SAN LUIS - Domingo 26 de Junio de 2022

SAN LUIS - Domingo 26 de Junio de 2022

EN VIVO

Arneli es parapléjica y cumplió su sueño de tirarse en paracaídas

La mujer perdió la movilidad en la parte inferior de su cuerpo en un accidente hace dos años y medio.

Por redacción
| 11 de marzo de 2021
El rostro de Arneli demostró mucha adrenalina, alegría y satisfacción por haber concretado su deseo. Fotos: David Lorca.

Arneli Winter es una mercedina de 41 años que quedó parapléjica hace dos años y medio tras un accidente automovilístico. Eso le impide caminar, pero no le cortó las alas: el domingo pasado cumplió su sueño de saltar en paracaídas en el aeroclub de la ciudad. Estuvo guiada y acompañada por David Lorca, un instructor de la asociación de San Luis.

 

Siempre le gustaron los deportes extremos. Antes del siniestro corría en montañas. Justamente regresaba de entrenar cuando chocó y perdió la movilidad en parte de su cuerpo, de la cintura hacia las extremidades inferiores. "No fue fácil empezar de cero y aprender a movilizarme por mis propios medios en una silla de ruedas. Siempre pensaba cómo podía canalizar esa adrenalina que me desbordaba. Una cosa es salir y dar una vuelta, que mi hermana me lleve, pero necesitaba algo más y me pregunté cómo podía hacer. Empecé a averiguar y en diciembre me contacté con el Club Paracaidistas San Luis. Ahí supe que David se había tirado anteriormente con una persona con condiciones similares a las mías y eso me generó confianza", relató.

 

 

 

Luego contó que en varias oportunidades fue hasta el Aeroclub Villa Mercedes, pero el clima no acompañaba para que pudiese cumplir su sueño. "Siempre había viento y ellos podían tirarse igual pero para mí era riesgoso. Les agradezco que priorizaron mi salud ante todo".

 

Finalmente, este 7 de marzo pudo lograr su objetivo. Para poder lanzarse al vacío la sujetaron a su profesor y le colocaron un arnés que le permitió levantar las piernas cuando estaba en el aire. "Subí al avión sin la silla, la sensación que sentí cuando se abrió la puerta no me la voy a olvidar nunca. Tuve miedo y hasta me preguntaba qué hacía ahí. Pero eso fue solo un instante. Cuando saltamos fue lo más maravilloso que me pasó. El aire tocaba mi cara, es inexplicable. Grité: ¡Sí se puede! Para que nadie se deje vencer por los temores. Cuando estábamos en tierra les decía que nos tiráramos de nuevo. Cumplí mi sueño".

 

 

 

La sonrisa en su rostro y la expresión de felicidad permanecieron por varias horas después de haber aterrizado. "Yo pensaba que a la tarde iba a tener algún dolor porque tengo una cirugía grande en la columna e incluso una prótesis, pero no me dolió nada. Le decía a mi hermana: 'Capaz se me acomodó algún hueso porque hasta el día de hoy me siento bien", dijo entre risas.

 

Arneli es madre de tres hijos varones que la acompañan y apoyan en todo lo que emprende. "Siempre digo que la vida es sabia. Tengo a mis tres hombres que ya son grandes físicamente y aprendieron a la par mía a no depender de mí y a ayudarme a que pueda hacer todo yo sola: acostarme, vestirme, levantarme, cocinar, casi todo. Para lo único que los molesto es para que me lleven al baño porque vivo en una casa de barrio y el sanitario es chico, pero ya estamos agrandándolo de a poco. Mis dos hermanas, mis padres, mis amigos no me dejan sola, ya soy mayor pero uno nunca deja de ser hija", remarcó.

 

 

 

Tenía 39 años cuando tuvo el accidente que le cambió la vida. Los profesionales le dijeron que no podría volver a caminar. Solo puede usar unas prótesis de yeso que le permiten movilizarse en andador, e incluso tiene unas barras en su vivienda que es con las que practica a diario y le fueron muy útiles en cuarentena. "El fisioterapeuta y un montón de personas que me quieren no me dejan caer. A veces lloro y no tengo entusiasmo de nada, pero ellos me dan fuerza", dijo.

 

Su próximo desafío es tener una handbike, una bicicleta adaptada que lleva los pedales a la altura de los brazos, para entrenar y en un futuro competir. "Ojalá alguien me pueda ayudar porque los insumos son caros", se esperanza Arneli.

 

Comentá vos tambien...