20.4°SAN LUIS - Jueves 22 de Abril de 2021

20.4°SAN LUIS - Jueves 22 de Abril de 2021

EN VIVO

Aviones A4 planean sobre el cielo nocturno sanluiseño

Desde este lunes y hasta el jueves, de 19 a la medianoche, los pilotos realizan prácticas de adiestramiento.

Por redacción
| 23 de junio de 2020
El ejemplar. Los pilotos practican vuelos nocturnos en los aviones de guerra desde Villa Reynolds a la provincia. Foto: Archivo.

El rugir estremecedor de los motores de los aviones A4, de la V Brigada Aérea, puede escucharse en las tardes noches del cielo sanluiseño, porque este lunes empezaron las prácticas de adiestramiento de pilotos que terminarán este jueves. Las tareas son desde las 19 hasta la medianoche y son realizadas con el fin de mantener las tripulaciones formadas y además para cumplir con las exigencias de control aéreo.

 

El vuelo nocturno tiene un sin número de características diferentes a las del diurno que necesitan practicar periódicamente. Para formar parte de las actividades vino a Villa Reynolds (lugar donde está ubicada la base) un helicóptero desde Moreno, provincia de Buenos Aires. Es un Bell 412, con una tripulación de ocho personas que fueron alojadas en el predio de la Fuerza Aérea. Los pasajeros llegaron con un análisis de coronavirus hecho, pero de igual manera, el protocolo local, autorizado por el Comité de Crisis con anterioridad, los aisló para evitar el contacto. “Esto es como si tuviéramos una ambulancia para algún caso de emergencia, pero con la capacidad de ir a cualquier lugar y poder rescatar una persona. El utilitario tiene visores nocturnos, señalizador infrarrojo y personal para rescate que tiene la capacidad de bajarse en cualquier territorio por una soga. Son tareas que se hacen únicamente en una urgencia, ellos estarán aislados hasta que los necesitemos, si es así, saldrán de la habitación solamente para el operativo y regresarán, no tendrán contacto con nadie”, explicó el comodoro Fabián Capellino, jefe de la V Brigada Aérea.

 

Los pilotos que están abocados al adiestramiento son aproximadamente doce, están divididos por turnos de vuelo y tareas en diferentes horarios y lugares.

 

Asimismo, el jefe comentó: “Desde la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) tenemos  una directiva de instrucción que establece la periodicidad de vuelo que tenemos que hacer, y si no cumplimos, el piloto queda deshabilitado para esta tarea. El proceso de rehabilitación significaría gastar recursos. Las exigencias que tenemos es de realizarlas cada tres meses y uno tiene que cumplir una cierta cantidad de horas”, expresó Capellino.

 

Debido a la pandemia, debieron organizarse para cumplir con las actividades rutinarias y con la responsabilidad sanitaria. “Nosotros no podemos dejar de volar un año, eso significaría perder habilidades importantes e imprescindibles para un piloto. Lo adaptamos para mantener los protocolos, nos amoldamos a ciertas normas, pero tenemos que seguir volando", reveló.

 

Comentá vos tambien...