, se alimenta de abejas, por lo que si no se lo combate puede mermar considerablemente  la producción de las colmenas. Pero, contrariamente a lo que se piensa, la reducción en la producción no es por la gran cantidad de abejas que mata, sino porque corta el circuito de comunicación dentro de la colmena.

 

"La abeja vuelve con el polen, por lo tanto su vuelo se hace pesado. El moscardón sale a su encuentro, la toma entre sus patas, la conduce a un lugar, le clava su aguijón y le chupa los líquidos. Cuando repite la acción con muchas abejas, las que están dentro de la colmena no reciben la información de las que debieran llegar con el polen para saber a dónde dirigirse. Entonces, se corta el circuito de comunicación porque no pueden salir de la colmena, permanecen allí y no producen", explicó Becerra.

 

 

No confundir con los abejorros

 

Su detección a veces se hace complicada porque suele confundirse con los abejorros polinizadores benéficos. Un comunicado del Colegio de Ingenieros Agrónomos de San Luis (Ciapa) insta a los productores a tomar muestras ante la primera sospecha, y luego remitirlas a la Facultad de Agronomía de Villa Mercedes (FICA-UNSL) o a la Cooperativa Apícola Río Quinto.

 

Lo que buscan Cozzarín y Becerra es hacer pública esta situación para evitar que la plaga se siga extendiendo por los apiarios de la provincia. "Hasta ahora el problema está focalizado en Villa Reynolds, próximo a Villa Mercedes, donde hay cuatro colmenares. Apareció en uno de ellos y después se extendió a otro. En este momento retrocedió porque se apeló a técnicas puntuales para reducirlo", contó Cozzarín.

 

"La intención es que el productor observe cerca de sus colmenas si hay presencia del moscardón y se comprometa con la recolección de muestras, así podemos saber si se extiende su presencia o no", precisó el ingeniero agrónomo, que considera que ese es solo el primer paso. "En caso de notar un crecimiento de la plaga pondremos al tanto a todos los organismos involucrados, como el Senasa, el Ministerio de Producción, INTA y la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación", agregó.

 

El apicultor debe buscar al moscardón cerca de las colmenas, está siempre al acecho en las zonas altas. Puede verse en la parte de arriba de los arbustos o las malezas, o en las ramas de un caldén o de otros árboles cercanos.

 

Por eso, en zonas donde es común su presencia se colocan las colmenas rodeadas de césped, en terreno limpio, para evitar el ataque. En la mañana temprano no se mueve, por lo tanto es fácil capturarlo. También se pueden buscar sus huevos, por lo general colgados de un alambrado en ristras compactas y bien visibles. Hay que mojarlos con kerosén.

 

 

Características morfológicas

 

Al igual que pasa con las langostas, no se recomienda pulverizar porque eso puede afectar las colmenas. De allí la necesidad de monitorear y, en caso de combatir, hacerlo en forma artesanal y focalizada. Cozzarín describió que "es menos robusto que el abejorro, pero más ágil, tiene patas más largas, dos alas —es díptero, como el tábano—, es tres veces más grande que la abeja".

 

Aparece en grupos, pero no en enjambres numerosos, habita cerca de las colmenas porque busca el alimento en la zona cercana. En estado larval vive en los gusanos blancos y cuando eclosiona lo hace cerca de los apiarios.

 

Una de las medidas de control que tomaron los productores de Villa Mercedes, donde apareció el moscardón, es no mover las colmenas de lugar para evitar su dispersión.

 

"En San Luis tenemos una especie  muy parecida que se llama 'mosca ladrona', que actúa en forma similar, pero ataca a muchas especies por lo tanto no pone en peligro a la abeja y no forma agrupaciones importantes alrededor de la colmena. Sabemos que nos llegarán muestras de esta mosca, pero queremos asegurarnos que no sea el moscardón. Hay que colocar los insectos capturados en un sobre o un frasco, ponerlos en el freezer para que no se pudra y llevarlo a la facultad o a la cooperativa para que podamos estudiarlas", pidió Cozzarín.

 

Comentá vos tambien...