17.6°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

17.6°SAN LUIS - Miércoles 28 de Octubre de 2020

EN VIVO

La crisis del biocombustible le pega a Diaser en San Luis

Sufre por los precios congelados, la baja del 30% en la demanda y la suba de los costos. Emplea a 150 operarios.

Por redacción
| 09 de septiembre de 2020
La planta de Diaser está ubicada en Villa Mercedes, en el predio contiguo al de San Luis Logística. Foto: Agencia Villa Mercedes.

La aparición de los biocombustibles revolucionó el mercado de las naftas. Fue un nicho en el que varias empresas vieron una oportunidad de desarrollarse, aprovechar el potencial productivo del campo y crecer también con base en exportaciones. Pero la Argentina suele deparar sorpresas desagradables que derivan de la inseguridad jurídica y entonces quienes apostaron por este negocio, que requiere de fuertes inversiones, están hoy preocupados y sin respuestas del Estado, que es el que regula los precios y tiene "la sartén por el mango".

 

Los problemas que afrontan las plantas que producen biocombustibles son varios. Desde diciembre que no les actualizan los precios con los que les venden a las petroleras, que deben cumplir con un corte obligatorio de bioetanol en naftas (12%) y de biodiésel en gasoil (10%). En este lapso también vieron derrumbarse la demanda debido a la pandemia y además los costos se dispararon, tanto por las subas del maíz, que es la base del bioetanol, como del aceite de soja, con el que se hace el biodiésel.

 

"Estamos trabajando con una capacidad reducida, ya que la demanda cayó cerca del 30%. Incluso en abril estuvimos directamente parados", cuenta Walter Minetto, gerente de Producción de la planta de bioetanol que tiene Diaser en Villa Mercedes. La firma también posee otra de biodiésel cerca de la capital puntana, que sufre los mismos inconvenientes.

 

"La ecuación es clara: o el Estado aumenta el precio de los biocombustibles, o permite un corte mayor en nafta y gasoil. Así como está, la situación es cada vez más complicada", lo resume Minetto, quien asegura que por ahora no corren riesgo los 150 puestos laborales que tienen, "aunque estas situaciones obligan a un replanteo".

 

Desde diciembre, cuando fue el último reacomodamiento de precios, el maíz pasó de $6.500 la tonelada a $10.000. Y según la cámara que nuclea a las pymes que producen biocombustibles (Cepreb), el aceite de soja subió 25%, siendo un insumo básico que tiene una injerencia del 80% en la producción.

 

Según los empresarios "más de 30 empresas ubicadas en Santiago del Estero, San Luis, La Pampa y Entre Ríos, entre otras localidades, se encuentran hoy paralizadas y al borde de la desaparición, junto con las más de 10.000 fuentes de trabajo que generan". Pretenden que el presidente Alberto Fernández "haga cumplir la ley", que prevé la movilidad del precio al ritmo de los costos. Pero el problema es que la Secretaría de Energía cambió su titular y el nuevo, el neuquino Darío Martínez, aún no contestó los pedidos de audiencia.

 

"En cuanto a bioetanol, usamos algo del maíz que nosotros mismos producimos y el resto lo compramos, porque lo ideal es tener el circuito integrado del grano al combustible. En biodiésel es más complicado, porque Diaser no hace aceite de soja", cerró Minetto.

 

Comentá vos tambien...