17.6°SAN LUIS - Martes 20 de Octubre de 2020

17.6°SAN LUIS - Martes 20 de Octubre de 2020

EN VIVO

Luis Rojas con el corazón en la mano

Recuperado de sus ataques de pánico, el cantante reinaugura un lugar siempre dispuesto a los shows en vivo.

Por redacción
| 10 de julio de 2020
El banquete está servido. Rojas, en las sierras puntanas. Verduras, canciones y recuperación. Foto: Gentileza.

En un momento determinado de su vida, Luis Rojas decidió parar la máquina y tocar para unos pocos. Un suceso trágico cambió su vida hace diez años y también su forma de ver y compartir el escenario. La muerte de su padre le dejó grandes secuelas emocionales que, además, afectaron su salud y por orden médica tuvo que dejar de presentarse en grandes festivales, para calmar sus ataques de pánico.

 

Pero el gusto por la música, que se transformó en su trabajo a lo largo de su trayectoria, latió en su corazón con la fuerza de siempre. Entonces, Luis decidió seguir cantando, reducir la capacidad de sus auditorios y, quizás más espaciadamente, cuando el cuerpo se lo permita, participar en algún festival con sus antiguos compañeros, quienes con el tiempo se hicieron grandes amigos.

 

La cuarentena lo llevó nuevamente a parar de trabajar y dejar las presentaciones por un tiempo. Pero hoy a las 21, cuando las puertas de la parrilla El Rodeo vuelvan a abrirse a los espectáculos en vivo luego de tres meses, Rojas esperará a los comensales para acompañarlos con su repertorio, algo que hizo más de una vez en el restaurante. Las reservas se pueden hacer al 2665006462.

 

La presentación del cantante estaba prevista inicialmente para el sábado de la semana pasada, el día exacto en que el gobierno provincial declaró el regreso a la fase más estricta de la cuarentena. Se reprogramó rápidamente por las ganas de tocar del artista.

 

 

"Vivo de esto y lo respeto. Nunca canté por hobby o por distracción". Luis Roja.

 

 

Luis es puntano, reside actualmente en la ciudad pero vivió también en Córdoba. Conoce cada rincón del país gracias a sus participaciones con Los del Suquía, la banda folclórica que se renueva cada tanto y permanece con la llama de la canción encendida. “Viajamos por todos lados, nos presentamos en diferentes festivales y tuvimos varios reconocimientos en Argentina y Latinoamérica. Fue un momento muy hermoso de mi carrera que recuerdo con total admiración y nostalgia”, expresó el cantor.

 

Un ataque de pánico lo obligó a parar. “Sentía que no tenía fuerzas cada vez que me subía al escenario. Me temblaban las piernas y no me salía la voz. El médico me obligó a descansar y fue el momento indicado para dejar la agrupación”, recordó el músico.

 

Pero aún sus compañeros lo extrañan y esperan por él. Cada vez que los folcloristas necesitan un reemplazo, buscan a su colega puntano para que los shows salgan perfectos. “Somos un grupo de amigos que se conocen mucho. Eso es lo más hermoso que me dejó el folclore. También me llevo muy bien con los nuevos integrantes”, agregó.

 

Ahora, en la soledad, Rojas amplió su repertorio personal y no solo se vincula con el folclore, sino que también pasea por canciones populares, baladas melódicas, canciones del recuerdo y ritmos tropicales. El músico no tiraría tan rápido la toalla y los pequeños escenarios en restaurantes, peñas familiares y fiestas privadas fueron los lugares que lo esperaron para que no abandonara del todo su amor por el canto. “Me siento tranquilo cada vez que salgo a cantar en un ambiente más íntimo”, destacó.

 

Rojas aseguró que su trabajo es la música y que lo cuida como si fuera un puesto en alguna fábrica o en una oficina. “Vivo de esto y lo respeto. Nunca canté por hobby o por distracción. Siempre me preparé con toda la responsabilidad posible para que el repertorio salga de la mejor manera. Mi retribución, además de lo económico, son los aplausos y los halagos de la gente”, expresó y aseguró que sus verdaderos amigos saben que Rojas no canta solo por cantar.

 

Comentá vos tambien...