23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

EN VIVO

La amistad en tiempos de sororidad

El día del amigo es un día comercial, eso ya se sabe. Y el mensaje y la construcción de sentido que se le dio desde los medios estuvieron ligados a creencias y estereotipos que nos acompañaron por décadas. La amistad “verdadera” estuvo relacionada socialmente siempre con grupos de hombres. Clanes de varones que compartían momentos y se debían fidelidad con una suerte de “pacto de caballeros”. En las publicidades, al menos, se encargaron durante años de hacernos notar eso. La amistad en tiempos de sororidad tiene otro valor, otro significado. La amistad hoy está lejos de aquella que nos mostraban en las publicidades, o mejor dicho, que ni siquiera mostraron, porque la mujer no era protagonista en estas fechas. 

“Amiga, ¿llegaste?”, un mensaje que se repite una y otra vez en los chats. Hoy la amistad incluso suple las necesidades que el Estado no alcanza a cubrir. Millones de mujeres cuidándose entre ellas, acompañándose para  maternar, formando círculos de contención y gritando por quienes ya no tienen voz.

La sororidad no es algo nuevo. La antropóloga feminista Marcela Lagardé habla de "affidamientos", un término que implementaron las mujeres italianas para definir pactos entre mujeres y disidencias que dio origen a la sororidad, algo que la investigadora define como “un pacto político entre pares”. 

Este concepto no implica pensar igual, amarnos y no discutir más, sino todo lo contrario: apoyarse y acompañarse aún en las diferencias, tejer redes y permitirse tener una mirada crítica sin juzgar otras decisiones. Discutir, debatir, interpelar, siempre con el objetivo de construir.  

El estereotipo de mujer conflictiva inundó el imaginario social durante años y aún hoy quedan restos de esa idea. Una necesidad de imponernos competencia y vernos enfrentadas que se sustenta en el objetivo de separarnos. Y separadas somos más vulnerables. 

Las redes de mujeres, de contención, el acompañamiento, la visibilización de problemas e inquietudes que no eran personales sino colectivas y que tomaron protagonismo hoy nos hace vernos con otros ojos. Esa otra con la que pretendían que compita es la misma que saldrá a la calle con un cartel con mi nombre el día que falte. Esa otra, más que una amiga, hoy es una hermana. 

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...