37°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

37°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Liberaron a un hombre que golpeó a una mujer, disparó un arma y huyó

Tras abonar una fianza de $100 mil, Juan Manuel Barroso continuará imputado, pero en libertad.

Por redacción
| 17 de junio de 2022
Restricción perimetral. El acusado no podrá acercarse a la denunciante ni a sus colegas de seguridad privada. Foto: Archivo.

Si bien Juan Manuel Barroso, de 34 años, pagó una fianza de $100 mil para recuperar su libertad, igual deberá afrontar una imputación por tres delitos: "Amenaza con arma de fuego, lesiones e infracción contra la ley de violencia de género". Además, tendrá prohibido acercarse a los seguridad del boliche a quienes agredió y amenazó durante las primeras horas del pasado sábado 11 de junio.

 

La medida fue avalada por el titular del Juzgado de Garantías 3, Marcos Flores Leyes, luego de una audiencia de formulación de cargos que se realizó con María Eugenia Zabala Chacur, la fiscal que instruye la causa, y Esteban Bustos, defensor del acusado.

 

El magistrado dispuso que mientras dure el período probatorio, que se estima se extienda 60 días, Barroso podrá gozar de su libertad, aunque con restricciones.

 

Según las averiguaciones policiales, el acusado estuvo envuelto en la agresión a Lucía Heredia, seguridad en el boliche Black, durante el fin de semana.

 

Este habría salido del local con la excusa de buscar un abrigo en su auto, aunque le advirtieron que no podía salir con el vaso y lo dejó a un costado de la puerta.

 

Al regresar, alguien presuntamente tiró su bebida y Barroso, junto a Ignacio Torres, su hermano, desataron una violenta gresca en la que golpearon a Heredia y dañaron los vidrios del ingreso al local.

 

Cuando parecía que el disturbio había terminado, Barroso regresó con un arma de fuego, apuntó al techo y vociferó amenazas a quienes estaban en la puerta.

 

Tras esa situación, el acusado se dirigió hasta el hospital de la ciudad de La Toma, donde estaban atendiendo a su hermano, quien se había cortado con vidrios en la riña. Exaltado en los pasillos del lugar, Barroso disparó al piso. Según se supo, impaciente porque no atendían a su familiar.

 

Quizás siendo consciente de lo que había ocurrido, huyó en su Volkswagen Vento, aunque no por mucho: en calle La Pampa, antes de avenida Centenario, fue interceptado junto a otros tres acompañantes, quienes quedaron en calidad de demorados.

 

Durante las diligencias, los agentes de la Comisaría 16ª constataron el disparo y secuestraron una vaina servida. A su vez, tomaron distintas testimoniales que fueron claves para la imputación del agresor.

 

Comentá vos tambien...