3.7°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

3.7°SAN LUIS - Lunes 13 de Julio de 2020

EN VIVO

Gabriel Rosales tiene un futuro prometedor

Pese a que dice que la música no es para competir sino para compartir, el joven ya ganó dos concursos.

Por redacción
| 30 de mayo de 2020
A la luz del sol. Gabriel con su guitarra, su fiel compañera desde que decidió que el folclore sería el género que lo acompañaría en su carrera musical. Antes, cantaba baladas. Foto: Martín Gómez.

Al grito de “¡Jarillero!”, Gabriel Rosales se ganó el corazón de los espectadores y del jurado el día de la presentación de proyectos de los Intercolegiales Culturales en la edición del año pasado. Su carisma y su buena voz acompañaron a sus amigos del colegio “Roberto Moyano” que en conjunto representaron “Yuyerita de mi pago”, un cuadro artístico que representaba a los remedios caseros de las abuelas que curan con hierbas del campo.

 

Gracias al proyecto que resultó uno de los mejores del certamen, Gabriel logró dejar de lado una timidez que lo acompañaba desde la infancia y encontró una veta artística que dormía junto con otros objetivos por cumplir. En la actualidad fue quien le puso la voz a “El abrazo en pausa”, la cueca que se escuchó en el lanzamiento de la edición 2020 de los Intercolegiales. Además quedó primero en el concurso nacional La Voz, que se realizó por Instagram.

 

Rosales le adjudica sus logros al proyecto educativo que lo empujó a soltar su talento definitivamente. “La experiencia en Intercolegiales me marcó como persona. Gracias a la participación dejé de ser introvertido y tuve confianza en mí mismo. Actuar frente a la gente me generaba mucha presión y al subirme al escenario me di cuenta que, aunque los nervios estaban, podía cantar, que es lo que me moviliza”, expresó Gabriel, quien tiene 17 años y culmina sus estudios secundarios.

 

El joven comenzó a interesarse por la música a los ocho años. La ducha y su cama eran el público más fiel, porque hacerlo frente a su familia le resultaba fastidioso. Recién a los 15 le comentó a su madre que quería relacionarse más estrechamente con el arte y comenzó sus estudios de canto y guitarra con Abel Taborda, el indicado para que el adolescente aprendiera a dejar los nervios de lado. Abel lo impulsó a perfeccionarse y lo invitó a formar parte de “Volver en guitarras”, un grupo folclórico.

 

“La verdadera piedra en el camino somos nosotros mismos, que no oímos lo que nos moviliza"

 

“Estaba acostumbrado a cantar canciones melódicas o baladas hasta que me presentó el folclore y decidí que era el ritmo indicado para seguir mi carrera. Tengo familiares guitarreros, pero no son muy cercanos, no estaba al tanto de lo que me podía generar una chacarera o una zamba”, agregó Gabriel, que el año próximo comenzará el profesorado en música.

 

Aunque expresó que las competencias no le gustan porque piensa que “la música está para compartir no para competir”, en plenos días de aislamiento se animó a participar en el certamen virtual de La Voz, un concurso que creó Pedro Ríos, finalista del famoso programa La Voz Argentina. Frente a 55 contrincantes de todo el país, Gabriel logró quedar primero por la votación del público que lo llevó al podio con 488 votos. “Aprendí que hay que superarse a uno mismo en la competencia y no contra un oponente”, dijo el puntano.

 

Al enterarse de la nueva edición de Intercolegiales, Rosales le quiso dejar un mensaje a los nuevos participantes y les advirtió que los nervios y la vergüenza es mejor dejarlos a un lado, algo que le sirvió el año pasado para consagrarse como uno de los mejores talentos que salió de los Intercolegiales.

 

“Dejen los prejuicios de lado. Muchos pensamos que el obstáculo más grande es el público y la verdadera piedra en nuestro camino somos nosotros mismos, que no le hacemos caso a lo que nos moviliza. Si te gusta el arte disfrútalo, siempre encontrás cosas positivas que te ayudan a crecer”, concluyó.

 

Comentá vos tambien...