16°SAN LUIS - Viernes 19 de Agosto de 2022

16°SAN LUIS - Viernes 19 de Agosto de 2022

EN VIVO

"Repetía 'la maté, la maté'", recordó un testigo del femicidio de Johana Morán

Patricio Zarandón trabajaba de seguridad en el Hospital San Luis cuando el acusado llevó a su pareja baleada.

Por redacción
| 12 de mayo de 2022
El acusado deberá esperar. Dentro de 7 días habría alegatos y sentencia para Heredia. Foto: Martín Gómez.

“Estaba desesperado y cuando pasé por su lado reiteraba ‘la maté, la maté’”. Patricio Zarandón, un seguridad del Hospital San Luis, testificó que la madrugada del 27 de junio de 2020, Flavio Gastón Heredia ingresó al área de urgencias y dejó tirada a Johana del Valle Morán en uno de los pasillos, con un disparo en la cabeza.

 

Este miércoles, en la tercera audiencia que realizó el tribunal de la Cámara Penal 2, en el que juzgan a Heredia por el asesinato de su expareja, un nuevo testigo complicó aún más al hombre. “Fue tipo 3 de la mañana. Ingresó solo en su auto particular, la bajó por la guardia y la dejó tirada en la mitad del pasillo; venía en una Kangoo. Tenía la herida en el ojo, que era de arma de fuego”, precisó Zarandón frente a los magistrados.

 

Atónito por la situación, el hombre remarcó que jamás habían visto algo similar. Además, agregó que Heredia estaba exaltado y se quedó parado hasta que el Policía de la guardia lo detuvo.

 

Por su parte, las sospechas de algunos allegados de la mujer fueron reforzadas ayer por la psicóloga María José Pérez: “La niña ya estaba expuesta a situaciones de violencia por parte acusado hacia su madre, que ya había naturalizado”, declaró la perito que le hizo la Cámara Gesell a la hija de Morán.

 

La psicóloga expuso que la pericia que le hicieron a niña de 9 años dio cuenta de que fue testigo de la violencia que ejercía el hombre contra la mujer. “Ella aportó ciertos detalles, como llantos y gritos”, refirió. Pérez comentó que la niña “adoptaba cierto rol protector para con su madre porque durante su testimonio comentó más de una vez que ella salía de la habitación pidiendo que la lleven al baño para que la violencia cesara”.

 

También detalló que la pequeña pudo expresarse en calma, “pero, no obstante, pudo haber sido un estado de culpa, ya que en algún momento mencionó haberle contado a su papá de las violencias que padecía su madre con su pareja, y a vecinos que visitaba. Según decía, acudía allí para no estar en su casa. Aunque sentía culpa por no haber podido hacer nada”, mencionó.

 

Finalmente, remarcó que la niña “contó que el acusado, a pesar de ser agresivo con su madre, a ella no le había hecho nada”.

 

Durante el debate también declaró Alberto César Porcel, un vecino de la casa de Heredia, quien afirmó solo haber escuchado “unos 3 disparos esa noche, pero lo interpreté como una situación normal en el barrio. Me arrimé y como no había nada, volví adentro”.

 

Dijo que era habitué escuchar discusiones entre Morán y Heredia desde su vivienda. “Yo nunca me quise meter porque al otro día andaban juntos como si nada pasara; en el barrio se decía que él la golpeaba”, recordó.

 

El fiscal de cámara Fernando Rodríguez le consultó al testigo sobre la declaración de una tía de Morán, quien aseguró haberle dejado a él un número de celular en caso de oír algún problema entre la pareja. Porcel desmintió esos dichos, aunque el fiscal le planteó al tribunal realizar un careo —una prueba en el derecho procesal penal que consiste en enfrentar a dos testigos que han mantenido versiones contradictorias para ver si, durante el encuentro y a raíz de la argumentación, se ponen de acuerdo en lo que realmente ocurrió— argumentando que “surgieron notorias diferencias en las declaraciones, opuestas entre la testigo que depuso y la allegada de la víctima, Norma Godoy”.

 

Tras un cuarto intermedio, el juez Hugo Saá Petrino consideró que “no hubo lugar al pedido, ya que no se advirtieron las contradicciones en los relatos y que no portaría elementos necesarios para el esclarecimiento del hecho”.

 

Tras la falta de dos testigos y de resultados de las pericias de uno de los celulares que le secuestraron al acusado, el debate pasó a otro cuarto intermedio hasta el próximo jueves 19 de mayo, donde se aguardan los alegatos y la sentencia.

 

MM

 

Comentá vos tambien...