18°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

18°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

EN VIVO

Denuncian que les sacaron $93 mil y $30 mil de sus cuentas

Son clientes del mismo banco y refieren que las estafas se hicieron a través del home banking.

Por redacción
| 27 de enero de 2022
Banca virtual. Los casos ocurrieron esta semana, dijeron los denunciantes. Foto: El Diario.

Dos clientes del banco Supervielle de San Luis han denunciado esta semana que han resultado estafados por personas que han logrado ingresar en sus respectivos home banking, y ambos aseguran que esta acción no obedeció a que ellos hayan brindado datos a terceros o hayan tenido un descuido. Ese es el denominador común en los dos casos, aunque los modus operandi presentan diferencias. Una de las damnificadas, Viviana Galante, contó que le sacaron 93 mil pesos y el otro denunciante, Martín Gómez, 30 mil. Ambos, además de ir al banco a hacer el reclamo, hicieron la denuncia, en la Comisaría 3ª y en la 1ª, respectivamente.

 

Galante le dijo a El Diario que ella advirtió la maniobra el martes cerca de las 20. Quien entró en su cuenta hizo dos extracciones, la primera por 73 mil y la segunda 20 mil pesos. “Después, indagando en el home banking, vimos que una fue a las 15:48, por débito Debin, y la otra a las 18:41, por transferencia. No pudieron sacar el resto del dinero porque, cuando lo advertimos, pasamos el dinero que quedaba a otra cuenta, si no la vaciaban”, refirió Galante, quien dice que no puede explicarse cómo es que pudieron entrar en su home banking, ya que ella no le ha dado a nadie información y asevera que es especialmente cuidadosa y responsable en este aspecto.

 

Una de las sumas, según lo que quedó registrado, fue a la cuenta de una persona (aunque la mujer no sabe si se trata de una identidad real) y la otra a la de un comercio.

 

La damnificada llamó al banco el martes a la noche para hacer el reclamo y ver si le podían dar solución al problema. Pero a través de la línea solo atienden hasta las 20. En ese momento pensó que la opción era bloquear la cuenta, pero ayer a la mañana una empleada le explicó que lo que hizo fue bloquear solo su acceso a la cuenta, no el de los estafadores, que entraron por otra vía. Solo el banco es quien puede “congelar” la cuenta. 

 

“Lo único que sé es que no ingresaron por ninguno de mis dispositivos. Es más, ni siquiera tengo descargada la aplicación para usar el código QR. Y una de las transacciones fue hecha con QR. Ni siquiera requieren de tu dispositivo, tienen un ingreso particular a la cuenta. Cómo han podido hacerlo es lo que yo no sé, y es lo que el banco debería ver en cuanto a las medidas de seguridad, por dónde ingresan. La sensación es que uno tiene su capital en la plaza pública. Uno tiene que poner código, contraseña… pero si cualquiera puede ingresar, eso ya excede nuestras posibilidades de controlarlo”, dijo Galante, quien agregó que hasta ahora, lo único que ha sucedido en el banco es que le recibieron el reclamo y le explicaron que eso pasa a una instancia de investigación. En la entidad le dijeron que se comunicarán con ella en unos diez días hábiles.

 

El lunes a la noche, alrededor de las 22, el otro denunciante, Gómez, advirtió que le faltaba dinero de su cuenta. Fue cuando entró al home banking para chequear si le habían depositado una plata que esperaba. Y vio que tenía menos que lo que debía tener.

 

Horas antes, a las 14:25 y a las 17:14 le habían llegado al correo electrónico dos notificaciones del banco, a las que no les dio mayor importancia en ese momento. Los mails correspondían a las órdenes de extracción que alguien generó ingresando a su home banking utilizando algún tipo de maniobra, explicó Gómez. Él también asegura que en lo inmediatamente previo no le dio sus datos a nadie y no había hecho ninguna compra. 

 

A la noche, cuando se dio cuenta del faltante, fue a su correo, para leer los mail con atención y vio que le informaban que un tercero —alguien que allí solo es identificado con las últimas tres cifras del DNI— había sido autorizado para que hiciera dos extracciones, cada una por 15 mil pesos. Por la finalización del documento, infiere que las hizo la misma persona.

 

Dijo que la plata fue retirada en un cajero automático. Quien fue a sacar la plata marcó en el teclado el código que se generó ingresando al home banking, el DNI de la persona que iba a hacer la extracción (el presunto autorizado) y el importe. 

 

En su caso, Gómez hizo la denuncia en la seccional después de ir al banco a poner a los empleados de la entidad en conocimiento de lo ocurrido. Allí le informaron que ante el reclamo, la entidad inicia un proceso investigativo y que lo llamarán cuando tengan novedades.

 

El Diario se contactó con una fuente del banco para tener su palabra sobre los casos denunciados. Se refirió de modo muy escueto, y dijo lo mismo que contaron los clientes: que avanzarán con las averiguaciones y que se comunicarán con ellos cuando tengan alguna información. También dijo que se rigen por las normativas del Banco Central de la República Argentina (en cuanto a las medidas de seguridad para operar por medios electrónicos).

 

Comentá vos tambien...