27°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

27°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

EN VIVO

Federico Acosta: hacia nuevos horizontes

El joven que acompaña a su padre de Los Iracundos puntanos busca su destino en el reggaetón.

Por redacción
| 01 de junio de 2020
El cantante se sumergió en el género de moda para grabar su disco solista, que tiene un bloque de canciones sobre el aislamiento y otro de puro color bailable.Foto: Gentileza.

Hacerse amigos por redes sociales fue una buena premisa para Federico Acosta que por ese medio conoció a Alejandro Majewsky, un productor y DJ venezolano que trabaja en Estados Unidos y que cuando escuchó cantar al puntano lo invitó a trabajar con él a miles de kilómetros de distancia. La cuarentena le imprimió velocidad a las cosas y el proyecto que comenzó hace un año se transformó en "Eleven", el primer material discográfico de Federico que se encuentra en las plataformas virtuales tanto del artista como el productor.

 

Trabajar con un músico internacional le impuso al puntano un tinte diferente al estilo que quería presentar en su carrera. Aunque el cantante conoce de varios géneros, quiso experimentar en “Eleven” con el reggaetón y el trap, dos ritmos muy populares en los tiempos que corren, pero en el que pocos artistas de la provincia se animan a incursionar. Sus influencias, sus gustos personales y el hambre de fama y gloria lo llevaron a componer canciones que mezclan el amor, el sexo, la fiesta y la rumba.

 

“Tanto el reggaetón como el trap son dos estilos que se escuchan a diario. En la radio, el boliche o en una fiesta no falta una canción de Maluma o Daddy Yankee que anime a los oyentes o al público. Me pareció muy buena idea lanzarme como solista y elegir este estilo que es novedoso y llama la atención”, expresó Federico, que en sus redes sociales colgó una diversidad de covers de varios artistas internacionales.

 

 

"Quiero armar mi carrera con el esfuerzo que eso conlleva y marcar mi propio estilo". Federico Acosta.

 

 

El cantante —hijo de José Luis Acosta, líder del tributo puntano a Los Iracundos, y segunda voz en el grupo de su padre— adelantó que los primeros cuatro temas de su disco tienen un sentimiento especial. Aseguró que “son ideales para los tiempos que vivimos, canciones emocionales que acompañan la tranquilidad de estar en aislamiento”.

 

Mientras que los próximos cuatro que vienen en camino tendrán toda la impronta y la fiesta del reggaetón. Uno de los primeros sencillos que salieron de “Eleven” fue “Vámonos”, una canción de amor típica reggaetonera en la que el artista usa términos muy diferentes a los que un puntano utiliza a diario, pero que son comunes en los cantantes de este estilo.

 

“Es cuestión de animarse. Sé que es un género al que muchos le temen porque piensan que es más de lo mismo, pero no deja de ser popular y una puerta abierta a grandes oportunidades. El reggaetón se escucha en todos lados, con un poco de suerte, mis canciones pueden compartirse en diferentes partes del mundo”, agregó Acosta, quien compuso sus canciones en la comodidad de su casa aconsejado a la distancia por Majewsky.

 

Federico tiene 25 años y la música siempre lo acompañó. Con la guitarra, con la voz o con los oídos, el joven supo desenvolverse en el arte por sí solo. Aunque tuvo la influencia de su padre, el joven quiso seguir su camino por otro lado y no reniega de sus elecciones. “No quería ser conocido por ser 'el hijo de un iracundo'", explicó Acosta que sueña con conocer personalmente a Majewsky en Estados Unidos y grabar su propio videoclip a orillas de las playas de Miami.

 

Comentá vos tambien...