10.2°SAN LUIS - Sabado 06 de Junio de 2020

10.2°SAN LUIS - Sabado 06 de Junio de 2020

EN VIVO

Victoria Ocampo, una mujer única

Victoria Ocampo fue una mujer excepcional para su época. Fue escritora, traductora, editora, viajera apasionada y feminista, entre otras cosas. Fue, también, una mujer acomodada de la aristocracia porteña y eso la llevó a ganarse más de una crítica. Pero Victoria aprovechó los privilegios de clase para promover la lucha por los derechos de las mujeres y para llevar adelante un proyecto personal que favoreció a muchos otros escritores y escritoras y fue un importante promotor cultural: la revista Sur.

Y fueron justamente los mandatos de esa clase a la que pertenecía los que no le permitieron cumplir su sueño de ser actriz. Pero ella continuó por el camino de las artes y se dedicó a la literatura. Fue la primera mujer en armar un círculo de intelectuales del que eran parte, entre otros, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sábato, Alejandra Pizarnik y Silvina Ocampo, su hermana, a la que tantas veces la quisieron enfrentar. También participó de las ediciones de Sur la escritora británica Virginia Woolf, a quien Victoria tenía la labor de traducir al español. Entablaron una amistad a la distancia, por medio de cartas. Se casó a los 22 años con Luis Bernardo de Estrada, aunque el matrimonio no prosperó. Pero justamente por los preceptos de la época debió vivir con él, bajo el mismo techo pero en cuartos separados, durante ocho años. Después del divorcio en 1922, a lo largo de su vida fue una amante liberal y vivió amores sin ataduras, desafiando los cánones de ese entonces. No se volvió a casar ya que no estaba del todo de acuerdo, era una mujer muy independiente y temía que el matrimonio truncara sus libertades.

Quisieron enfrentarla muchas veces con otras mujeres. Con su hermana Silvina, y con Eva Duarte, otra mujer fuerte de la época, por las ideas antiperonistas que tenía Victoria.

Participó, en 1936, de la conformación de la Unión Argentina de Mujeres y desde su revista habló incluso del aborto y del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo. Además, fue la primera mujer argentina en obtener un registro de conducir.

Victoria manifestó públicamente sus críticas al nazismo y colaboró para rescatar a sus víctimas. A Giséle Freund (1908-2000), una de las fotógrafas más notables del siglo XX, le pagó el traslado a la Argentina, unas semanas antes de la invasión nazi a París, con la excusa de que había sido contratada por la revista Sur. En 1946, fue invitada por el gobierno británico para presenciar los Juicios de Núremberg y allí fue, como la única latinoamericana testigo de ese momento de la historia.

Mujeres como Victoria había muy pocas en esa época. Ella aprovechó el lugar social que tenía para fomentar la cultura, luchar por los derechos de las mujeres y desafiar el rol que se les otorgaba por esos años.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...