16°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

16°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

EN VIVO

Ibrahim Waldino Amieva, rapero y poeta

Del polvo de los antepasados y un corazón roto. El cantante que forma parte del dueto Sonido Sucio lanza en noviembre su primer EP como solista.

Por redacción
| 20 de septiembre de 2020
Poeta urbano. Ibrahim Waldino tiene una personalidad solitaria, pero a la vez rica en sentimientos y emociones.

Ibrahim Waldino Amieva habla con un aparente desgano que se confunde con la calma de una persona que no tiene nada que decir o que, por el contrario, ya lo dijo todo. Pero al cantante de rap no le gusta charlar, al menos no con gente desconocida, aunque sus canciones y su poesía no opinen lo mismo. Cuando abre la boca para emitir epítetos, la velocidad con la que rapea sus estrofas es sorprendente y la poesía que deja grabada para siempre en sus redes sociales tiene una fluidez que hace pensar que el mejor locutor está detrás de aquellas palabras. Tal vez, escribir o componer sean su manera de decir.

 

Tanto Waldino como Ibrahim son sus nombres, el primero de ellos lo acompaña desde que nació e incluso acumula el polvo de generaciones pasadas. “Ese es mi nombre verdadero, se podría decir, mi papá se llama así y mi hijo también”, relató el rapero. El segundo, que significa “Abraham” en árabe, lo acompaña hace apenas tres años y elige que se lo enuncie primero de esa forma. “Cuando hacés la atestiguación de fe en la religión musulmana te convertís y te cambiás el nombre a uno islámico. Lo uso para la vida cotidiana, para la música e incluso mis amigos me llaman así”, explicó.

 

Y agregó: “Soy musulmán desde los 25, llegué de alguna forma u otra con la música. Empecé a escuchar grupos de rap y hip hop, como Wu Tang Clan, que son conocidos por canciones que tienen la doctrina islámica y militan en una escuela paralela de lslam, que se llama La Nación del 5%”.

 

 

 

Actualmente el rap es mi cable a tierra, pero anteriormente ya lo tenía como una forma de vida

 

 

Sin embargo, la pasión de Ibrahim es más antigua en él que su propio nombre y aunque asegura que su conversión al islamismo le cambió la vida, también lo hizo la música. “Desde los cinco o seis años que me gusta el rap y toda la vida consumí eso. Siempre hice el mismo género musical”, detalló Ibrahim, a quien también le gusta el punk y el rock. Trabaja como comerciante, aunque espera en un futuro no muy lejano poder vivir del arte.

 

Recién en 2005 se animó a compartir sus canciones, aunque no lo hizo solo. “Empecé como solista y después me uní al grupo Sonido Sucio, con el que hasta la actualidad estamos juntos. Es un dueto con mi amigo 'El Shaka'”, comentó Waldino.

 

Casi 10 años después, los dos raperos que hacen samples, es decir, fusionan funk con soul, grabaron su primer disco, "Malaria lírica", compuesto por 12 canciones propias.

 

Y, como si no fuera suficiente, en paralelo Ibrahim prepara su primer EP como solista, que saldrá en noviembre con cinco canciones e incluirá su tema más conocido: “Desgano”. “Es una canción que hice en un momento de soledad y en el que estaba estancado. En general escribo letras románticas, de desamor, y me enfoco en lo social, pero siempre son canciones oscuras, en atmósferas apagadas”, reflexionó el joven, quien también escribe poesías sobre corazones rotos, almas en pena y la locura del amor no correspondido.

 

 

 

Comentá vos tambien...