“Hagan lugar” en audiovisuales, un reclamo desde el feminismo

Gabriela Pereyra

El Frente Audiovisual Femenino Federal y Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL demandan igualdad de cupo en producciones y decisiones. Afirman que la pandemia incrementó las desigualdades.

 Nosotres y nosotras, trabajadoras mujeres, lesbianas, trans, travestis y personas no binarias del cine, televisión, publicidad y de medios audiovisuales tomamos la decisión política de unirnos y conformar un gran e histórico Frente Audiovisual Feminista Federal, que nuclea federal y transversalmente a independientes, asociaciones, colectivos, agrupaciones y espacios de la actividad audiovisual". Así se presenta el Frente que busca visibilizar las problemáticas que les atraviesan y alertan sobre desigualdades por cuestiones de género. La pandemia recrudece la situación, pero esto cuenta con una historia de exclusión, estigmatización y olvido que se repite, como en otros ámbitos laborales, hacia las mujeres y disidencias.

En diferentes provincias se están organizando para reclamar derechos. En San Luis, Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL es un espacio que agrupa, asesora, debate y muestra las fortalezas que ofrecen al medio audiovisual. Débora Gómez Rosso se define como animadora 2D y artista audiovisual y es quien tuvo la inquietud inicial de convocar. “Pensamos en la necesidad de ser conscientes de esta situación, hablar con compañeras y compañeres, reflexionar sobre cuántas mujeres y representantes de la comunidad LGBT hay en cada rol, e indagar también en los propios compañeros y sus constructos. Una de las problemáticas más grandes es que muchas veces no te llaman cuando sos mamá y al hablar con hombres justificaban que el rubro está dominado por ellos porque las mujeres no buscan o los proyectos de hombres son más sólidos. Lo cierto es que muchas vivenciaban que, aunque haya llamados, terminan priorizando el ser conocidos o amigos, y así las oportunidades no llegan en igualdad, ni siquiera la chance de equivocarse”, describió Débora.

Según datos del Incaa de 2018 y 2019, en las universidades de arte audiovisual del país entran hombres y mujeres por partes iguales, pero se reciben más mujeres, incluso con mejores promedios. Sin embargo, a la hora de trabajar la situación se invierte; entonces, ¿dónde está la problemática? Otras cifras del Incaa alertan que más del 85% de los cargos jerárquicos en una producción es ocupado por hombres.

Además de las cuestiones de género, hay desigualdad en la competencia de productos y recursos del interior en contraposición a cómo se desarrolla la industria en Buenos Aires. “Por eso es tan importante esta movida de que el Frente sea ahora federal”, afirma Gómez Rosso.

“Una propuesta que llevé a Buenos Aires fue visibilizar que San Luis tiene sus técnicos y técnicas, tiene un set de cine, tiene profesionales que son muy buenos, que vengan a producir, cuando vienen traen sus propios técnicos, al menos que usen profesionales de acá como proponía en su momento la Ley de Cine”, dijo Débora.

 

Incaa: más del 85 % de los cargos jerárquicos en una producción es ocupado por hombres.

 

Roxana Ledesma también se sumó a Mujeres Audiovisuales  y, si bien se ha desempeñado en guion, producción, arte y asistencia de dirección, prefiere el área de vestuario. Los grupos donde trabajó siempre se conformaban por mayoría de hombres. Cree que esa desigualdad viene instalada desde hace muchos años y nadie se lo cuestionaba como tal. “Las condiciones continúan siendo deficientes y desiguales, permanece la diferencia abismal de la minoría femenina en los distintos puestos de trabajo y no hay buenos presupuestos para las producciones”.

Invitan a las mujeres y disidencias a que se animen y se sumen a este espacio abierto. Durante la pandemia intentan no perder el contacto y el espacio de asesoramiento. Realizaron encuentros vía streaming y continúan la comunicación y propuestas desde la página Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL, mientras planifican un gran encuentro presencial, una jornada de puertas abiertas en la que puedan mostrar todo el abanico de lo que hacen.

“Nosotras recibimos y asesoramos a las chicas estudiantes que se recibieron y no saben qué hacer, cómo encarar una búsqueda de trabajo. Las ayudamos con capacitaciones sobre, por ejemplo, cómo registrar derechos de autor y todo lo que necesitan ellas para poder empezar a desarrollarse como profesionales. A veces las ayudamos en los pasos contables para las contrataciones; algo que hará la diferencia será la mayor cantidad de capacitaciones que tengamos”, explicó Débora.

 

Reclamos audio-visibles

Tanto para la colectiva de San Luis como para el Frente Audiovisual Feminista Federal (FAFF), los reclamos son coincidentes y unen fuerzas en ello.

Silvana Di Francesco, productora de cine y una de las referentes del Frente, contó el proceso: “En 2017, cuando empezó la crisis en la cultura a nivel nacional, había muy poco trabajo en el ámbito audiovisual. Un equipo de técnicas armó un grupo de Facebook que devino en un gran encuentro en lo que es la ex ESMA. Hubo más de 400 representantes de mujeres y disidencias vinculadas al audiovisual, cubría todo el espectro. Fue muy contundente cómo se visibilizó la necesidad de repensarnos en la industria. Nuestros pilares fundantes se basan en la necesidad de equidad, el cupo de las mujeres y disidencias en toda la cadena de producción audiovisual, pero un cupo no solo numérico, sino también en todo lo que tenga que ver con los diferentes órdenes y escalones de responsabilidad, porque muchas veces que hay equipos en donde ves que hay un 50 por ciento de presencia femenina, cuando ves cuáles son los cargos, generalmente son en roles que históricamente se adjudicaron a lo femenino, como vestuario o maquillaje, entonces lo que se pide es presencia en los roles de mayor injerencia”.

El FAFF organizó recientemente un encuentro con varias provincias y una asamblea por Zoom. Veintidós colectivas y asociaciones nucleadas en el frente armaron un comunicado para todo el sector audiovisual y para el público en general. Explican que la pandemia los afectó a todos, pero profundizó aún más la desigualdad y la falta de equidad en las mujeres y disidencias que componen el rubro.

Durante la gestión anterior se hicieron pedidos en los comités de selección de proyectos y jurados, que quedaron en la nada.  A la nueva gestión del Incaa, dirigida por Luis Puenzo en la presidencia y Nicolás Batlle en la vicepresidencia, se le presentaron las propuestas por cupo, capacitación y representación en jurados y comités.

Para Silvana, el hecho de que haya solo hombres decidiendo sobre los contenidos ha contribuido a estigmatizaciones históricas hacia lo femenino. “El Estado no puede seguir financiando proyectos en donde las mujeres sean estigmatizadas, violentadas o se repliquen en los contenidos situaciones que hacen al imaginario y a la naturalización de violencias, que bien se sabe que venimos peleando para que dejen de estar naturalizadas”, sentenció la productora.

Si bien trascendió que el Incaa lanzaría concursos para reactivar la industria, estos no tendrían en cuenta ni el cupo de mujeres y disidencias, ni el cupo federal. El Frente también pidió que revieran esa postura.

 

Las propuestas

Algunas partes del comunicado emitido dicen: “Trabajamos y pensamos transversalmente toda la cadena productiva audiovisual reunidxs en asociaciones y colectivas de todas las provincias argentinas, unidxs en el Frente Audiovisual Feminista Federal (FAFF)”.

Hagan lugar, piden. Es hora que nos incluyan.

Solicitan equidad laboral, medidas que fomenten la inclusión en todo el proceso productivo, paridad de género y que garanticen liderazgo en la toma de decisiones y representación a nivel federal. Consideran que lo justo es tener cupo 50/50 en Asamblea Federal, Consejo Asesor, Comités de evaluación de proyectos, juradxs de concursos, equipos de técnicxs en roles relegados. Priorizan el cupo federal para que las provincias sean parte de la industria.

Demandan medidas concretas que alienten proyectos creativos de mujeres, lesbianas, travestis, transgénero, transexuales y no binaries, para expandir y enriquecer la forma en que son representadxs, y transformar los discursos y prácticas estigmatizantes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

“Hagan lugar” en audiovisuales, un reclamo desde el feminismo

El Frente Audiovisual Femenino Federal y Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL demandan igualdad de cupo en producciones y decisiones. Afirman que la pandemia incrementó las desigualdades.

El cupo de 50/50 en toda la cadena de producción es una de las principales exigencias.Ilustración: Mailén Escudero.

 Nosotres y nosotras, trabajadoras mujeres, lesbianas, trans, travestis y personas no binarias del cine, televisión, publicidad y de medios audiovisuales tomamos la decisión política de unirnos y conformar un gran e histórico Frente Audiovisual Feminista Federal, que nuclea federal y transversalmente a independientes, asociaciones, colectivos, agrupaciones y espacios de la actividad audiovisual". Así se presenta el Frente que busca visibilizar las problemáticas que les atraviesan y alertan sobre desigualdades por cuestiones de género. La pandemia recrudece la situación, pero esto cuenta con una historia de exclusión, estigmatización y olvido que se repite, como en otros ámbitos laborales, hacia las mujeres y disidencias.

En diferentes provincias se están organizando para reclamar derechos. En San Luis, Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL es un espacio que agrupa, asesora, debate y muestra las fortalezas que ofrecen al medio audiovisual. Débora Gómez Rosso se define como animadora 2D y artista audiovisual y es quien tuvo la inquietud inicial de convocar. “Pensamos en la necesidad de ser conscientes de esta situación, hablar con compañeras y compañeres, reflexionar sobre cuántas mujeres y representantes de la comunidad LGBT hay en cada rol, e indagar también en los propios compañeros y sus constructos. Una de las problemáticas más grandes es que muchas veces no te llaman cuando sos mamá y al hablar con hombres justificaban que el rubro está dominado por ellos porque las mujeres no buscan o los proyectos de hombres son más sólidos. Lo cierto es que muchas vivenciaban que, aunque haya llamados, terminan priorizando el ser conocidos o amigos, y así las oportunidades no llegan en igualdad, ni siquiera la chance de equivocarse”, describió Débora.

Según datos del Incaa de 2018 y 2019, en las universidades de arte audiovisual del país entran hombres y mujeres por partes iguales, pero se reciben más mujeres, incluso con mejores promedios. Sin embargo, a la hora de trabajar la situación se invierte; entonces, ¿dónde está la problemática? Otras cifras del Incaa alertan que más del 85% de los cargos jerárquicos en una producción es ocupado por hombres.

Además de las cuestiones de género, hay desigualdad en la competencia de productos y recursos del interior en contraposición a cómo se desarrolla la industria en Buenos Aires. “Por eso es tan importante esta movida de que el Frente sea ahora federal”, afirma Gómez Rosso.

“Una propuesta que llevé a Buenos Aires fue visibilizar que San Luis tiene sus técnicos y técnicas, tiene un set de cine, tiene profesionales que son muy buenos, que vengan a producir, cuando vienen traen sus propios técnicos, al menos que usen profesionales de acá como proponía en su momento la Ley de Cine”, dijo Débora.

 

Incaa: más del 85 % de los cargos jerárquicos en una producción es ocupado por hombres.

 

Roxana Ledesma también se sumó a Mujeres Audiovisuales  y, si bien se ha desempeñado en guion, producción, arte y asistencia de dirección, prefiere el área de vestuario. Los grupos donde trabajó siempre se conformaban por mayoría de hombres. Cree que esa desigualdad viene instalada desde hace muchos años y nadie se lo cuestionaba como tal. “Las condiciones continúan siendo deficientes y desiguales, permanece la diferencia abismal de la minoría femenina en los distintos puestos de trabajo y no hay buenos presupuestos para las producciones”.

Invitan a las mujeres y disidencias a que se animen y se sumen a este espacio abierto. Durante la pandemia intentan no perder el contacto y el espacio de asesoramiento. Realizaron encuentros vía streaming y continúan la comunicación y propuestas desde la página Mujeres Audiovisuales y del Arte Digital SL, mientras planifican un gran encuentro presencial, una jornada de puertas abiertas en la que puedan mostrar todo el abanico de lo que hacen.

“Nosotras recibimos y asesoramos a las chicas estudiantes que se recibieron y no saben qué hacer, cómo encarar una búsqueda de trabajo. Las ayudamos con capacitaciones sobre, por ejemplo, cómo registrar derechos de autor y todo lo que necesitan ellas para poder empezar a desarrollarse como profesionales. A veces las ayudamos en los pasos contables para las contrataciones; algo que hará la diferencia será la mayor cantidad de capacitaciones que tengamos”, explicó Débora.

 

Reclamos audio-visibles

Tanto para la colectiva de San Luis como para el Frente Audiovisual Feminista Federal (FAFF), los reclamos son coincidentes y unen fuerzas en ello.

Silvana Di Francesco, productora de cine y una de las referentes del Frente, contó el proceso: “En 2017, cuando empezó la crisis en la cultura a nivel nacional, había muy poco trabajo en el ámbito audiovisual. Un equipo de técnicas armó un grupo de Facebook que devino en un gran encuentro en lo que es la ex ESMA. Hubo más de 400 representantes de mujeres y disidencias vinculadas al audiovisual, cubría todo el espectro. Fue muy contundente cómo se visibilizó la necesidad de repensarnos en la industria. Nuestros pilares fundantes se basan en la necesidad de equidad, el cupo de las mujeres y disidencias en toda la cadena de producción audiovisual, pero un cupo no solo numérico, sino también en todo lo que tenga que ver con los diferentes órdenes y escalones de responsabilidad, porque muchas veces que hay equipos en donde ves que hay un 50 por ciento de presencia femenina, cuando ves cuáles son los cargos, generalmente son en roles que históricamente se adjudicaron a lo femenino, como vestuario o maquillaje, entonces lo que se pide es presencia en los roles de mayor injerencia”.

El FAFF organizó recientemente un encuentro con varias provincias y una asamblea por Zoom. Veintidós colectivas y asociaciones nucleadas en el frente armaron un comunicado para todo el sector audiovisual y para el público en general. Explican que la pandemia los afectó a todos, pero profundizó aún más la desigualdad y la falta de equidad en las mujeres y disidencias que componen el rubro.

Durante la gestión anterior se hicieron pedidos en los comités de selección de proyectos y jurados, que quedaron en la nada.  A la nueva gestión del Incaa, dirigida por Luis Puenzo en la presidencia y Nicolás Batlle en la vicepresidencia, se le presentaron las propuestas por cupo, capacitación y representación en jurados y comités.

Para Silvana, el hecho de que haya solo hombres decidiendo sobre los contenidos ha contribuido a estigmatizaciones históricas hacia lo femenino. “El Estado no puede seguir financiando proyectos en donde las mujeres sean estigmatizadas, violentadas o se repliquen en los contenidos situaciones que hacen al imaginario y a la naturalización de violencias, que bien se sabe que venimos peleando para que dejen de estar naturalizadas”, sentenció la productora.

Si bien trascendió que el Incaa lanzaría concursos para reactivar la industria, estos no tendrían en cuenta ni el cupo de mujeres y disidencias, ni el cupo federal. El Frente también pidió que revieran esa postura.

 

Las propuestas

Algunas partes del comunicado emitido dicen: “Trabajamos y pensamos transversalmente toda la cadena productiva audiovisual reunidxs en asociaciones y colectivas de todas las provincias argentinas, unidxs en el Frente Audiovisual Feminista Federal (FAFF)”.

Hagan lugar, piden. Es hora que nos incluyan.

Solicitan equidad laboral, medidas que fomenten la inclusión en todo el proceso productivo, paridad de género y que garanticen liderazgo en la toma de decisiones y representación a nivel federal. Consideran que lo justo es tener cupo 50/50 en Asamblea Federal, Consejo Asesor, Comités de evaluación de proyectos, juradxs de concursos, equipos de técnicxs en roles relegados. Priorizan el cupo federal para que las provincias sean parte de la industria.

Demandan medidas concretas que alienten proyectos creativos de mujeres, lesbianas, travestis, transgénero, transexuales y no binaries, para expandir y enriquecer la forma en que son representadxs, y transformar los discursos y prácticas estigmatizantes.

Logín