24.7°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

24.7°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

EN VIVO

Una costumbre de violencia y dolor

El Día Mundial Contra la Mutilación Genital Femenina tiene detrás un número que duele. Se calcula que cerca de 200 millones de niñas y mujeres en el mundo han sufrido la ablación de sus órganos genitales externos por causas que no tienen un motivo de salud. Esto responde a tradiciones y costumbres de diferentes culturas, sobre todo de países africanos, que sostienen que esto potencia la belleza, la castidad y la posibilidad de conseguir matrimonio. Diversas campañas de organismos como Unicef o Naciones Unidas buscan erradicar esta práctica nefasta. El 6 de febrero es el día en el que las diversas asociaciones buscan concientizar sobre el problema que afecta a tantas mujeres del mundo y que está catalogado como una violación a los derechos humanos y una de las formas más aberrantes de violencia de género. Cerca de 4 millones de mujeres por año corren riesgo de sufrir la mutilación de sus órganos genitales. Esto tiene diferentes grados, desde la sola extirpación del clítoris o incluir los labios internos; hasta llegar a coser los labios externos entre sí, dejando solo apenas un orificio para dejar pasar la orina y la menstruación. Esto acarrea complicaciones de salud a corto y largo plazo, dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad y depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad o incluso la muerte.

 

La práctica está asociada a razones religiosas, aunque en realidad no hay información específica que lo relacione. Las comunidades que tienen estas tradiciones lo hacen principalmente para el control sexual de la mujer y así “garantizarle” el acceso al matrimonio.

 

Según Naciones Unidas, la mutilación genital femenina se realiza en cerca de 30 países de África y de Oriente Medio y Asia meridional, en algunos países asiáticos (India, Indonesia, Iraq y Paquistán) y algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica. En algunos países, como por ejemplo Somalía y Guinea, más del 90% de las niñas y mujeres son sometidas a algún tipo de ablación.

 

Si bien la “tradición” tiene cientos de años, desde esa organización aseguran que en los últimos 30 años se ha logrado disminuir y buscan que para el 2030 la práctica esté totalmente erradicada. Por más que los organismos internacionales actúen en los países afectados, las mujeres aún continúan en peligro ya que es muy difícil sobreponerse a costumbres tan arraigadas. De todas maneras, cada vez más familias y niñas consideran que esto debería dejar de hacerse, aunque muchas veces reciben el rechazo de su propia comunidad.

 

En una época en donde los derechos de las mujeres están entre las principales exigencias y en donde la libertad sobre los cuerpos es el principal objetivo, pensar en la realidad que aún viven millones de niñas genera impotencia. Por eso la importancia de este día y de las acciones que se llevan a cabo para cambiar la pesadilla a la que son sometidas.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...