34°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

34°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Para Paula Wald, lo enriquecedor del teatro es el intercambio de emociones

Radicada en San Luis hace más de 20 años, la mujer es el motor de una familia dedicada a la actuación.

Por redacción
| 06 de mayo de 2021
Protagonista de una historia de amor al teatro. Paula conoció a su pareja, el inolvidable Gustavo Machado, en un seminario de actuación. No se separaron hasta la muerte del actor. Foto: Gentileza.

Para Paula Wald es lo mismo interpretar una obra para un público multitudinario o para una sola persona. Lo enriquecedor del teatro, según la actriz, directora y profesora de teatro, es la comunicación y el intercambio de emociones que sucede entre quienes están sobre las tablas y los espectadores. Ese diálogo con el otro es lo que la llevó a elegir la docencia como una de sus principales pasiones y a encontrar el amor entre escena y escena de su vida.

 

Esta tarde, y de manera virtual, Paula comenzará a dictar un seminario para la dirección de actores. Durará tres meses y tiene como meta enseñar una nueva forma de guiar al actor en la interpretación de los guiones. La porteña, que vive hace 20 años en San Luis, utilizará la “biología de las emociones” como eje conductor de su taller.

 

“Si trabajás desde el sentir, las formas que salgan de interpretar una escena van a ser más novedosas y no tan estereotipadas. No es que esté mal, así nos manejamos, pero es como abrir una puertita a esa parte original de nosotros. Se trata de potenciar nuestra creatividad”, explicó Paula. Y ejemplificó: “Si le pedís a un actor que esté triste, esa persona tiene una idea determinada de lo que es esa emoción. Quizás se imagina a una persona sentada con la cabeza gacha, pero hay muchas maneras de estarlo. Uno puede casarse, tener hijos e igual estar triste”.

 

La mujer, que no quiere decir su edad por cábala, descubrió la actuación hace 30 años, cuando aún vivía en Buenos Aires y trabajaba como dibujante de mapas de los parques nacionales. Un día encontró un cartel que anunciaba un seminario de actuación dictado por Norman Briski y decidió inscribirse.

 

 

Es un honor transmitir y compartir la actuación teatral con la gente de la provincia, siempre fuimos bien recibido.

 

“El teatro me atrapó, fue una pasión de la que me enamoré al instante y que me ayudó a encontrar una manera de expresarme”, recordó. A partir de ese momento no se separaría de Norman y de sus clases de actuación, a las que asistió durante diez años.

 

Paula no solo se enamoró del teatro en ese seminario. Allí conoció a otro actor y director, Gustavo Machado, su gran amor. El actor falleció hace cuatro años y Paula todavía lo recuerda. “Se convirtió en el padre de mis hijos (N de la R: entre ellos Theo, uno de los actores jóvenes más prometedores de la provincia) y en mi compañero. Viví y trabajé con él durante 27 años”, resumió.

 

Durante el embarazo de su cuarta y última hija, Machado y Wald decidieron mudarse a la Villa de Merlo. Guiados por su médico obstetra, Rodolfo Freyre, y por el destino, arribaron a tierras puntanas hace dos décadas y no se fueron nunca más. Paula detalló: “El doctor tenía una forma de trabajar los partos de manera natural, todos nuestros hijos nacieron así. Él quiso venir a vivir acá así que decidimos mudarnos también con la panza a punto de explotar”.

 

A los tres años, con la ley provincial de cine ya en vigencia, se establecieron en la capital y crearon su propio instituto, la Escuela de Teatro Machado Wald. “Fue muy hermoso, estaba todo tan disponible para hacer cosas, fuimos bien recibidos y nos permitió llevar el teatro a parajes y pueblos donde antes no llegaba. En paralelo empezamos dando clases a niños, después para adolescentes y luego a adultos y adultos mayores", finalizó la mujer de risa estridente y palabras cálidas, quien asegura que no se dedica al teatro, sino que el teatro se dedicó a ella.

 

Redacción / NTV

 

 

Comentá vos tambien...